red peruana de literatura

pensamiento creativo: poesía, literatura y más

«Seguir la linea del pensamiento moderno es también sabiduría» & otros poemas de Willy Gómez Migliaro

seguir la línea de pensamiento moderno es también 

muda sabiduría

el mundo lo resiste con su escriba al fin barriendo el misterio de la lengua

aquí habrá una distancia una historia de huacas de momias

de algo vivo aunque no lo creas

un agraciado maestro que finalizará con el Perú

certificando la muerte y la resurrección de nuestros héroes

en un comedor donde todos en clorhidrato de cocaína

los recordarán a viva voz

y dirán a cualquier comisión de velas encendidas:

la disposición de esos cuerpos no era de un mando de capataces

se sabe de estos campos muertos como una casa de las ficciones aún

de la cena en el jardín de los sátiros y la diablada puneña

para olvidar nada más somos finalmente un lago

una reunión de piedras

y fue borrado el río de una noche con ramitas de algo sucio

todo fue discreción

movimiento al fin de ataque hasta Europa

donde las costumbres al acecho desconocían mi piel dicen el ritmo

con algo de parsimonia también para la oración

y más tarde todo lo metimos en un manto blanco o bolsas negras:

manos ojos cuerpos amores despedidas

ahí nuestras manos alcanzaron una alcancía

de soles peruanos para la pachamanca que se sirve después del mediodía

entre ajíes como escribió Mesías Evangelista

y se supo de la papa huayro como un cuerpo celestial de nada al fin

de la papa rosada los dientes y las llaves hasta el carbono catorce

de las habas negras que fueron las palabras después 

lágrimas desde Huachipa por no decir esos huequitos del cuerpo

tienen el tiempo de un lunar de un tatuaje de un beso con balas

y olor a kerosene

aunque más claro ahora son otros campos como plantea Migliaro

al crear un océano de escritura deshecho

soledades del Perú y un sol en las manos mira

al probar otros deseos urbanos

sensaciones en gracia por los dones

olvidamos ese sueño de intranquilidad y danza migratoria

hasta cuando conversamos con alguien que elige sus espacios 

hay un doble juramento

& ya no podrá más mi alma si se ocupa de esto si construye si destruye

transformado en su multitud

y hacia allá han construido un boulevard de pisa-seres:

mujeres cada día más bellas más entusiastas 

y una carrera de hombres más solemnes más blancos

más cholos más afectados

o signado por el poder uno se divide y goza su honor

en el fondo la cultura es oscura

viste la vanidad 

a este lado hacia arriba

de Abancay de Lima de Huancayo de Tacna

nudos atados por la celebración & extensión del Perú en láminas negras

donde el espectáculo es otro barrio de palabras a un retorno pasado

y el agraciado maestro cobra y marca la sensación de futuro

la estación de la república de Basadre.

la asunción de la vida nueva devora cada línea interpuesta

para el trabajo en serigrafía a partir de algunos recortes de periódicos

y de las manifestaciones populares que tenía raíces en el arte europeo

de las décadas del 20 y el 30

pero en el Perú el arte pictórico fue otro

el desafío de las abstracciones localizadas en el cincuenta ocupa

el espacio desde las visiones de la violencia política en los ochenta

quiero decir también la mancha popular significó

con sus deformaciones religiosas otro conflicto

las iconografías relevantes de nuestras creencias se des-figuraron

en un contexto político venido desde la república

solo el desborde popular de Matos garantizó una epopeya

aunque después una escritura de grandes cementerios convirtieron

el producto seductor en desiertos de inundación o mercadeo

y que hasta hoy se adentra a formar parte del llenado

& del adorno obsesivo.

dentro de la peruanidad existe un olvido y facilita poder de ritmo

con cuantos de a dos o uno exige comida blanca frente al mar del Callao cuando nos enteramos del conflicto uno exige llora esa mujer nos dijo algo y había traído bollos con pescado seco la otra fritanga la otra ollucos la otra esa margen

de entereza y yo en la escuela de los niños

traje campo me había dicho en el quiosco del arroz con pollo

si la coca no altera hay porcentaje sin la locura aprensión sin ti mi amor

o los magistrales mapas de la Batalla de Arica si mirábamos el Frontón

pero no era mi patria no era mi cuerpo no era que saliera ese libro de mares

sobre la que sustentaba tesis de los vacíos del poder

había que entender una clase

del por menor utilizado al por mayor muerto

los alumnos de la gran unidad escolar preguntaron nada en sus asentamientos

el gorrión ahora recuerdo trazó ventanas

el vuelo pacífico enseña inquietud y silencio

era de esperanzas era de recomponer una guerra era aceptarse en cualquier movimiento o estar solos en el Perú uno es un cuerpo equidistante

o interprete si sentimos el ave salvación

nadie dijo nada tras el vuelo del gorrión solo silencio de quedarse ahí

o buscar otro animal o lanzarse con lanchas a la búsqueda de ti amor

yo estuve solo decía la otra del margen que traía la sopa de mote

abrió la bolsa era carne de res menestrón una sopa verde

las portaviandas sonaron el pelicano en las boyas

las rocas rojas de nuestra historia una vez más Angamos

o una vicisitud de abrir esperanza

ya sin ti y los altavoces de resistencia de paz o de entregar el cuerpo

una filosofía por demás absurda de educación sin copia o con ella

todo poder en las obsolescencias de campos por venir si entendemos

el pensamiento obsecuente que nos delata

primero devenir al común engaño de nuestro devoramiento

ceviche de pato ceviche de pescado como en Huaral donde el hijo

del señor Tubino lloró por su hermano

nos vimos en un vicio enriquecedor de maldad por satisfacción

incluso el libro de Conrad sirvió para ocultar los desprendimientos

sí recuerdo el mar sonaba y desató nuestra moderna esclavitud

era la Antártida al cruzar tus informaciones en la Biblioteca Nacional 

del poder de fuerza de olvidarlo todo

reclamó un hijo una suerte de envío de Penélope derrotada y su deuda

con el otro hombre oculto al exprimir uvas y la suegra

igual en el embarcadero para ir al Frontón a recoger nada más

una clase

que vimos como retroalimentación y calmaba qué tal madre

y su poder de adquirir otro poder

de saber que las olas revolcaron el futuro

u otra forma de Angamos

& mi hijo muere dentro de mí

señora del mapa del gorrión una advertencia en los platos descartables

de todo ya si vomitas de todo ya en las exigencias

no decía acaso

carne de llama avisa seco de pollo encuentro pescado frito sedosidad

no hay nada qué comer

mi clase se quedó para amar las esperanzas y perderse 

en el film moderno de la Batalla de Angamos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: