red peruana de literatura

pensamiento creativo

春 Haru & otros poemas de Gonzalo D. Marquina Arcos

Haru

Aquí y allá,

vuelven las aves.

-Susurros de primavera-

 

Semáforo en rojo:

en medio de los autos

¡vuela una mariposa!

 

Ante la mariposa en vuelo

se asombra el gato…

deja de lamerse.

 

Amable buganvilla:

entre hojas de mi antiguo libro,

una de sus flores.

 

Deja aromada

la mano que la corta:

hoja de eucalipto.

 

¡Y las flores de más arriba

se las vamos a regalar

a los colibríes!

 

¡Crash – Crash! Remueve

la tierra fértil con sus pasos:

una tortuga.

 

Sin decir nada, el niño

ve un barco a lo lejos

y lo señala.

 

Levanta la pata, el perro.

Se yergue de nuevo,

la flor.

 

Montaña distante.

Una hilera de antorchas la atraviesa

alumbrando su verdor.

 

 

 

 

Natsu

Canta el cuculí,

y de pronto aclara el día

allá por los cerros.

 

Se deslizan despacio

entre la tela de araña:

gotas de rocío.

 

Flores color lila:

se vuelven más lilas

en el fondo estival matutino.

 

Los niños

miden el largo

de las orejas del perro.

 

Caen, giran y

se elevan, siempre juntas

las golondrinas.

 

Bajo un mar de nubes púrpuras

juegan los niños…

¡Es el verano!

 

El roto bambú

silbando imita

el canto de los búhos.

 

El guardián del muelle

anda ya sin mirar

el ocaso entre las islas.

 

Alta marea:

desgarrada por las piedras,

la voz del mar.

 

Con gesto de cariño

te has posado en mis rodillas,

grillo perfecto.

 

 

 

 

Aki

Un diente de león

se deshace en mis manos…

despierta el otoño.

 

Fresca mañana;

desde una rama asoma

y canta el ruiseñor.

 

Se advierte tormenta.

Confiada en su densa red:

la araña inmóvil.

 

De la mandarina,

el crepúsculo otoñal

ha tomado su color.

 

Baja marea:

sobre la roca un cangrejo

esparce su espuma.

 

Noche de neblina.

Acaso no halla el nido,

y llora la golondrina.

 

-Otoño en la ciudad-

¿Cómo has cruzado, caracolito,

esta autopista?

 

Día del padre.

La morera que planté se ha vuelto

hogar de alondras.

 

Sobre la fuente

la hojarasca que cae

mece la luna.

 

De los tulipanes

beben los colibríes

la lluvia de ayer.

 

Fuyu

Precioso, surge

-pasada la niebla matutina-:

el amancae.

 

A su capricho

brota el musgo silente

sobre el estanque empedrado.

 

Croa una rana:

en cuclillas, contempla fijamente

la luna.

 

Relampaguea.

La lluvia sobre el monte

se ve, claramente.

 

Como una peregrinación,

trepan por la pared

los caracoles.

 

¡Ah, lluvia repentina de la tarde!

Y el poemario que leía

lo dejo a medias.

 

La anciana vendedora,

algo le canta a las palomas

en su lengua natal.

 

Cesa su canto

el grillo… y el sauce

queda más solo.

 

La sabiduría

de no ser sabio…

Invierno de los pájaros.

 

Garúa costera:

apenas dobla los pétalos

de los nomeolvides.

 

One thought on “春 Haru & otros poemas de Gonzalo D. Marquina Arcos

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: