red peruana de literatura

pensamiento creativo

Antología poética de Arequipa por Moisés Jimenes

MUESTRA POÉTICA DESDE AREQUIPA (1990- 1998)

Para placebo de quien piensa que debe haber poesía en algún lugar, que el solo hecho de un comuna admite, sin amagos, la presencia de un discurso excedente; para aquellos que creen en el inveterado nombre del lugar (Arequipa ahora) a modo de sombra y de grilla en la habla, para ellos, subrayo, se intenta esta muestra. La contradicción salta a la vista, y tal vez mi discurso sea signo. La palabra rotula. Y esta muestra, para alivio del público, tiene algo que mostrar.

Es ocioso hablar del lugar y de las posibles circunstancias sociales que han de marcar los textos producidos. Ocioso e irresponsable aún, leer los siguientes textos sin siquiera recrear una coherencia que revele indicios de un posible lugar común. No de los manidos símbolos ni los nombres de calles o personajes, sino quizás el lugar de cuestionamientos comunes, de circunloquios entorno a lo impronunciable y su secreto placer, del parloteo presuntuoso y en el mejor de lo casos delirante, el lugar, en suma, que es ritmo de nuestra común impotencia.

Para los lectores también, cuánto es que pesa el nombre de Arequipa o el nombre Poesía o el nombre Perú sobre estos textos.

Poemas desde Arequipa por dos razones: para no trompicarnos la vida con todas las vetas conceptuales que puede generar el solo rótulo “poesía arequipeña” o poesía de Arequipa”. Y porque los autores, escritores o cómo quieran llamarlos, en algunos casos no han nacido en esta ciudad, hecho sin duda sintomático. Desde Arequipa entonces porque ya han residido bastante en estos lares y sobre todo ¿para fortuna? siguen residiendo aquí.

Pienso que el rotulo de poesía joven sobrelleva una carga despectiva. Allá quien quiera creerse esas políticas ¿no es acaso “Motor de combustión interna” del viejo Chanove lo más joven que se ha publicado últimamente en Arequipa? ¿Poesía hecha por jóvenes entonces? No sé pero es menester decir que los textos a publicar pertenecen a escribidores que han nacido de 1990 en adelante. No es gratuito tampoco el año, este marca un límite con la oportuna implosión de Dragostea, madre de corta juventud de una un tanto amodorrada prosapia.

Poco pero algo se ha hecho en la maltrecha década. Dos grupos de escasa existencia desde la escuela de literatura de la UNSA: Sabotaje y Realce. Escritores sin embargo insulares desde este más que potrero, matadera U: Esteban Couto,  Katherine Medina, Vladimir Alvarado, Rubén Acurio, Yero, etc. Recitales cada que se puede, ideas inconclusas siempre. Y la Chimba, saludable implosión solo sustentada en un querer. No se reclamaba manifiestos ni posturas ante la época, sino una ética desprendida de textos disimiles que a la larga han de testimoniar la fiesta. De ellos Richard Apaza, Álvaro Cortés, César Espenzer, Cristal Alarcón y otros que tal vez me recriminen no haber puesto su nombre. Revistas también esporádicas: Náufrago revista de crítica y creación impulsada desde la universidad; Caleidoscopio editado por Katherine Medina adunaba a poetas de todo el país. Villa Seúl editado por Freddy Denver es la mejor sorpresa de los últimos años. 

A pesar de lo mencionado lo que más abunda son los proyectos personales, o en la mayoría de casos, el miedo a que la escritura desnude los estrechos límites de una mente pasiva y potencialmente inusual. Y hablo a sabiendas, he visto a los mejores miembros de mi generación perdidos en la episteme, citando a Medo quien parafrasea a ya saben quién. 

No sé si poco- la poesía es siempre poca- se ha publicado de los autores de la presente muestra, sea en libro o plaqueta. Por ello esta, es muestra más de poemas que de poetas, esperando se ramifique cada uno de ellos en obras acuosamente sólidas, que si no algo nuevo del decir, algo al menos que decir digan.

Después de todo como decía el viejo: no importa quién la escriba lo importante es que haya buena poesía.

M. PORTUGAL

Arequipa

El susurro de los demonios (2016)

COLGADO

¿No te has dado cuenta?
Nada causa mayor estrépito que tu silencio
Ni la apatía de aquel Dios narcotizado
Ni el vértigo de las aves (malheridas) 
precipitándose a la muerte…

No, aquí nada se mueve… todo está congelado
Excepto mi cuerpo atado a las cuerdas del desequilibrio.
Excepto tu fantasma 
agigantando mi propia ausencia
volviéndola monstruosa

SOLOS

Deja, no prendas la luz, tus ojos, mis ojos no

son tan importantes, tus prendas, las mías, tus

manos, las mías, nuestros órganos atrofiados, no. ,

Olvida todo eso… Sólo hay algo que me inquieta…

mi olfato, el olor de tu sangre, el barro de

nuestras almas enjauladas, pero no, deja, tu

ansiedad, la mía, no son tan importantes,

respirar no es importante, salir, desprenderse,

eso es lo difícil, sobre todo cuando eres un

náufrago que se ha convertido en corteza. No, no

pienses. Deja que estimule tu ceguera, tu

sordera, tu anosmia, tu anomia, tu inexistencia.

Deja que mis remos se quiebren en las rocas, tu

corazón es un precipicio y voy hacia él. Pero,

deja, lo más difícil no es desvestir el cuerpo o

la memoria, no es verte o no verte, sino caer,

caer, caer, ser atraído por el fondo, con la

mirada al cielo, desgarrando el aire. Y tus

manos y tu vientre y tu alma, alejándose,

flotando inermes sobre la fría superficie, mi

memoria corno un pez petrificado, siguiéndote en

el Ártico, absorto, perdido en lo profundo,

devorado por el tempestuoso piélago de tu

olvido.

M. PORTUGAL

.

.

.

CESAR ESPENZER

1993 (Ilo)

Inventario (2018)

QUIÉN SERÁ ESE SUJETO

QUIÉN será ese sujeto

que deambula por las calles con la sonrisa caída.

Ese mismo que lleva en la mano un cigarro y en el oído una flor;

que trae la nostalgia en un paraguas

y la angustia en su ser;

que llega a casa, prepara café y prende la radio.

Ruido, mucho ruido.

Como si de una sinfonía de cláxones se tratara;

como si, en la espera, ese bullicio fuera más fuerte

que los golpes de su pecho;

como si, en la espera, hubiera un cambio de tiempo

y el recuerdo se convierta en materia;

como si,

a pesar de todo,

lo negro pasara a ser blanco

                            y lo blanco termine en gris.

Cesar Espenzer

.

.

.

RUBÉN ACURIO

(1991) Cuzco

Salvo por algunas revistas y blogs sus innumerables cuadernos son todavía inéditos.  

Extremidades superiores

trascordadas las manos buscan entenderse descansando su trama

articula hasta la presa la araña vecina

las yemas son ojos encallecidos casi lengua

oquedades buscan las yemas

los húmeros, hay que nombrarlos

podrían mejor ser flauta

los huesos todos pueden hacer buena lejía

              luego de haber hecho una magnífica hoguera

los omóplatos sirven para proteger de puñaladas

las clavículas para cuando suspenden el vuelo

                                          humilladas las manos

            sin su vientre

                            y la maraña de oscuridad húmeda

las manos siguen quietas, atentas

                                              tentando

                                        tactando de memoria

escribiéndose palmariamente.

Extremidades interiores

A través de los poros mediante porros

Se pueden ver los oscuros intestinos

El oscuro corazón musculoso hipertrofiado

Los pulmones oscureciendo en la oscuridad

Cosas extrañas pasan

Qué cuerpo será el mío.

Rubén Acurio

.

.

.

MILO BEDREGAL

Arequipa (1996)

Salvo por algunas revistas y blogs muchos de sus poemas son todavía inéditos.

RESEÑA DE MIÉRCOLES PARA OBLIGARSE A VIVIR VARIAS VECES

Contra resumen. (Cuán arrogante resulta ser el vocero de lo que no saben los demás).

Keywords: Tanteo. Indeterminación.

Introducción. Pues sabías -o tal vez no- que tu música iba ocupándome por dentro. Que a pesar de lo que no ves ni piensas, te intentarías para mí. -Estar y ser aquí-

1. La estrategia del color.

He salido a la calle con el corazón dando respingos. Todo ha variado.

Del verde al negro. Del negro al rojo. Del taladro que no perfora la piedra, a los pies que no caminan. Todo, desde temprano, ha acompañado el apacible ritmo de un río. Descubro coloreados mis nuevos caminos. Surge la danza y el illariy bajo monocromáticos acentos.

Y es que el color también es ritmo. Pregunto. ¿Qué viaje es necesario para pintarse transparente? ¿Cuál el incoloro paisaje de nuestra propia existencia?

2. Anatomía de la mochila.

Si el viaje ha sido pleno, no vuelves a casa siendo la misma persona.

Comienzas empacando el cuidado que le dieron a tus dientes de leche. Enrollas el dolor y protocolos en tus jeans color crema. Rellenas los zapatos de la cínica incredulidad con la que te envolviste. Te das alimento y predispones el pie a emprender el camino. Estás fuera y estás en ti en la sombra del principio. Comienzas desempacándote lejos del lugar donde naciste. -todo lo que sueltas, me lo introduces-. (Inmersa en “Que sejas bem feliz” de Cartola) Alteras tu egoísta y sonoro soundtrack por el interruptor –al costado izquierdo- del diálogo sin rostro ni reloj. Farewell.

No todo puede acompañarte. No todo puede cargarse. Ni el mejor ni el peor de los casos.

3. El cuchicheo del sonido.

Algún día seré un poema y partiré en dos al silencio.

No todo tipo de silencio. Sino al silente que sin esperar la lectura de la imagen, hunde su edición, producción y video en aquel ruidito que trata de salir del diafragma.

Abro paréntesis: Apenas hemos sido escuchados y hoy soportamos lo que quieren cantar los pájaros. No habitamos nuestros sonidos y nuestros tonos suenan vacíos. Cierro paréntesis.

¿Quién sino tú puede hacer el álbum minimalista y platinum -de excelsas virtudes- de lo que somos? (No hay más que esto) Los silbidos, el lamento, también amor, también cariño.

Cuchicheamos algo todavía. Cuchicheamos con menos recursos que palabras.

Conclusión. ¿Queda algo más por decir? -Estamos y somos aquí-

Anexo 1. En una esquina, derramarse en la experiencia de Videofilia y otros síndromes virales.

Milo Bedregal

.

.

.

KATHERINE MEDINA RONDÓN

AREQUIPA (1994)

Murmullos y volantes (2012), Amor en cuatro actos y otros cortejos (2013), Mínima celeste (2016) y Disidencia (2018).

Diáspora

¿Existes? ¿Existo yo?

¿No seremos la misma persona?

¿La propia vida hablando consigo misma?

un enfoque independiente y apartado,

un ser espejado que respira aprisa

arrojándose el pensamiento solitario,

la sombra de la muerte disfrazada

que acompaña cada registro de mi vida,

el exotismo en el humano ruedo

como una planta de la misma semilla

que florece en dos extremos diferentes de la Tierra,

un diente de león que al soplarlo se dispersa

hacia direcciones inesperadas,

una rama que se extiende bajo las escaleras

y que debe ser cortada porque en ella

la realidad se derrama.

VI

No,

hoy no hay un hombre

que se desnuda ante un poema,

ni un poema que se desnuda ante un hombre.

Nada acontece,

no hay emboscada,

ni ave exiliada

columpiándose en mi cabeza,

ni piel empacada en la maleta,

ni herida en las branquias

de quien muerde el anzuelo,

no vivo,

no me estoy muriendo,

ustedes no ven

y

no se ha dicho nada

Katherine Medina Rondón

.

.

.

BRAULIO PAZ

Arequipa (1998)

Showman (2017)

#7

Hay ruinas y hay ruinas

Ruinas hechas de ruinas para ser ruinas

y colaborar con una noción que debe invadirlos

Ruinas de eso que fue y nunca más,

reales solo en tanto espacios de transición

Podría enlistar la diferencia entre esta ciudad y otras

pero perdería el punto, hay mucho más que las une

Me importa poco la estética flaneur

En vez suspendo el deber ser e interpelo

a un no sé quién que qué se yo,

mencionada esta aclaración, el camino

oculto casi debajo de un sombrero

pierde las propiedades lineales y ese tendrá que extrapolar

Quisiera decir ni hablo, escribo y la distancia es abismal

es una cuestión de memoria y lo que ocupa

Me importa en algo como funciona la memoria en la ciudad.

Y curiosamente, si das click en un punto x de google maps

veras un barrio desconocido en Budapest

en que la pintura aún no se seca.

No solo la ciudad es distinta con GPS y juegos de realidad aumentada,

la distancia es en sí… ¿Dónde estás? No es una pregunta “real”

pero tampoco se puede pactar nada en esos términos

ven, desfila por mí y pregunta las preguntas correctas

una invitación desoída, las confusiones de la irrealidad de la orientación

arriba ve arriba y a la esquina y dobla en la fuente,

los carteles, las señales en sobrepoblación

y, en Latinoamérica, la sobrepoblación es siempre ausencia.

Braulio Paz

.

.

.

EROS MEDINA MOLINA

Arequipa (1994)

Ya se viene Alusión a la nada

MANUAL PARA GASTAR EL LENGUAJE

“Guernica”

Pablo Picasso

Es necesario hacer rodar las armonías en las aceras, no despertar al Sol. A lo mejor guardarlo en una botella de vino, para que fermente en nombre del espíritu “casto” y en nombre de los extranjeros de otras sábanas y en nombre de los sin nombre o del ciego que abandona su corazón en algún eucalipto.

Con el tiempo verás Veraz que eras Eras y Hiedras.

Deberás hablar con fotografías, hasta balbucear querellas sobre arenales en los confines del canto suicidado. Todo es abandono, desgajarse de uno para entonar tornasoles.

(Un día quise hablar troncos y frondas en medio de una laguna, después en medio de la Fauna y Flora. Entendí que en verdad era necesario escuchar el paso de la luna en la piel de arroyos amodorrados. Li Bai8 quería hablar con el acento de la Luna, con el calor de la madrugada, y del relente hacer su amuleto a otra vida.)

Para gastar el lenguaje es necesario exhalar hasta el último alfiler.

Serás cauce de pétalos y cemento y visiones y testigos. Sujetos que no es necesario hablar. La luz apunta la costra de los hechos. Blanco y negro.

Eros Medina Molina

.

.

.

VLADIMIR ALVARADO RAMOS

(1990) AREQUIPA

El designio mayor de poema (2013) y La visión de la iguana (2018).

Lejos

1.1      Lejos, donde el cielo es un árbol

donde la alegría tiene los ojos del mar

donde los gritos de altura o de nieve

no son una negra piedra sino una hoja.

1.2      Lejos, donde el corazón es una playa

donde suenan todos los colores

donde la música forma una paleta

que un gobierno resguarda. 

1.3      Pero, las olas rompen como si fueran

un martillo viejo o la cólera de un niño

un escarabajo gris por el asfalto que no acaba

busca siempre algún dominio nuevo

para empujar su deseo.

1.4      Pero, el cielo no cae como lluvia

nadie golpea la tierra como su venganza

ni el color incomprensible que puebla el mundo

son más que la soledad de un vidrio roto.

2.1      Entonces este mar, este fuego ilimitado

este cuerpo que escapa de un nombre

este amor que sale de un pájaro

esta norma en fuego que en algún lugar se pierde

este sueño que lejano afila mi silencio

este signo que olvido con hormigas

esta arena que aprieta como cintura

este rincón que entiende solo de besos sin luz,

2.2      crean este dolor celeste donde unos ojos sonríen

donde una casa se alarga, donde el ocaso toca la luna

donde una palabra pequeña lo invade todo

mientras afuera el cielo, las olas, el corazón

se rompen como un pez sin ritmo.  

Vladimir Alvarado Ramos

.

.

.

ANA CAROLINA ZEGARRA

(1990) AREQUIPA

La vida después de la supervida (2018)

S T E V E N S

Oye Elio, Elio de jóvenes almendras en boca

Sé que amargo es el amor, pepas de limón

Esas que maltratan un buen jugo en el norte de Italia

Quisiera frotar tus llamitas capilares y darles cajas de ginger ale

Elio, tu corazón será partido lentamente hasta los 30

Verás una cantuta y frotarás tu parte inversa en las cantinas

Yo, Elio, imploré a la virgen de los temblores y del carnaval número 2000

Qué no deseaba que el músculo agreste se convierta en pasa

Solo quería una extirpación de la metástasis

Yo también fui de helio, volé como 8798 km al cielo con un sorbete de maracuyá

Y me incrusté piedras preciosas en las vísceras

Olí mediodías con canciones de un tío peruano que no conocerás

Lucho Barrios, multipliqué los viajes, jugué a ser millonaria

Elio, mírame aquí lucho una batalla del 91

Quisiera decirte que eres un nuevo ser, cuando otro cuerpo se mete por tu vértebra

Pero no, sólo intentas ser helio, pero nunca alcanza

El oxígeno tiene vigencia

todo se respira

Ana Carolina Zegarra

NOTA

Aunque exceden los parámetros impuestos por la muestra, se hace necesario decir el nombre de algunos libros que creo deberían ser leídos para una comprensión más amplia de las búsquedas escriturarias por estos lares:

  • Terapias y diagnósticos del Dr. Petrus Carmichael (2016) y Voluptas Mystica (2018) de Heiner Valdivia, quien además ha publicado variados artefactos poéticos. Es quizás el poeta más prolífico de los últimos años.
  • Papelera de reciclaje (2016) y Algo flota en el wáter (2018) de Grover Alberto Ancco.
  • Objectos in mirror are closer than they appear (2018) de Javier Rivera.
  • Orbes (2018) de Esteban Couto.
  • Apurimac Radio (2016) de Álvaro Cortés Montufar.
  • Finalmente, Barro, poemario póstumo aún por publicar de Giusty Choquehuanca (1990- 2016), del que creo es el más importante.  

One thought on “Antología poética de Arequipa por Moisés Jimenes

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: