Lenguaje Perú

Poesía

Poesía para descargar #15 “Biohazard” de Gerónimo Paredes Robles

Descarga el poemario Biohazard dando click aquí

Biohazard o la combustión de un lenguaje remixeado

Por Julio Barco

Pienso en muchos de los poemarios de estos últimos 10 años. Por ejemplo, Masqa de Chumbile, o Mp3 de Valdivia, o Hablemos de mí mientras las hormigas devoran el sol de J Estiven Medina, y trato de extraerme un resumen de sus piruetas poéticas:


1) Expansión de los lenguajes poéticos; poesía de situaciones nuevas, poemas con intereses de comunicar nuevas sensibilidades, tanto de lo urbano marginal, como de las clases medias más ilustradas, como de la cultura pop andina hiper conectada al internet. El nacimiento de una lujuria de textos, contenidos y demás información liberada por el internet que necesariamente desborda el estudio y lecturas de los escritores de esta época.


2) Necesidad de volver a jugar con el yo
como médium para transmitir coordenadas, y apertura a un lirismo mental. Parece que al perderse lo sagrado como juego en lo poético, nace la necesidad de volver al uno, a ese endiablado y jodido uno que somos, y poetizar bajo ese movimiento. Es decir, expandir la experiencia del uno mismo y del lenguaje con sus reflexiones y sus hipótesis. Herencia de un montalbettismo mezclado con verásteguismo(1).



3) La reinvención del discurso político,
que necesariamente sigue siendo medular en lugares como el Perú, tristemente célebres por su corrupción institucional y su pobreza a raudales e ignorancia en relación a un “discurso cultural generalizado que despierta la necesidad de un cambio-a-nivel-cultural” (2)

En ese sentido, hablaré de Biohazard desde diferentes aristas, que son:

Sobre el peso de la vanguardia: Oquendo de Amat (de la máquina de escribir al documento de Word 2017)

Digamos que Oquendo movió el sentido del poema como verso y métrica y amplificó los usos/modos de entendernos con papel y usuario. Es decir, nos emancipó y nos dijo: “escriban como quieran”. La revolución de una hoja de Word es lo que impone las caracteriza de este poemario: uso de todo tipo de caligrafías, modistas y solturas; una suerte de vanguardia 2.0.

Sobre la vigencia de Lezama Lima & el Poema Integral de Juan Ramírez Ruiz / con pizquitas de Bombardero/Czar Gutiérrez

Lezama Lima propone un lenguaje que mezcle las sensibilidades, Juan Ramírez Ruiz uno que mezcle los géneros. Los dos, imponen el discurso de este libro. Evidentemente la cultura de Lezama Lima era del tamaño de un continente y JRR era otro intenso lector, es decir, sus propuestas son barrocas, pero también, y esto es lo genial, muy autóctonas del propio sentimiento latinoamericano del mestizaje: la lengua latinoamericana como todas las lenguas, la lengua latinoamericana como un coro de lenguas y lenguajes y sensibilidades y adns poéticos.

Sobre mezclar las voces y estilos (multiplicidad de voces/ estructura-miento de una poética)

Sobre mezclar las voces y estilos (multiplicidad de voces/ estructura-miento de una poética)

Al leer leer Biohazard pienso en los poemarios como interioridades, como laberintos, como planos de casas, con puertas, ventanas, umbrales. Sin embargo, a veces esa estructuración, impone un artificio. Por otros momentos roza lo banal, aunque en la siguiente intención exprese una situación intelectual o profunda.   

Sobre la influencia de E. Verástegui: SPLENDOR

Splendor de E. Verástegui es –según Zurita- uno de los más grandes intentos de hilar los últimos apuntes de la vanguardia. Búsqueda política del surrealismo con Bretón. Manifiestos y suicidios con Maiacovski. El uso deliberado de la palabra “sticker” profiere al libro un sentido más curiosamente pop, es decir, un sentido no solemne, aunque en sus más amplios sentidos el libro no pretenda ser solamente un mero recuento de banalidades. En Verástegui hay mitificación y desmitificación del acto poético, elevación de lo sublime, profundidad de sentidos académicos y metafísicos.

Sobre las mismas ideas/ Biohazard: la combustión de un lenguaje.

Esta generación, con todo lo que viene intentando desde el ámbito de la poesía, desde sus libros y estéticas, todavía no eleva el contenido de su trabajo. Transformando un libro en una amalgama de aventuras y pirotécnica verbal los jóvenes autores pueden llegar muy lejos, no obstante, hay que trabajar rigurosamente por ese lenguaje en combustión. Sé – me consta- que muchos teclados en todo el país, trabajan duramente en ello.

Creo, en suma, que este libro tiene aportes, en relación a la expansión de sus estéticas (se siente el peso de las lecturas e influencias del autor/ hay lecturas y cultura pop) aunque en sus momentos más desafortunados pueda caer en lo banal o simplemente lo “auto-representado” que denotan a su lenguaje un espeso movimiento de imágenes que no llevan sino a la curiosidad del instante, y que luego se derriten de nuestras pupilas. Aunque, con todo ello, celebro la necesidad e intención de crear una obra estructuralmente más madura que muchos de sus amigos (y hasta editores de los propios editores del libro).

En suma, se logra crear un lenguaje pirotécnicamente verbal, y, que, en sus mejores momentos –entre lúcido, pesimista, y beligerante-, abre nuevas formas de acercarse al poema. Esperemos el siguiente título de este autor.

Seremsa, 2019

NOTAS:

(1)verásteguismo: mezclador de géneros, estilos y demás para construir una obra infinita. Va de lo urbano a lo sacro, de lo político a lo erótico. Posibilidad de un cuerpo místico.
     montalbetismo: renuncia a la verdad de la palabra, duda, ironía; cavilaciones alrededor de la situación de la lengua y la política. La esencialidad de la poesía
frente a la novela: la situación submarino. Posibilidad de un corpus linguístico.

(2) Ojo que ahora parece que se abren más puertas a nivel de apoyo cultural, algo que nuestro país – repleto de arte- debería tomar en cuenta, dado que la poesía y el arte en general imponen una solvencia y enriquecimiento natural al país donde se desarrolla. Atentos a eso.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: