Lenguaje Perú

Poesía

En mi cuerpo & otros poemas de Eric Huarca

POR QUE NO SOY EL MISMO CUANDO ESCRIBO Y CUANDO TE VEO

Soy un monstruo que bebe arañas de una lata

Que huele mucho sus dedos

Que se baña con detergente

En mis uñas, entre la carne y la uña tengo

Locos que vuelan en el suelo pidiendo cielos

EN MI CUERPO

Las sombras de mis huesos son muy profundas y podrás guardar tus joyas y mis ojos en mis costillas como estantes

Mis brazos podrán sacarte la carne entre tus dientes

Y mi saliva para destapar tu baño

Mi cabeza raspar tus ollas quemadas de agua

Mi piel cubrirte de los huaycos

En mis manos tengo generaciones perdidas

Y mis labios solo conocen 4 labios sin contar los de mi madre

Mi hedor hace nacer a las espinas de las rosas que hueles

Cuando sudo le quito el óxido a los clavos

Mis besos; la marca de los mulatos

Y mi canción: el coro de perros de mi cuadra

Mi mejor baile es el  t a m b a l e o de un borracho

Mi sed insaciable es tu cuerpo listo para tomar

El color chuño es mi favorito

Y la mejor prenda que tengo es mi calzoncillo NIKE

Y lo lavo cada vez que llueve

Y lo seco cada vez que hay un eclipse

En mis sueños soy un apéndice

Que se llena y revienta

Y en mis pesadillas

Un periodista ayacuchano en los ochenta

Nací con siameses en los ojos y solo vez las cicatrices

Juego solito a las escondidas y no me encuentro

Cuando me despierto soy un capullito de lagañas

Y los veranos que voy a la playa a pensar en ti

Piensan que soy un resto arqueológico en la arena

Y fumo al revés

Y cuando intente tomar aparecí calato en

Mariano melgar bajo su estatua

Ya tengo mi tumba lista en el patio de un

 Chifa

Y cuando mires mi cara dirás que es Arequipa

Y el Misti de mi nariz en la cima

Y tú vives por mi frente y yo en lunar de mi quijada

Te siento como el colibrí acosador de los árboles en las mañanas

Dame tus besos

Quiero cultivar tu papa

Ser la lluvia de tu sendero

¡Y AMOR MIO!

¡DEJAME!

Llenar el vacío de tus huecos

JUAN CACADERO chupaba con sus amigos, chupaba por los que faltaban,

 Por los que vendrían

Y por los amigos muertos de infancia

En el jardín seco de su tía, era

Regado en días con la espuma

Y saliva de este tío

Apoyado en el árbol que lo vio crecer

Y lesionarse a los 19, sino, hubiera sido jugador del Liverpool, él era

Causa del Manco y el Churrito, conocido del Nene e íntimo del Cachete Zúñiga, pero como

La vida floreció cigarritos en su boca  (y lo rompió), término siendo parte esencial de un taxi

Y después de su chupa, que eran los jueves

Salió a toda máquina a atropellar a un

Chibolito y este quedo entre las llantas y su grito le saco el alcohol de la sangre

Pero Juan Cacadero, como el alcohol al miedo

Fugo al chiquito partiendo

Y asustado este señor

Le prendió fuego a su tico

Se volvió calvo se fue a Lima ganó la Tinka

Vive en Lima y en años chupa en Lima, en los barrancos

Eso quisiera…

Pero el murió cuando exploto su carro y su pesadilla eterna

El niño gritando

Oe borracho, mis piernas.

Don Puchoberto

Tuvo hijos como conejo

Y ahora no tiene nada

Don Puchoberto tiene demandas

De 10 madres diferentes

                                                                                                                                 No tiene trabajo

Tiene un buen trasero

Y travesti se volvió en secreto

Y

 Como sé de Don Puchoberto 

Porque mi pata fue a la Mariscal

Y me dijo llorando y cojo

Ta’sumare on

Pensé que era flaca 

¡Quien!

Lloró, más aún: el Don Puchoberto

Bebé, niño, joven, caballero, tenga cuidado

Con Don Puchoberto

Tiene vestido verde y pies gruesos

Causita cuidado

No te dejes seducir

Con su acento sensual Camanejo.

Para mi amigo Camanejo.

   A mi abuelo paterno

Mozo, deme una hoja para escribir mis penas

La adolescencia se me va

Como a esos borrachitos sus botellas

Rápido, veloz he crecido entre toda esta gente

Y moriré bajo ellos

Y dígame porque la vida corta como un cohetillo

(Y recuerdo cuando le volé el ojo a un amigo)

Y dígame porque la agonía larga

(Como la de una paloma atropellada)

¡Y dígame porque la muerte eterna!

Dígame porque su bolero sangriento

Y su llorar de arrepentimiento

Al igual que usted me vuelvo

VIEJO

Como la esquina

Como la bodega de la señora china

Y mi vida es negocio y muerto seré

100 soles en flores.

Mozo, enséñeme el vaso de mi abuelito

Quiero decirle que le quiero

Quiero verlo sin estar ebrio

Decirle:

Oye, abuelo, soy tu nieto

Gracias por tus historias de campo

Y aunque mi abuela diga que eres un desgraciado

No lo eres, solo fuiste

Un pobre hombre

Endiablado.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: