red peruana de literatura

pensamiento creativo

Imitación de gu cheng, Canción cacofónica & Otros poemas – Willni Dávalos (cusco 1988)

Ha publicado Porca Porno Pop (2007), Ceros y Cruces (2008), Astro degenerado en lumbre (2009), Erosión (2010), El Egófago (2014), Qosqonqoy (2016), Oh! Yo! (2017) y Zúriák (2018)

Ha participado en diversos encuentros, festivales y recitales en Latinoamérica. Forma parte de Enero en la Palabra, festival de poesía del Sur. Pertenece a la editorial rústica e independiente KUNNIH MUNNAH.


IMITACION DE GU CHENG

Hoy sembraron una niña
a orillas del río.

Cuando leí su nombre
era ya abuela.

Frescas e inmóviles
sus nietas
omiten mis preguntas.

“si dejaras de renacer
quién velaría por ti…”

Los caballos, bombas sensibles, vigilan
que no huyan.

El río
es lo único
que no calla.

Canción cacofónica

Cara de prostituta triste.
El mundo es de esos cigarrillos que aflojan el estómago;
te lo enseñaron, lo señalaron
las monjas del salón B-5 2.
-“Esas monjas se masturban con crucifijos”
siempre lo supiste,
estabas tan segura
igual que un sidoso imaginando su futuro:
tu cara de prostituta triste
tan triste como Dios viendo al hombre, supongo.
Y no es correcto decir que vamos a extirparte el alma,
jamás debiste confiar en nosotros
solo queríamos tu cuero y tu dinero.
No te quejaste cuando el Doctor Jonson escupió tu rostro.
Tu asquerosa cara de prostituta triste,

-¿Por qué no lo hiciste?

Porque te amaba

me amabas y amabas la menudencia del pueblo
siempre lo supiste
estaba en el Coquito
y mucho antes de leer el Almuerzo Desnudo
¿Cómo se siente abrirle las piernas al Desamparo?
cuerpo de lodo
estarás entre las más baratas
en la zona azul
en el último asiento del último intento de escape.
¿Yo?
Bien, gracias.
Voy a 66.99kmh sobre una serpiente de asfalto.
Los niños, viendo pornografía en la casa;
ya no preguntan por ti.
El próximo mes me hago la cirugía
ya no aguanto mi cara de prostituta triste.

TATEWARI

Sobrevolando tu Poesía, con esfuerzo, puedo verte desnuda reducida a letras
A pruebas tangibles de la docilidad de tu ímpetu,
de aquel miedo centenar de máscaras
que te tiene temblando a la intemperie
en medio del desierto.

Bendito fuego el que abraza tus hombros.

Maldito incendio, ¿es rostizado tu corazón jícuri?

Estoy en la esquina.
Soy el eco en su disfraz de silencio escrito.

Los Astros señalan con el dedo pero soy yo quien mueve la roca:

 /Un escarabajo es descubierto rezando el Angelus al mediodía…/

Tetewari, mi viaje a tu interior tuvo un objetivo nada altruista.

Difumine el Ego y te reconocí bailando.

Tetewari, todo movimiento fue origen y destino
de los ojos hechiceros.

Mírate camuflada en treinta páginas.

Siéntete transitar de tu piel a mi deseo.

Deseo preguntarte tu nombre

Tu Nombre es Poesía,
nos conocimos la noche errada.

Hueco el corazón de las aves, agujereado el corazón de las bestias.

¿Es necesario el vacío para poder flotar en el espacio dónde una vez descansó el mar? Hoy en el desierto se escribe tu ausencia. Un par de cactus echan flores de sus bocas:

El Nopal en la duna
no sabe 
Qué es el Mar
pero se alimenta de él
cuando llueve
las pocas veces que llueve.

Las raras veces que llueve
grita gracias
hiriendo a la soledad con sus espinas.

Pero nada ni nadie le oye.

En silencio

LA TIERRA

SONRÍE.

EL FAVORITO

Soy el hijo de puta favorito
de tus sentimientos.
¡Qué asco verme parado
sobre una mesa
intentando convencerte de que no estoy muerto!

Así son estas cosas
sufres o te largas
y te tienes que largar sufriendo.

Soy el hijo de puta favorito de los medios.
Un fiasco cuando intento no tener miedo.
El hijo de puta que prefieres de entre tantos
lobos refinados discotecas talonarios
coronas cervezas celulares milenarios.

No debiste bajar a este barrio.
Si te atraía la mierda, de qué te quejas
Si te excitaba lo horrendo, por qué vomitas

Soy un hijo de puta,
¿A qué estabas jugando?
Aquí no se gana,
estás equivocada.

Hace frío,
ya duerme,
los buitres buscan cena por las calles.

 

“Estoy mintiendo. Crece la lejanía, crecen mis diez dedos, y soy una tarántula deforme que me asfixio y me gozo”

Enrique Peña, Cinema de los Sentidos Puros.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: