red peruana de literatura

pensamiento creativo

Pélvica y otros poemas de Karina Medina

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano

PÉLVICA

Cuando a una mujer le duele la pelvis
se frota como palpándose el útero,
con la mirada fija en algún punto de su historia,
recordando el sexo de ayer.

Rememora el día en el que perdió la virginidad
a causa de unos cuantos besos en la mejilla,
debido al olfato de un sabueso
que le impuso un aroma de perjuicio.

Camina por el borde del dolor
sin dejar de presionarse el vientre
como buscando algún embrión
al que planea abortar.

Cuando a una mujer le duele la pelvis
se peina los cabellos largos con resentimiento
y sus negros desechos caen cual pétalos turcos
pues la gravedad connota el fin de su amor.

Se duerme frotándose el cuerpo
buscándose entre sus pechos
la dilatación de lo prohibido
y se arriesga mientras lamenta una pérdida.

Entrega el espíritu desencajado
al demonio que brota de entre sus piernas
y juntos comparten el averno
en el claroscuro de su vigilia.

PAUPERRIMA
una indigente sin sombra
/con una manzana en la boca/
persigue el aire fresco prohibido

una loca despeinada y sucia
/con una lágrima negra/
llora las veinticuatro horas del día

una pobre forastera
/que llegó a tu corazón fortuitamente/
recibe la de golpes

un prospecto de mujer
/con dolores de cabeza/
canta en voz alta pa´ olvidar

una miserable mentirosa
/sin árbol a dónde arrimarse/
siente el aire fresco prohibido

todas estas pordioseras somos nosotras

DILEMA

estos días no son para parir
pero yo engendro un hijo todos los días
él me mira con curiosidad
como queriendo apagar el sol
con el soplido de su aliento

no soy la hembra que tiene sexo
yo me siento algo superior
y aunque en la noche es mejor
esconderse de los prejuicios
prefiero el día para reproducirme

DOCE

hay que empujar la casa
quizá más allá sea otro nuestro destino
este suelo es mala racha
y nuestro amor no ha florecido
he caminado 4380 días
sin salirme del camino
y hasta ahora no comprendo
qué pasó con nuestro anillo
no soy ejemplar
soy la peor de las mujeres
pero siempre digo te amo
porque es el fin de todo discurso
y la parte más inefable

ya no te despierto con mis llantos por las madrugadas
ahora casi ni respiro
he juntado mis lágrimas en un frasquito
por si acaso me lastimes
a lo mejor las necesito
estoy cansada
solo pido una fantasía
como cuando me enteraba que venías
y no dormía diez mil días
todo olía a teatro poesía papitas y vino
a verdad promesa parque y unidad
a casa hogar fogata frente al mar

me pregunto si volverás
porque aunque nos vemos
no tengo con quién la casa empujar

LA MISERIA Y EL ENCANTO

Mis mejores miserias,
mi cuerpo y mi bolsillo
las entrego por lo más sagrado,
despreciable y aterrador de la noche.

Aun no me atrevo a cambiar de falda.

De madrugada han roto mi húmero
porque no sé hacer el amor,
porque soy posiblemente obstinada,
porque gimo en otra lengua.
y me acuesto con un sin número

De mentiras me dijeron
para que esta esquina sea mi empresa
Porque a veces una todo lo sabe,
todo lo puede hasta que llega el lobo.
Pero él no sabe mejor que mi demencia.

Aún sigo pensando en ti
cuando diez mil alfas
acaban con mi dignidad
escondiéndola debajo de un almohadón
cargado de sudor ajeno y perverso

Una mujer,
indigna por su mala copa
sufre el dolor vaginal
de aquellos animales innecesarios.
Le gusta esa vida y la extraña.

Aun no me atrevo a cambiarme de empresa.

MALA DECISIÓN

soy testigo de tu ausencia en un juicio
en el que todos te tienen presente
estoy a punto de presenciar tu adulterio
y tu escándalo, como de gatos callejeros
en una madrugada de domingo para lunes

  • C o r d u r a n o m e d e f r a u d e s,
    recuerda que antes de esta escena
    te aspiré con el sorbete
    que encontré entre planes atinados.

yo siempre te creí mío
porque la miel de la palabra
manipulaba el perol donde se cosían
mi triste autoestima y tu desamor
somos la materia y la gravedad que instan

cuando cae la tarde encima del viejo colchón
y nuevamente no me se querer
acostumbras a patear duro mi llanto de princesa
porque yo fui princesa antes de estar aquí

expectorada sobre este montón de promesas
que suelo hacerme a mí misma
sufro de amnesia e idiotez
pero todos mueren por amor
porque es de románticos seguir al corazón

  • c o n l o c u r a h a s t a e l f r e n e s í

y siempre fuiste una debilidad
de esas que a uno le gusta sufrir.

  • ¡E n u n m o m e n t o l o h a g o!
  • ¡C l a r o q u e l o d e j a r é!
  • ¡M a ñ a n a s a l d r é a c o r r e r!

Aunque tu cuerpo tiene
el humor de tres elevado
a la potencia viril.

  • ¡L i s t o!

cuando vuelve la cordura,
regresa con ella la autodestrucción

voy a arrastrar por las calles mi dolor
lo cogeré de los cabellos que mañana
serán no más que petróleo en mil años
le escupiré en la cara a la desgracia
da lo mismo si te ríes demonio de mi vida
sabes que te adoro y a mis angustias

mi enfermedad incomprendida,
ha convertido mi sonrisa en terquedad
creo que papá me ha hecho falta
él nunca me cantó mi niña bonita
fue el ayo que me empujó hacia tus brazos

he de volver al castillo del terror
donde las putas entran y se van
tu fornicación se ha vuelto
más admirable para la sociedad

  • ¡P e r o t e a m o!

tres niños cambiarán el error de tu madre
el de aquella mujer
y el de aquellas otras también
a quienes amo porque le dan sentido a mi zozobra

One thought on “Pélvica y otros poemas de Karina Medina

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: