Lenguaje Perú

Poesía

Adelanto del libro ADN sobre un computador del escritor cuzqueño Pedro García

Poseo una rara obsesión.
(del libro Inédito ADN sobre un Computador)

Me gusta sentir mi cabeza llena de ideas saltando mientras me deslizo por la av. Colmena No hay nada más fresco que ofrecer.

Nos tomamos fotos de noche, hacemos el amor y soñamos en diferentes caminos que Nos arrojen de lo que somos.

 Nada más que Buscar el amor cuando me desespero por ti. Mi dulce charapita con lunar entre los labios. Ya estoy demasiado loco y no deseo nada. Salvo arder contigo o con cualquier loca.

Digamos que de toda mi casa apenas y conservo la dictadura del fuego, servilletas y una maceta. Abro una página de internet y ofrezco las visiones de toda una vida.

Tomando de noche con Stanley & un veneco recién conocido, ¿por qué bebemos tanto, cuál es el sentido de todo?

No todo gozo por el arte es locura, hay lucidez en el asunto de observar trenes, de caminar por puentes amando furiosamente los cielos.

He gritado que mi cuerpo se desborda con la emoción de mil aves & el precio de pagar es una vida sin orden ni otra música que cuerpos & el precio consignado a mi demencia es directamente improporcional a la luz

 Ardo en todo este conjunto de seres que son la vida. Los versos, cuya esencia fueron trenes, ahora son madrugadas. En el fondo de todos los versos, tú y yo como una uva madura explosionando en el invierno. Me destruyo. Mi corazón explosionó anoche.  Alcoholismo es una palabra peligrosa que no puedo gritar más. Llegas a la conclusión de que todo será cuerpo.

Y que cada persona observa a su modo este juego desdichado llamado vida, y vida no solo son poemas largos escritos en tu computadora mientras las pulgas te pican los dedos, cada uno detecta una forma diversa de entenderse en el mecanismo de las cosas.

He deseado tu cuerpo más allá de la razón en la que brota la palabra como un pincel que socava a gritos este retorno.

No hay retorno para este viaje. Oyemos juntos a Pink Floy en el auto por
Las calles de mi país y Pink Floyd es una notita masomenos triste para mí.

No hay que alardear de nada.

Poseo una rara obsesión. Estoy en una habitación
de una calle cualquiera y resuelvo hablar, es decir, escucharme onduloso en el
galope de las cosas.

Hemos soñado con una fugitiva manera de reírnos,
con una demente manera de romper las formas. Sudo dentro de mi casaca como un animal cualquiera. Yo, 

te puedo afirmar que vengo de caminos desesperados y que
solo soy un pobre literato en el camino al olvido, al desprecio
a la luz que se desborda de los trenes y en la que yo sueño

(cruza una combi por estos trenes/ mi tía me hablaba del amor
el otro día explicándome la historia de algunos cuyes en tómbola)
para ti la desesperada flor de mis cantos.

Lluvia es un verso cualquiera. Amo los Olmos de los parques. La muchacha que vende pan Con pollo me recordó una cariátide griega. Siempre me confundo y me aclaro

Y declaro que fundaré la nueva gramática de las flores
Mientras me emborracho un miércoles en mi barrio clasemedia baja
Estoy arrojado entre los terminales y espero que salga mi bus.


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: