red peruana de literatura

pensamiento creativo

«Eres mar» & otros poemas de Brian Macines

Eres Mar

         Eres como mar abierto inmensa

         en sus ojos enlutados, aún existen

         amor por mis aguas.

Cuando siento tus ojos en mis manos

y tus manos en los míos

         se retiran en orilla húmeda,

los mares se retiran con los labios

tan desiertos y secos sin tus

besos extraños a soledad.

Estas como ausente y lejana,

este sequío de mares preguntando

el verso más triste al amor de mis

mares, la lejanía se hace nostalgia

este mar que se arrastra hasta

tus manos frías.

Poesía

Hagamos poesía a plena

luz del día, que entre tus

dedos y mi boca, también

residen versos ocultos.

Entre tus manos y mis ojos

ardamos en el infierno.

Dame todo, menos miedo,

tengo ganas de visitar tu cama,

 rozar tu sábana,perderme en tu fuego,

y nuestro fuego nos consuma como

almas gitanas que gritan en tu ausencia

y el exilio es la esencia en tu cuerpo

y te siento a ti más sobre mi espalda

y el verso oculto tras tu boca sedienta.

Voz

Era un atardecer incompleto

veía mástiles y cielos

grandes en su paraíso

Buscaba su voz en todas

las estaciones, andabas diversa

en los ojos hermosos

Mi voz quebrantada

en tu pecho erizo

miraba el cielo

como cielo extraño

extendía tu mano

hasta sentir el mío

Fría era la noche

más áspera que mi vida

los suelos entendieron que

tu amor es más que poesía.

Tus besos andaban

aun solo en este arrullo

en que la tierra aun es tuya

como las flores en primavera

Ríos

Impulso a tu mundo

aquella barrera órbita

que su sonrisa, alega

y su distancia mata los sueños

Te pierdes incompleta

en esta noche

cautivada por el frío

solamente a la deriva

te trae como aquella marea perdida

Te encuentras más

alejada que los eucaliptos

hacía tu olor siento el perpetuo

olor a bosque y tus ríos andan

caudalosos como aquella sonoridad

que recuerda su flagelo y el viento

va de correr a la misma distancia

que mis manos huyen de tu vida

De han perseguir de tus manos

hasta tus pies y de esta forma te

encuentras sentada, cautivada

emergente entre tus aguas y tus

olores y los bosques que

aún quedan en tu vida

S/N

Y llegué a tocar tu corazón

tú espacio, tu tiempo

en lo que la soledad

escribía un sentido de ti

aún estás en este arrullo

en toda la primavera

entera, en todo lo jodido

que me recuerda su sonrisa

su labia, y todo lo bello

que me seducía, ante todo

la noche caía densa

en su color fenomenal

de la noche y su lunar

lucía espléndido en que

tocar no se debía

Y sin saber cómo tocar

de nuevo su piel

si es esta extraña y lejana

no por metros si por épocas

y los años pasan y la hora

pasaba como el tiempo

en qué su silencio

era una arma

una arma letal

en qué sólo

su mirada

detenía mi corazón

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: