red peruana de literatura

pensamiento creativo

Entrevista a Germán Carnero Roque -poeta de la generación del 60- por Julio Barco/ Primera parte

Acusóme Padre -Germán Carnero Roqué

Por mi natural irrefrenable amor
hacia el amor carnal
Acúsome Padre.

Por esa mi incapacidad
para evitar el escanciar
los amorosos jugos terrenales
las exquisitas savias de lo humano.

Acúsome Padre.

Por mi empecinamiento
en buscar divina esencia
en todo contacto con mis semejantes.

Por sentirme investido de sacralidad
cuando en viento incontenible participo
de las ceremonias todas para otros lujuriosas.

Acúsome Padre
por el poco control de mis orgasmos
por no hallar el interés en reprimir
mis voces
mis llamados.

Por siempre estar alerta
al reclamo de lo amado.

Acúsome Padre
por mi recatada disposición
por mi sombría ternura
por mis instintos siempre celebrados.

Acúsome Padre
por mi ritual
falta de renuncia ante el placer
por mi tendencia a desafiarlo
por no poder y ni querer
su gratificante concedido impulso detener.

Acúsome Padre
por no estar interesado en  mirar el paso de los años
por obstinarme en rebeber mis esplendores
la fuente irremplazable de la juventud.

Por naturalmente rechazar sereno
los paralizantes avisos
de los enceguecidos por la presunta sabiduría.

Acúsome Padre
por de tanto en tanto
ser feliz.

Acúsome Padre
por confiar en tu infinita misericordia
para perdonar mis humanos deslices.

Por intuir.

Por sobre todo estar seguro
que para vivir nacimos:
es decir para gozar.

Acúsome Padre
por entrañablemente amar mis excluidos
de todos los pelajes
miserias y grandezas.

Por compartir
eufórico
nuestro triste pan común.
El que
magnánimo
nos otorgaste.

Por mirar en rebeldía
y supongo que con tu conciencia plena
mi sufrimiento
tanto
en muchísimos hermanos padecido.

Por demasiado comprender debilidades
así ajenas como propias
y compartir los desvaríos y canciones
de los iluminados por la vida.

Acúsome Padre
por recomendar intolerancia
fatalidades
a vuelo y repique de campanas
lanzadas por aquellos
los profetas falsos
a los que también
voz y verbo concediste.

Acúsome Padre
por no creer en el castigo
y oponer más bien
la bienaventurada y amorosa práctica
de la permisiva como necesaria compasión.

Por rechazar lo instituido por las aves de rapiña.

Por confiar en la grandeza
de la mujer y el hombre.
En sus agotadoras
predestinaciones
recurrentes
enriquecedoras miserias.

Acúsome Padre
por no poder evitar meterle mano
y dientes a las estrellas
por buscar irrenunciable poesía
en el embriagado morir
de cada instante.

Y mirar y amar
cara a cara mis inconsecuencias
mi más nobles contradicciones.

Acúsome Padre
como podrás ver
por la osadía al haber
interpretado tu mensaje
y recorrer doliente
una a una las espinas
de tu rostro y nuestro rostro.

Por volver y volver a reclamar
de la sangre
de los inocentes
tu razón.

Acúsome
por pecar de ingenuo.

Por vivir desconsolado
la miseria tanta
con la que nos estás ahogando, Padre.

Por no poder indiferente ser
ni asimilar piadoso los consejos
de tu pretendida guardia pretoriana.

Acúsome Padre
por tener conciencia.

 

****

 

Edición del vídeo: Willni Dávalos
Cámara: Sandra Lucy
Entrevistador: Julio Barco.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: