Lenguaje Perú

Poesía

Noche de cono sur & otros poemas – Felipe de los Ríos

 

Noche de Cono sur

 

Eran estrellas incrustadas

en suelo brillante

la ciudad de ladrillos y cimientos

 

no les miento

cuando digo que me trajo el amor más violento

guardado en la furia del pasado

macheteando puertas y cerrando candados

 

la fiera del tiempo

trabaja en los mercados y en los pasillos

de esta ciudad conventillo

que aplasta mi mente

y se vuelve un martillo furioso

 

En esta ciudad me he vuelto más odioso

más delirante que antes

mi mente se ha roto y he sido un centauro, una animal topiario

parado en el escenario

más amarillo, más brillante, se ha llenado de arena mi boca

y todas la bocas del cono sur

 

Si miras desde el cielo verás que esta cuidad es una moneda de un sol

 

Me sentí cómodo y quería inventar un nido en este pueblo aguerrido

 

y esperar que crecieran los jardines de Tacna

esperar el espejismo florido


 

 

Heroíca – 2

 

Tacna inmensa se levanta ante mis ojos

toma mi cabeza y la hunde

un mar de tripas, peces y carnes sazonadas

 

Sumergido en la Tacna real y obcena

donde el dios Sol pasa de una mano a otra

 

Tacna inmensa me dice

 

«No te vayas y decifra el enigma del imperio antiguo, sigue comiendo»

 

Tacna inmensa me abraza en sus leches, emolientes y chichas

 

Un oasis donde la dicha

 

A veces cuesta un sol.

 

 

 

El perro

 

 

Escúpeme en la cara

cholo ofendido

rómpeme el hocico perro calato

traigo el corazón en la mano de pago

la deuda histórica bajo el brazo

 

Escúpeme en la cara

saca toda mi sangre vieja tacneña chismosa

y hazme pagar el doble o el triple

yo no me robé las estatuas de Valparaíso

Yo no me emborraché con Bolognesi y Grau bajo el arco que construyeron para celebrar la derrota, vuestra ignominia, mi derrota

la conquistada inglesa

la victoria del hambre y el chuño que cubre nuestros ojos.

 

Escúpeme en la cara el esqueleto del Huáscar y la calavera de Arturo Prat espiritista

Peruano curtido

Rómpeme la nariz hombre oriental de madera roja

desángrame por chileno, por indio, por no saber quién soy, por americano avergonzado

 

Escúpeme en la cara y maldice

peruano de Tacna, descalabro de Puno

entierra tu daga y saca mis entrañas

después de invitarme a comer y beber en tu casa

que nunca será mi casa

porque los perros ladrones nos callamos ante la deshonra.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: