red peruana de literatura

pensamiento creativo

Qoylluritti, Encuentro río Paría Manu y río Las Piedras (Madre de Dios 1999) : & Otros Poemas – Soledad Aráoz Cartagena

 

Soledad Aráoz Cartagena

 19 abril de 1976

Nació en Cusco, lugar donde vive en la actualidad. Durante algunos años se dedicó a viajar por distintos poblados andinos y amazónicos. Pasa gran parte de su vida caminando con grupos por diferentes rutas del Cusco  y alrededores. Es madre y sus hijos gran fuente de inspiración.  Participó en el Festival de Poesía Latinoamericana El Vértigo de los Aires  (1974-1975) y en distintos coloquios y festivales en Cusco. Fue organizadora del Enero en la Palabra 2015.  Publicó el Poemario Detrás de Cada Hoja, el 2008 junto a la Editorial Independiente Pilpinta.

 

Qoylluritti

(2008)

Purinkichus 1 , pies granizo sueltos en la

escarcha, tejidos de ichu cual mimo

glacial marchitan tartamudeando,

calan alientos hilvanando trenzas a los pajonales

Purinkichus, rastrean inquietudes

pelan cebollas y ajos, en la olla sopa y

guiso saboreándose por las carpas

merodean bocas danzarinas ensalivan

Purinkichus, desolados y jadeantes

de trecho en techo como felinos de paja

disimulándose con algunas piedras

van retorciendo entrañas

calman fríos despolvoreados

y se tumban encogidos

Purinkichus tejen sus pasos

el sol fecunda a la tierra.

1 Caminantes

 

 ————————————————————–

 

Encuentro río Paría Manu y río Las

Piedras

(Madre de Dios 1999)

A estas playas donde se hablan

nostalgias de guacamayos sin nido

llegan las piedras pulidas

he venido de tanto cambiar rumbo

hay maestros hojas

me percato que un sututu 2

hace nido en mi rodilla

un viejo nativo sale del bosque

en la punta de sus dedos

mapacho 3 susurrándole

ha de persuadirlo

de irse a buscar otro nido.

 

2 Gusano Tornillo

3 Tabaco de monte

 

La humanidad cubriendo el firmamento

escribe cartas

han descrito innumerables miserias

declaradas interminables crudezas

la enfermedad del siglo

es un parásito que devora la tierra,

nos tragan sin saborearnos

su voracidad es un código de barras

nos quitaron nuestras raíces

nos quitaron nuestras ramas

nos quitan nuestros frutos

nos inyectaron ponzoñas

más crueles que la venganza

Pueblos Ancestrales, Kukamas, Wampis, Azhuar, Aymaras, Quechuas

Resisten con los ojos abiertos

contemplan lunas, oyen cigarras

despidiéndose unas a otras, unas a otras

perdura la vida, la tierra guarece madre

la madre guarece hija, sus vidas, por ella,

y en la mesa de este mundo

se tumban unas monedas por más muertes

la tierra no se vende, se resguarda.

 En esto,

apoyo mi terco silencio

a tu terca palabra

y me declaro colibrí rojo

en un cardo sol naranja

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: