Lenguaje Perú

Poesía

Lenguaje Bolivia: segundo volumen de los jóvenes poetas bolivianos por Andrés Mariño Rivera

 

a modo de palabras inyectadas previas a la inyección

 

Comienzo: Mi descomposición intelectual es equivalente a la escritura que realizo de párrafos introductorios en este trabajo de antologador, enjambrador, que es el mismo trabajo que el de la disección, de la no-reunión y de la carnicería. Pero hallemos gozo en este cambio de estado mental como la descomposición halla su gozo en el florecimiento de pluri-novo-criaturas (QUE TAMBIÉN JUZGAN EL CUERPO MUERTO, así sea el poema).

Ya se ha manifestado y ha comenzado a circular el primer enjambre (llamé de este modo al seccionamiento de un primer grupo de poetas que trabajan en la actualidad en el territorio ocupado por el estado-criminal boliviano -pero viendo el lado alegre de las cosas, narcoestado-; lo llamé enjambre, que implica el consenso y el disenso, la no necesidad del centro y la unidad, por no llamarlo organización, porque rechazo el órgano y la serenidad). Si es que usted, o usteda, o ustede, no lo ha leído aún, puede leerlo en cualquiera de éstas direcciones.

https://1846642.site123.me/my-blog/poesía-boliviana-siglo-xxi-actual-contemporánea-primera-sección

https://lenguajeperu.pe/2019/03/20/lenguaje-bolivia-seleccion-1-de-los-jovenes-poetas-bolivianos-por-andres-marino-rivera/

Esta publicación pretende inyectar el segundo enjambre. Remarcaré la necesidad de considerar la intensidad vibrátil complicada en el nombre, en esta y en la otra sección, en estos textos, en su individualidad y su conjunto. El lenguaje cuestiona, tortura, florece al ser. La tensión sea una guillotina. La tensión hecha texto y texto que modifica la carne. De lo que hablo es del pensamiento de la alteración y no sólo para el estado fábrica de drogas (que curiosamente, en su modo de ser manifiesto, evidente, trabaja por la patrimonización de cierta identidad histórica, defensora de ritos y costumbres, pero en su modo de ser obsceno, promueve la industria de la alteración mediante suplementos). Obviamente me refiero al lenguaje (jajaja, esto no sólo es Bolivia). Penetremos, entonces, en “substancias”.

 

andrés mariño (carnicero, diseccionador, enjambrador, o, si se quiere, antologador)

 

***

 

 

Felman Ruiz

 

 

 

Felman Ruiz nació en La Paz el año de 1989. Es licenciado en Ingeniería Industrial y Máster en Administración de Empresas. Es miembro y expositor del grupo de voluntariado A-Brazos Urbanos. Ha publicado el libro FAUCES O DE BELLEZA MAGRA el año 2015 con las editoriales “Editorial 3600” y “Ediciones Equis” en la colección de poesía “Trama del ojo”.

 

 

De Fauces o de belleza magra, de Editorial 3600 y Ediciones Equis , 2015

 

 

Anatomía

 

Siempre se reduce a la misma reyerta:

 

El sistema circulatorio contra el sistema límbico.

 

El sub-bendito penacho de sangre contra la maraña gris en su atalaya

 

 

(El corolario en toda antología)

 

 

Se hace necesario entreabrir un nuevo sendero

 

Quizás la de dejarse destrozar

por el sistema intestinal.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Horas mar adentro

 

Por el espacio que hay entre la primera sábana y el cambio de cáscaras célicas a las 6 de la mañana / le di rienda suelta al reproche y mi mente anduvo en corredores de insomnio donde colgaban el rótulo: sin salida.

Medio acorralado por mi firmamento de buenas intenciones y mi itinerario de bronca / me quedé varado sin recordar la dirección primaria de mis pensamientos.

Sólo así / mi análisis de sesudez de 3:00 a 6:00 am. fue factible.

Luego de condenarme y envilecerme a un lado / empecé por señalarme culposamente y a exigir la extirpación de mi propia corteza cerebral: las contradicciones que yo mismo me digo.

Por instantes / casi llegué a creer que hablaba en serio / hasta que recordé que mi juez era tan condescendiente como yo / cerré las fauces y bastaron excrituras a medias y cicatrices invisibles para salir ungüento de todo ese desnerviosadero.

·····································································································

La clausura innecesaria.

Presiento

hay una belleza magra en todo esto

 

Casa de alfileres

 

Soy una garganta dragada por quirófanos

de esta mi lenta agonía

mío fue todo grito.

Después de haber sido desmesuradamente abierto

hoy siento menos los puntos uniendo mis tejidos

el ardor se ha ido por un momento

el dolor me trata con menos odio

me dejo cohabitar nuestro cocuerpo una vez más

es un jardín breve que devuelve algo del calor anulado

extirpado junto con uno otro yo más completo.

 

Debo guardar silencio para no despertarlo

ya que él nunca se irá

antes me desalojarán a mí, no parcial, sino entero

seré testigo parapléjico del dolor reproduciéndose como

peste entre mis endomúsculos.

 

Sucesivamente será mi carne una casa de alfileres

el sitio donde ese ser desconocido extenderá sus alaridos

para terminar viviendo

a través de mis cuerdas.

 

 

N

 

( )

 

Al parecer la presente austeridad no pretende irse.

 

Si antes de mí brotaban anfibios completos

hoy apenas se retuercen renacuajos desovados

cegueras primerizas arrastrándose apenas por sus coleteos.

 

La resequedad de mis salivas justifica tales naceres

carentes de extremidades no pueden hacerme daño

pretendo diluirlos aunque no sepa bien el cómo

usar sus vidas imperfectas como amalgama

entre un arreglo floral que sirve de pésame

y el semen milagroso que abarca ene posibilidades.

 

 

CELOFÁN (poema inédito)

 

Y vuelvo al brote floral que se sofoca sobre la mesa

Y pienso en lo que entregamos con nuestras manos

enlutado en celofán

Un algo que va muriendo en desarraigo

para cumplir un fin meramente estético

o anímico.

 

Soñará la inescrutable flor con arrancarnos primero la cabeza,

luego los brazos

y las articulaciones?

Soñarán con desmembrarnos

para luego hacer el amor sobre nuestros cuerpos inclinados

estéticamente sobre recipientes de vidrio?

 

 

Stefany Delgado

 

Nació el 1998 en la ciudad de Potosí. Vive en la ciudad de Sucre. Participó en lecturas contraculturales poéticas, en espacios como: “Poesía Contracultural” (x Planeta) en la Casa de la Cultura, en el termitero y en el “mercadito”. Ganó el premio local de escritura “Héroes de la independencia” 2016. Actualmente estudia Derecho y Ciencias Políticas y es bailarina desde la infancia.

 

(Poemas inéditos)

 

 

CREARSE

 

Consumir, adentrarse al agujero que nos absorbe.

reafirmar, nuestro ego elástico exponiendo al Narciso de Caravaggio.

engendrar, un ser supremo extraído de realidades aumentadas.

amasar al tiempo, saciando el antojo de morder nociones cuánticas.

romper, los piececitos de animales exóticos.

 

Compilado de acciones para detonar nuestros metros cuadrados.

  • Sometamos la arena

  • Estrujemos las piedras

  • Reemplacemos las montañas.

 

¡Celebrémonos!

Todo acto es digno de nosotros,

cada pieza arquitectónica, cada canto angelical y los mismos ángeles de pasarela.

 

 

 

 

URBE

 

Disfruto las cosas sucias manifestándose en tintes urbanos, estoy ligada a las luces amarillas 18:30, que opacan mi tono de piel. atada al resonar de bocinas difuminando mis ideas hasta convertirlos en pecados.

Me encanta lo soez, lo cochino, lo violento de un cielo con smog entre las piernas de un atardecer violeta

Esta fascinación por la destrucción y la basura solo se da en la ciudad, en medio de tres fábricas, viviendo junto a gritos de humanos gritándole a las piedras.

Junto al sonido de una composición de sintetizadores analógicos. Y junto a una ventana de donde observo los cables con un par de zapatillas colgadas haciendo un versus a la maleza.

 

Avant-garde citadino.

 

 

EPISODIOS CARNALES

 

Es débil quien cede ante su concupiscencia carnal, mientras roba escenas en moteles y compra métodos anticonceptivos.

Es real la sed causada por el deseo carnívoro, el querer someter y ser sometido, ante un cuerpo fugaz en aleatorios de texturas y rubores efímeros.

El desear tocar y tocarse a cambio de una explosión de microsegundos…

Miedo fluye por los tallos lujuriosos del condicionado, temor a la censura//liberación//encierro, causada por la fusión-carne, solo es válido eliminar toda prueba de que cuando hizo el amor su propósito no fue concebir al nuevo magno de su generación marioneta.

Es preso aquel murciélago que escapa de su oscuridad, huyendo de la naturaleza instintiva.

Murciélagos que callan la permanencia de los sentidos,

Que buscan un par de senos que agarrar

Del cuerpo que no es santo ni maligno.

 

 

NEFASTO

 

Nefasto, el sol de la tarde que entra por tu vejiga hasta hacerla explotar.

Nefasto, el vago que te pide tus últimas monedas para comprar licor.

Nefasto, el crio que moja la cama porque le da miedo la noche.

Nefasta, el lienzo celeste del cielo cuando las nubes se ausentan

Nefasto, el abuso de sustancias.

Nefasto, tener hambre y haber perdido la lengua.

Nefasta, la simetría de los bellos

Nefasto, cuando muerdes ajo en la última cena con tus discípulos.

Nefasto es el viento que entra por la ventana incitándote salir,

Terriblemente nefasto es buscar consuelo en el arder de otra miseria que te alivia y calienta.

 

 

VESTIMENTA COLGADA EN UNA SOGA

 

Prendas corriéndose en una cuerda,

decolores húmedos,

material genético esparcido en la falda

 

Todo lo que viste es un molde

ajustado al brazo,

a los cuellos,

a la pierna.

 

Son capas el des acceso a la carne,

cobertura

ropa corriéndose en tu cuerpo.

 

 

 

Claudia Daza Durán

 

 

Claudia Daza. Nació en Oruro el año 1977. Es periodista cultural, bailarina de flamenco, escribe poesía y narrativa. Es directora del programa cultural PICA. Es periodista en Radio París-La Paz, coordinadora de la revista Rascacielos y editora de la revista DXT. Es voluntaria de la comunidad A-BRAZOS urbanos. Ha publicado un libro de poesía Hasta el tuétano el año 2015 con las editoriales “Editorial 3600” y “Ediciones Equis” en la colección de poesía “Trama del ojo”.

 

De Hasta el tuétano de “3600 editores” y “Ediciones Equis”, 2015

 

 

 

10 ·INTERIOR. LA HUIDA POR EL RETRETE. AMANECER

 

Por suerte el cuetillo ha reventado en mi boca

perdiendo el respeto por las flemas

y al cabo de los dientes…una mancha

dónde el disparate es cualquier dios

a donde vendrán las salivas

con sabor zorrino

así como se aman las monjas

dulces ebrios los rosarios y sus ladrillos.

 

 

17· EXT. URGENTE CAMPO. DE DÍA

 

Los árboles me hacen recuerdo a los jueves acaso porque acudo a sus signos como un ladrón buscando toda hoja metálica. Lamo de sus tallos ofendiendo a sus tumores, difamo a todas las larvas, malditas mariposas de un solo día. Es momento de afilarlas al viento digo. Acaba de pasar una niña…con los ojos vendados y la boca gritando su silencio. Es sólo un tumor…

Digo.

 

 

21· EXT. LA CALLE DE LOS RAPTOS. DE DÍA

 

La cosquilla de mis orillas se conmueve hasta el escarmiento / porque los artefactos de tu casa me aturden / y te has embadurnado de mentisán los ojos / con eucaliptos y oraciones hasta perder el hastío / nuestro futuro se alegra por mostrarnos sus exorcismos.

 

Ahí vas chiquita / cosa fácilmente de guardar / como un fantasma que quiere / acosado por tanta lengua que quieren hierro…/ ven.

 

 

28· EXT. CALLE DE LA CARRERA. TARDE

 

El fusil es el pretexto para peinarnos / necesario entonces desalojar los nidos / y derramar apenas el metal de nuestras gargantas / estremecer a los cóndores que ya no saben picotear / pijchar rencor en el ocaso / extrañar el pulmón

 

dar la última bocanada.

 

36· EXT. LAS MIL FRONTERAS. NOCHE

 

Aquí la madera se vuelve en ojos de ninfa ilusa. Aquí la madera se vuelve piel extendida al sol para ser comida por la carretera. Aquí la madera no es cruz ni silla,

es el placer de las termitas.

 

Inti Villasante

 

Inti Villasante nació en octubre de 1995 en Sucre. Escribe y vive en La Paz. El 2018 participó del festival de poesía “Enero en la palabra”. Participó de la realización del tercer número del fanzine de collage SÍNTOMA. Además ha publicado los fanzines Adolescente desaparecido (2017) y La Conturbación (2018) con la poeta Dani Lu Gonzáles. Ha publicado los libros de poesía Transportando lo oculto a plena luz (2017, editorial Nuevos Clásicos), Sesión de sombras (2018, A dos manos editorial), Solar (2018, Posthumanos editores y Nostalgia Culera o El libro del amor en el siglo XXI (2019, Droguerías Inti S.A.).

 

Poemas de Trelith (por publicarse, escrito en los años 2015-2017)

 

Delirio de la A sacra

(A negra)

 

El reloj roto en cinco partes da cinco horas al tiempo.

Avanza en forma de péndulo ante los ojos que nacen árboles de pupilas cayendo en errores numéricos descompuestos en figura de lágrima.

Uno a veces ve sus dimensiones de quitasol en los espejos que descon­fían de la física.

 

Es necesario darle tiempo a la A y pronunciarla alargada y sucesiva.

Tenemos que aprender a pronunciar el llanto de una generación sin horizonte.

Tú debes decir A y saber que un mundo con su piedra y mar te tiembla.

En la punta de las pestañas algunos llevan dibujados cráneos con dis­tintas expresiones de depresión y carnaval.

 

Una niña con pechos como de estatua de demonio bíblico te sonríe.

Una niña compra hipodérmicas en la farmacia y juega a ser faquir

salpica los techos con su sangre y camina alcoholizada balbuceando extendiendo As en las calles que por no ser del sueño son del desequilibrio y la aceleración.

Al cerrar los ojos parte sus pestañas en dos en tres en cinco.

Ve calaveritas que se mueven como péndulos y descubre la muerte que son cinco muertes

y piensa en escribir como energía luchando por huir a alguna de ellas:

La penetración es una manera de violencia. Atentado intracelular y de tejidos”

 

Algún día la ciudad se llenará de niñas cuyo suicidio detenga las conduc­tas sexuales habituales y las madres llorarán por no haberlas amamantado más tiempo al llenarles la frente con besos para las fotografías de guerra.

Se harán manifiestos contra la A hasta sacarla del alfabeto:

Una generación ya olvidada sufrió un tipo de arte que es el alarido.

Al bebé que chille una A se lo quemará en las hogueras”

 

Ocultando nuestros errores hasta desbordar cada concepto / rodeados de patetismo de vieja religiosidad.

 

Bajo tu influencia viendo el orden de dentro y fuera en busca del halo

 

Después de los callejones que conducen a cuellos condensados en la atrac­ción de las bocas con azúcar y vibración de triángulos en espaldas o en las manos con que los hombres conducen veloces sin abrir nunca los ojos de­trás o dentro de globos donde se ven predicciones atraídas por la repetición de las historias debajo del humo dentro el aura que corona a la niña de los muertos / propio es el deseo.

¿Si consideras la succión de dentro y fuera de nuestros cuerpos del mundo sólo nuestra capacidad de imaginar dimensiones dará sentido a los límites de lo infinitamente reducido que repetimos y nos compone que gira y no logra atravesarse tocando millones de veces en nuestro tacto? Esto sólo imaginable

a la vez con todas sus distancias / nada es equivalente a nada.

Nuestra manera de pensar ha probado su obscenidad barroca por la manera en que se monta y se desdobla se rodea y crece hasta su indepen­dencia / innumerables nacimientos son reapariciones

Ansias por atentar la zona invaden los sentidos mas nadie es capaz de imaginar las dimensiones adecuadas de su descenso en laguna post-jardín.

Movimiento de rotación / dos ejes paralelos / dentro de cada uno tres figuras más / esferas diminutas inclinaciones / cortes donde definen los finales de los cuerpos pero también su composición ensamble / también su virtualidad.

Pupilas bien cerradas lleno de garabatos luminosos que se nublan y pierden visibilidad pero no su ruido idéntico a las calles ni la sensación que te atraviesa de la nuca a la frente con un túnel donde caminas al jalar para dejarte paralizado un cuerpo y otro fluyendo en direcciones y densidades que sin dejar de ser piel son vacío y son agua.

El exceso nos llevará a flotar y creer aquello que cantan cerrados labios púrpuras cuando gimen hasta que una fría electricidad comienza a dibujar un alfabeto de hielo en los labios.

Ves las líneas desmoronarse desaparecer resurgir / retorciéndote de pla­cer entre las olas del estallido

 

 

Poemas de Solar (2019, Posthumanos editores)

 

 

 

IX DESPEDIDA IX

 

Son las 3:45 durante el fin de los días

un espejo en mi cabeza me mira como un ángel negro

salen de mis propias heridas unas bocas con bocas diciendo muerte un dos tres

ya no tengo un mensaje para ilustrar o dedicar a los niños Rimbaud

ya no me quedan esperanzas en los textos en las lecturas en el presente en la huida

en la presencia todo todo todo todo es miedo y parálisis.

 

Algunos amaneceres la tierra parece iluminada y los áni­mos genitales invitan a buscar la vida en las calles y el vagabundeo

fuera las nubes se agolpan, las piernas se escurren, disi­pando fuego y calor

mientras, las ventanas azotan las visiones contra el marco y el ánimo no alcanza para aproximarse.

 

 

El mundo te tocó bloqueado

la lejanía anidó en los límites una gran interferencia.

 

Me monto en los neones alados y las desnudas notas del desconcierto

no habrán libertades suficientes en mil años para la gente de mi clase

no las habrá jamás para el medio

frente a la ronda de prisioneros del discurso

frente a la lástima genuina de los paladares

no hay más asociación posible

sino la deforestación y el erigirse de los bloques millonarios

 

en la noche todo me invade y esto se asemeja a un delirio exorbitante

pero no puedo salir de mí

como una prisión mi piel me entierra, manipulo y me adueño

del propio impulso de las energías del deterioro

y desdeño la capacidad de todo

porque soy una persona terrible y un cobarde

Aquí en la exploración mimética de la poesía

 

En la ciudad nombrada como la eterna cámara de frío

me voy a morir de odio por todos ustedes

demonios industriales, obsoletos ante el chantaje del dinero

 

y cuánto tiempo debe transcurrir para que seas dueño de ti

para que afrontes el futuro y aceptes el estado de las cosas

y aceptes que debes trabajar, que debes enjuiciarte y des­pedir a tu gobierno central

abajo la voz del ahora. Abajo vos

Abajo la riada de mierda de aquel discurso

que me impide construir nuevos ciclos de verdadera y próspera batalla

contra este maldito infierno que no me dará más oportu­nidades

bajo este cielo que promete caer y asfixiarme con las redes de su justicia / Es preciso acabar con el juicio de dios

 

y porque me vi nacido parásito, de este mundo conozco sólo lo bueno

y me pudro y me estanco en una solvencia de necesidades máximas

a la vez que un embrutecimiento me drena el mañana

cuánto, cuánto, cuánto más golpeará el viento con sus cristales de plomo

lo poco bueno que hay aquí

se están quemando ciegos los lugares de acceso a la postvida

finalmente segarán los años condenados

habrán otros capaces de seguir el ritmo de las decisiones

pero yo soy débil como un triciclo desvencijado rebotando contra el concreto

no como las serpientes nómadas que me buscaron desde el nacimiento

tengo un recuerdo filmado por docenas de cadáveres que dejé en la almohada

apenas empieza la memoria

con un espejo el infierno me tiene coronada.

 

 

II CANTA EL FUEGO II

 

Esta es una imagen montada donde el sol erupciona sus fuegos

trabajados con la muerte de los hijos en consecutivos vacia­mientos

largamente enterrados por la superficie.

Cinco veces acompañó el profeta Elias Solar a mujeres que perdieron padres, fetos y hermanas.

Él mismo, su interior, tiene la forma de un nicho en estos días.

Regando lágrimas a los nombres por la satisfacción de las cruces

asistiendo el trabajo de las almas por este terreno fatuo.

 

Resulta que la imagen es un reflejo

más en las sombras que el original

enriquecido por este opacamiento hasta semejar sus formas las del origen

Bebiendo el caldo primario de luz y materia / virtual

Sorbiendo la noche y drenando cuerpo en instancias de degeneración / En movimiento tramar el futuro.

Morir con el amante y con la madrugada.

 

*DESAPARECIDOS EN ÉSTE LUGAR DE LA NOCHE QUE DESDE HACE YA AÑOS ES LA PUERTA ENROJECIDA DE VICIOSAS FIEBRES QUE CLAMAN POR LA CAÍDA DE LO VERAZ Y LO SUCEDIDO EN NUESTROS PROPIOS OJOS LA MEDIANOCHE*

 

Cada intersección de las hojas haciendo vértice en los cuerpos.

Cada exhalación una puerta floreciendo su herida hacia un nuevo orden / enlazado / lo continuo

 

SUMÉRJANSE LAS ACCIONES EN LUGARES RENOVADOS.

 

Nuestra reproducción es la casa del virus.

Vaginas goteando babosas ponen más ácidas las noches

Poseídas de la confusión / Expresiones celestes

De un cuerpo en otro cuerpo / aniquilando lo insatisfecho

rasgando el dolor y los placeres hasta llenar las alarmas

hasta recubrirnos de fiebre y de júbilo furioso.

 

Seducidos ante el espejo con velos y sombras que borran.

Anudados por nuestras malas conexiones

Buscamos romper hoy con relaciones pasadas.

/siguiendo el orden de visiones oníricas/

 

TODO SEA HOY POR LA PERVERSIÓN DEL MUNDO

 

por reivindicar el placer

y rehacernos los sentidos así como el cuerpo

por enfrentarnos con velocidad a las mentiras de este occidente tercermundista

aplacado por todos los males de la educación y los siste­mas falseados

 

venimos expulsando toda la data de imágenes

porque ellas son el mundo y

//EL SUBMUNDO//

 

(fragmento del poema “COBERTURA DEL SENDERO”)

 

 

***

Los sentidos sumergidos a menos que milímetros entre lo dicho anteriormente no fueron anticipados, desearon venir sin más.

Lo que se dice y cómo avanza no tiene mayor motivo tampoco

que el de ser y suceder

decirse avanzando por puro brote espontáneo y natural.

Como si su secuencia fuese ya muy antigua

conocida por manos y oídos

y la poesía se presentase siempre que no falte en la propia providencia ciertos elementos

que exceden el sentido, siendo de su sentido

y exceden sus palabras siendo todo lo que es.

Y advierten insignificantes, ahora, las niñas que se han amado y toda aquella ingestión compulsiva

los puentes llamados a caer por la niebla

la rabia en corrosión con los dolores.

La poesía es una manera en que aparecen las palabras

y hoy riego a sus pasos el firmamento de mi lenguaje.

 

Del libro Nostalgia culera o El libro del amor en el siglo XXI (2019)

 

Jhonny Luis Méndez

       

Nació el año 1987. Vive en La Paz. Ha estudiado algunos años en la carrera de Literatura de la Universidad Mayor de San Andrés. Abandonó esta carrera. Ha publicado el libro-objeto Cortos en el taller editorial “Gran Elefante” el año 2015, el libro ESPACIOS OPRESORES en el taller editorial “Gran Elefante” el año 2016, el “plaquette del tránsito” TE Des alojo en Art Disciplina Editor, 2018. Y el libro Espacios postraumáticos Metalurgia en Art Disciplina Editor, 2018.

 

 

De Espacios opresores, 2016

 

Y temo a la fuerza negativa de la mímesis

la seña del otro en mi camino diferente

en una estancia guardo el dulce temblor de la sombra

en un baile a temperatura cálida acorde a los zapatos

bajo el techo estrecho y conforme lo andado

en la lucha masiva y vociferante de hallarte más bello

atento al instante en que fuga la sensualidad del pasado

por la melodía de tu boca en el aliento primitivo que suele poblarme

a ti, años de distancia, dios y marca

 

 

Una cuestión inamovible

una forma pura de la identidad que nos desparrama en el tiempo

y como plantas adherimos nuestras manos por la tierra

como una máquina de arado deseamos retornar a la raíz

ser estimulados organismos prestos a extraviarse en los hábitos del movimiento

en adquirir un autónomo sonido dando sombra a la escena que lo abandona

a él, el cuerpo rutilante, divagante como alameda y prestigioso como lo que no está

-Porque hace años que no lo hallo

 

 

De Metalurgia, 2018





Al principio era yo y sólo yo,

antes de que irrumpas y enciendas esa lámpara

Y de tu mano a mi piel juntaras las cosas

Y de la existencia del resto me haces una parte

y me das cobijo desde lo variado

de tus prendas

y te alejas

y miras

y calculas mi posición desde la

variante en tu cronómetro

y te haces una idea de lo que soy por mi tamaño en

el menudo espacio en el que me despiertas

y te haces una idea de lo que soy y me

nombras

 

¡Te aseguro!

Se está por filmar una palabra

Está por ocurrir que una palabra dará

origen a la escena que no cabe en ella

Como si alguien llegara y se fuera dura

el guión de la palabra

Se está por filmar algo que cabría en el

visitante y su despedida

En este paréntesis lejos del mundo está

por ocurrir una palabra



 

Prolongación

II



Cada día cada noche, nostalgia

Vacío, te veo,

¿cómo te escribo sin llegar a la contradicción?

Fue un lugar que ahora es vacío,

Creció y murió

toda la ciudad construida por su boca ya no está

Tras semejante atentado, natural es el golpe de la fuerza,

el soplo hace girar los cuerpos

una suave brisa lleva lo que no existe al aliento de lo que se esfuerza por continuar

en una moneda girando en el aire, un hombre nuevo parado en los horizontes,

cae de inmediato al vórtice por su vértigo

inevitable

soy joven pero sé de qué trata, la virtud de sostenerse en las paredes irascibles

a ese cilindro habido de continuar en dobles.





Jaasiel Bueno

 

Jaasiel Bueno. (Puebla, 1986) México-boliviano, autor del libro y poema Hipogeusia (2015, “Gran Elefante”, Bolivia) además de los cuadernillos Anallogic Baby, Maldito Amor y Las crisálidas muertas a bordo del Hubble, entre otros. También ha sido guionista del largometraje poético Sol, Piedra, Agua (Diego Revollo, 2017). Colabora con poemas a periódicos y revista: Correo del Sur, Gritos y Hormigón Armado, periódico de lustrabotas. Escritor, director y productor de “Cerro Que Ver”, episodio televisivo de entretenimiento poético, transmitido por TV Culturas Bolivia (2015) en el que colaboran y participan poetas bolivianos.

Hipogeusia (2015)

 

 

(fragmentos)

Hipogeusia, la ciudad es un espejo de ron de celos, putas y mercurio



El Arcángel

esundiabloguiandosushuestesaalahúmedacalidezdelsocavóndelavirgen

Muerde

los cables eléctricos

atraviesa mis uñas con clavos de frío la noche

abre sus fauces y en su estómago jugos ácidos

corroen los delicados organismos arrancan de

ellos las carnes y exponen los nervios

flagela inútilmente el granizo

(…)

Así te conocí”

-próxima tangente-

i ciencia que lejos de mi marchas

i arte que distraída me abandonas

sólo ella rezagada queda

indecisa: exacta: escueta

así te conocí Poesía

por razón de gustos

alta

fea

flaca

-siempre faltan agallas para confesarlo todo-

la verdad

lo objetivo

 

recuerdas cosas

que ojalá nunca veamos en películas

pez titubeante ante la comida predadora;

así te conocí

Poesía

[pez titubeante ante la comida predadora;]

 

 

(…)

sentado, con las palabras escociéndome la boca

renegando de mí, de ti, de ellos

de ellas, la gloria y la vida

prefiero tragarme las palabras

desintegrarme en código binario

e(s)tilizarme / con apuro

knockear la producción literaria

en un paréntesis de sueño inducido

sorber otro vaso de alcohol

Qué grande Ser

víctima-objeto de tu amor

(…)

A dónde han escapado las chicas lindas,

los sueños que ayer papiroflexiando armamos?



Soy mestizo a mucha honra”, interrumpe,

más indio que cristiano pero sí católico,

como todos

 

llevo en mi lo peor de mil razas malditas,

en mi sangre conservo el gusto

por la depravación etílica,

la felonía; de mi color de piel

la fascinación por el suicidio

más un (amañado) gustito por el arte decadente.



Las mujeres borrachas me rodean como moscas,

puedo ver que son agentes infiltrados de la anti-literatura,

prometiendo sus sexos y paz interior si a cambio postergo la escritura.

se disputan mis poemas, mi alma,

los borrachos buscan gresca,

en sus bocas se agitan: asquerosos gusanos,

procuran ofender a alguien para ensalzar el ego

que sus padres no supieron comprender

cuando en su primera infancia toqueteaba a sus compañeritos del mismo sexo.



Bar-fly, Bar-fly, where are thou a – passing away

this time?



(…)

La selva no es útero ni tampoco el bosque

el mar es selva y la selva es jungla

la jungla es jaguar y el jaguar: el sol del desierto

y el desierto

no es jungla

y uno y otro

 

son tiranos

Una madre grita

algo nace y se abre

algo ocurre / algo se olvida

(se pudre una hamburguesa) Algocreceacostadealgoqueseachica.



(…)

tus libros aún arden?

¿Sabes cuán solo

pervive

el mono-hombre

Sabes

la mano que hoy le acuna

le herirá con ponzoña

la sangre dejará al orín hacer su trabajo

la corrupción impía

de tu corazón

devorará tus carnes:

Extrañamente

se apresura la flor a desintegrarse

dura poco

más que un cigarrillo

en la penúltima hora

la que alcanza a traslucir las ranas

los anfibios que volverán a morderte

cuando te alcance la música callejera (…)

 

 

 

EL POEMA DE AMANDA (Poema inédito)



De noche es

Cuando un alfiler hace el ruido de un trueno

Los autos zumban en la carretera frente a nuestro departamento

Cierro los ojos y son las olas de las vacaciones familiares de mi infancia

Esta que llaman postrada no es Amanda, Amanda es esa

Congelada felizmente en Las Palmas en una fotografía

Ahora que amanece, amanece de un modo distinto

Recibimos su llamada el día de mi cumpleaños

Me siento un hermano y me siento débil también

Antes bastaba trotar cinco minutos para sentir calor

Ahora hay debates en los que no participo

Un sinnúmero de poemas que ya no escribo.



Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: