red peruana de literatura

pensamiento creativo

Tres poemas de «La historia universal del etcétera» de Nilton Santiago / Premio Internacional de Poesía Vicente Huidobro

La historia universal del etcétera

Nos llegan a Lenguaje Perú estos tres poemas de La historia universal del etcétera, de próxima aparición en Valparaíso Editores y con el que Nilton Santiago acaba de obtener el Premio Internacional de Poesía Vicente Huidobro. (1)

En nuestra web celebramos su premio, e invitamos a los amigos a leer sus anteriores obras. La oscuridad de los gatos eran nuestra oscuridad (2) o su libro de crónicas que son nuestros favoritos. Esperamos que pronto llegue el libro a las librerías de nuestras ciudades.

Se suele repetir entre los lectores de la poesía peruana que Santiago es heredero de la poesía de Antonio Cisneros, también de la vanguardia del siglo pasado, y a su vez mantiene una mirada fresca con la realidad actual, lo que oxigena mucho sus propuestas. Y a eso le agrega el humor, algo tan poco frecuente en nuestra lírica. (3)

A eso, nosotros creemos que le agrega su toque personal, con un particular modo de ubicarse entre la realidad poética y la realidad como tal, desnuda en el contorno visual, eso genera, como en otros poetas -sea Vallejo, o JRR– diferentes propuestas, todas bellamente críticas. Eso abre la posibilidad de que el poema sea un animal vivo, de que el lenguaje revolotee como un ser expresando tanto la vigencia de su delirio como el terreno donde se impone. Lo que me hace pensar que la poesía, a inicios del siglo xx1, y con todo el arsenal virtual contra el que se pierde o lucha o se arremolina tiene mucho que seguir comunicando.

Lima, Perú- inicios del invierno 2019,
Julio Barco


(1) Otros premios:
Premios de Casa de las América XV de Poesía Américana
https://www.youtube.com/watch?v=L_XQAn71aH8
«La actualidad tiene que servir también para poetizarla, y también para tomar conciencia de que está ahí, y pude ser tomada de distintas maneras (…) Y humor(..)una manera de acercase a la rutina, al aburrimiento». (2:55)

En la siguiente entrevista también vuelve al tema:

[IL]: ¿Crees que con la poesía puedes llegar a un sentido de la vida distinto que con la ficción?[NS]: Siempre he entendido la poesía como una manera de “ver” y trascurrir en este mundo donde parece que únicamente importa lo que puedes “comprar” o “consumir”.

(Extraído de :http://www.vallejoandcompany.com/la-poesia-nos-ensena-a-resistir-a-huir-del-conformismo-entrevista-a-nilton-santiago/)

(2) Aquí más poemas del blog del poeta Juan de la Fuente Umetsu:

http://jc-noticiasdelinterior.blogspot.com/2012/07/poemas-de-nilton-vela.html

(3)Pasando por los Manuel Morales, Lizardos Cruzados, y otros menos o más conocidos, como Luis Hernández o Montalbetti, quién posee el negro humor de la ironía.

crédito de la foto: Caroline Vogel



OCHO SOLSTICIOS

CONTRA LA POESÍA DEL LENGUAJE:

EL ESTUDIO DE LA MATERIA DEL AGUA VS.
EL ESTUDIO DE LA MATERIA DEL LENGUAJE


Para designar la palabra mar

primero
hay que saber qué es la lluvia para un caballo.

Segundo
hay que ponerle una escafandra al caballo

no, mejor hay que sacar el caballo del agua.

Para ello sólo tienes que ir a buscarlo al diccionario

en la palabra mar

allí lo encontrarás solitario y lleno de escamas

y verás que ha crecido

hasta alcanzar el tamaño de un pez

y que el significado de caballo

esta irremediablemente contenido en la palabra mar.



ANÁLISIS SOBRE EL FRACASO DE UN POEMA (Y DEL LENGUAJE)
PARA DESCRIBIR LA LUNA LLENA


Un hecho poético abandona una farmacia
donde una pobre vieja ha concertado una cita con este poema.
No soy yo el que ve a la vieja sujetarse de la lluvia para sentarse
sino un pelícano.
El pelícano es un ser del aire.
Eso lo sabemos porque el aire cruza los campos de girasoles.
Porque 15.000 litros de aire entran en los pulmones de un gorila al día.
Entonces tomamos conciencia de que existe el aire
porque sabemos que los gorilas existen.
En la farmacia, a la vieja le recomiendan cuidarse la glucosa.
El hecho poético se pone las gafas de leer
y deja al pelícano y a la vieja hablando de sus males.
Todo se puede solucionar con paracetamol.
El hecho poético baja a la estación del metro.
Entra sin pagar, como es lógico.
Un vagabundo le pide dinero.
“Pero el dinero solo sirve para hacernos más pobres”
—le dice el hecho poético.
Igualmente deja caer una moneda como una yema caliente.
El vagabundo la guarda en una de las grietas de su corazón.

Dos muchachas

hablan con una libélula que creo que soy yo.
¿Soy yo o mi representación? ¿qué coño es ser yo?
Las dos chicas ríen porque les he dibujado un mapa en la mano.
Buscan un sitio donde “comprar”.
Debo tener cara de “camello” latinoamericano.
Mientras espero el tren no puedo dejar de ver el puto móvil.
Como todos los hijos de puta
que vamos a trabajar vestidos como soldaditos de plomo.
No sabemos ni usar un matamoscas y creemos que hacemos
lo suficiente para ganarnos los frejoles.
El metro está lleno de negros vendiendo bolsos falsificados.
Los miro. También un policía que escupe sobre las vías.
Este día no ha existido.
Ni la farmacia, ni el vagabundo, ni las dos chicas libélula.

El hecho poético vuelve a casa, resignado,
vestido como yo:
un puto soldadito de plomo.

Otra noche se irá a la cama sin escribir un poema.

SOBRE LA DOBLE PERSONALIDAD DEL LENGUAGE

Otros antes que tú ya lo han intentado:
borrar el sol del paisaje,
meterlo en un sobre de papel
y ser el papel,
ser el mensaje que tropieza con la oscuridad
de los animales minerales que antes fuimos.

Cuántas veces me dijiste que a un ángel fumador

le resulta más sencillo ir al diccionario
para entender la divinidad de tus pecas
que borrar las manchas de tabaco entre sus dedos.
El lenguaje no tiene ni puñetera idea
de que tú escribes diccionarios de agua
para que los ángeles usen escafandras cuando van a buscarte.

El lenguaje
no puede explicar por qué hay mariposas en el Amazonas
que se beben las lágrimas de las tortugas
y que mientras desayunas viendo el telediario
el café es un discurso metafísico
y las noticias anuncios publicitarios.
Sonríes, haces que el amanecer sea para el amanecer
otra personalidad de una noche estrellada
y que las mariposas que se beben la tristeza de las tortugas
seamos nosotros.

No me he terminado ni el café
y ya me has dejado el corazón
como las manos de un veterinario de erizos.

Nilton Santiago (Lima, Perú), reside en Barcelona hace varios años.

En poesía ha publicado El libro de los espejos (II Premio Copé de la XI Bienal de Poesía 2003), La oscuridad de los gatos era nuestra oscuridad (Premio Internacional de Poesía Joven Fundación Centro de Poesía José Hierro, Madrid 2012), El equipaje del ángel (XXVII Premio Tiflos de Poesía, Visor Libros 2014) y Las musas se han ido de copas (XV Premio Casa de América de Poesía Americana, Visor Libros, 2015). Para retrasar los relojes de arena (Vallejo & Co., 2015) es su primer eBook de crónicas.

Su obra ha sido parcialmente recogida en las antologías A otro perro con este hueso (Casa de Poesía, Costa Rica 2016) y 24 horas en la vida de una libélula (Scalino, Sofía 2017).

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: