red peruana de literatura

pensamiento creativo

Poesía peruana para descargar #22 «Desovaciones» de Italo Passano- PARA DESCARGAR- GRA(TU)ITAMENTE

DESCARGA GRATIS EL POEMARIO NÚMERO 22 DE NUESTRA REVISTA -MOVIMIENTO CULTURAL/ AQUÍ!!!

Este es el poemario número 22 de la colección de poesía virtual de lenguajeperu, y, antes de comentarlo como solemos hacer en Lenguaje, queremos expresar nuestros puntos de vista sobre la difusión, realidad y vida de la poesía peruana en el año de 2019.

Es necesario ser absolutamente claros, con nosotros y con todos.

En verdad me peso decirlo, pero vivimos nuestra poesía con casi nulo interés de los propios autores con leernos, tratar de entendernos, cultivar un lenguaje que se retroalimente. Parece que todo lo poética se termina encerrando en la vida social, en las tertulias al paso y en la inhóspita crítica boba de uno a otro poeta. En simplemente lo banal expresado como punto central, cuando lo neurálgico sería pensar en como mejorar y amplificar nuestra propia tradición y/o proponer más campos de vista. Por otro lado, el público que consume poesía es el mismo que la escribe y también la difunde y la crítica.

Añado: eso no nos hace guardar la guarda, seguir alumbrando el fuego, seguir acariciando todas las posibilidades que nos ofrece la libertad del movimiento poético.

Es imperativo seguir pensando, subrayando, escribiendo, exigiéndonos como una perpetua convulsión contra una época que nos ofrece miasmas y placeres vacuos.

Si usted lector revisa los libros publicados aquí podrá comprender un poco el panorama que se dibuja por estos años. 22 libros que son también la cara de un país, ya que en lenguajeperu.pe no pretendemos fomentar la centralidad, sino, pues, una apertura más democrática de nuestras poesías.

Porque tenemos que pensar la poesía peruana como un plural, como un gran coro.

Al margen de que Verástegui sea mejor que Montalbetti, o que Morales Saravia tenga una obra arborea y amplia, o que Borjas sea un poeta insular dentro de su desarrollo, o que habría que desenterrar nuevamente la vanguadia para en ese caso poder establecer un mejor desarrollo mental del campo en el que nos hemos ido desenvolviendo. Hay mucho que discutir, discrepar, resolver, cambiar, resementizar, escudriñas, explorar dentro de nuestra Tradición.

Este año, por ejemplo, Los heraldos negros cumplen 100 años de ser publicados. Dos épocas disimiles se enfrentan al mismo espejo del lenguaje y se desarrollan imperiosamente como una sola elucubración mental.

La tendencia de las publicaciones no fue filtrada por el amiguismo, sino como un resorte y respuesta ante la necesidad de un espacio real donde nuestra poesía se difunda. Nos encontramos en una época maravillosa para esos mecanismos, gracias al uso del internet.

Leer poesía es un trabajo solitario, fragmentado, intemporal, cáustico; hace falta voluntad y concentración para desenterrar los versos, escudriñar sus sabores, alternarnos y penetrar sus esencias. Entonces, en medio de la vida moderna, de los ejercicios diarios por sobrevivir, de la vida social, de los comunes encuentros, el lector de poesía se hace un espacio y escucha, como sugiere Lihn, oír la musiquilla de las esferas.

En medio de todo el desorden, la experiencia de todos estos libros, nos arrojan a las siguientes ideas:

1.Publicamos desde vanguardistas peruvian (Alberto Mostajo) o poetas epígonos de la generación del 70 horazeriana (Manuel Morales), voces novísimas (Alex Suyo, Omar Lívano, Diego Lino y Cristhian Gonzales), autores representativos de sus regiones (Willni Dávalos, Mario Morquencho, Renato Quevedo, Italo Passano, Ray Paz, Gerónimo Paredes Robles,Albert Estrella) y poetas más consolidados, que desde hace unos años se volvieron autores de culto para una pequeña masa lectora del país (Chumbile, Ludwig Saavedra, Mario Morquencho, Pablo Salazar Calderón, Zoila Capristán, Rafael Robles,Héctor Ñaupari) y con autores recientemente valorados a nivel nacional (Miguel Ildefonso y Willy Gómez). Incluso un joven autor argentino: Franco Bedetti.

2. Lejos de jeraquizar para «dar poder» simplemente queremos exponer los lenguajes que encontramos dentro de sus fuerzas, de sus movimientos y de sus temáticas.

3. Antes de viajar a Arequipa a dar unos talleres este año, me senté frente a la Vía Expresa con un ejemplar de Aguas móviles (antología de poesía peruana 1978-2006) Lo que me dejó pensando sobre el modo de determinar y organizar semánticamente la poesía, en palabras de Paúl Guillén, fue la semantización a través de flujos y no de generaciones. En ese rumbo, los flujos según el autor de Ese es algo que nos es esquivo siempre, nos ofrece la entrada al mundo de los sistemas poéticas. Pienso que el sistema es más complejo y nos permite visualizar la poesía al margen de la nacionalidad o el tiempo. Verátegui, por ejemplo, comentado la poesía de Germán Carnero, nos dice que » No creo en generaciones, ni en facilitaciones críticas que periodizan las generaciones por las décadas sino en escuelas y estilos que hablen de aquellas cosas por las cuales los hombres luchan: la belleza, por ejemplo, (…)»

4.Mirando a estos ya 22 autores mediante sus «flujos» podemos encontrar, ávido lector, desde los más solemnes con la tradición hasta los que la reinventan y abren nuevas posibilidades simbólicas, nuevos giros que aperturan sensibilidades, es decir, nuevos flujos en el panorama de la poesía viva del país, pues, el esquema de la biblioteca se basa en la regionalización de nuestro arte.

5.Independientemente de lo que se chismosee actualmente, se diga en los imbox o mensajes de texto, se escuche como rumor asolapado en las mesas de madera de las cantinas, o sea parte del alimento diario de hambrientos y anodinos plumíferos – acuciados por la avidez de sorber algo más del néctar diario- el quid del asunto es asumir el trabajo de nuevos libros, propiciar el encuentro de más ambiciosos movimientos simbólicos, que aumenten la Tradición o la expandan. En ese sentido, en lenguajeperu, somos rubendarianos, y creemos en una actitud que refresque y asuma un rol de oxígeno para la nueva crítica de poesía peruana, y no solo peruana en relación boba al chauvinismo, sino en la de-codificación de la identidad a través de representaciones, de la interpretación del mundo a través del arte.

6. Finalmente, invito a toda la comunidad lectora nacional e internacional a compartir sus publicaciones con el afán de seguir retroalimentando la poesía de nuestros continentes, estableciendo nuevos diálogos, nuevos modos de vernos y entendernos, nuevas plataformas para descubrir las emociones y alimentar el ser. En lenguajeperú servimos la mesa llena de pan, vino, uvas, ciruelas, pasas y demás frutos para vosotros. Hemos recopilado estos frutos para el invierno. Que los disfruten.

(si quieren leer los otros 21 poemarios dénle click aquí)

(si quieren leer mi crítica al libro Desovaciones dénle click aquí)

Escrito por: Julio Barco

más información sobre lenguajeperu.pe aquí

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: