red peruana de literatura

pensamiento creativo

4 poemas nuevos de Emilio Paz

Lenguaje Perú tiene el placer de mostrarle 4 nuevos poemas de uno de los poetas más destacados de la poesía peruana contemporánea: Emilio Martín Paz Panana, quién el año pasado público su segundo poemario titulado «La Balada de los Desterrados». Sin más que decir, ¡a disfrutar del show!

SOBRE LA MUERTE

La muerte cose las historias humanas
respetando los parámetros permitidos:
distancia
                peso
                               altura
                                               olvido.

Porque es una lastimosa crueldad
que los gobiernos entierren a sus muertos
                                               sin nombre y sin casa
debajo de los anaqueles
de siervos y de caídos.

Hoy no padrenuestros que rezar por algún santo
ni flores que se puedan comprar en las puertas
                                                                               de los cementerios.
Hoy es el réquiem silencioso
para un niño que dejó su cabeza
sobre las piernas de su madre
internada en algún hospital del Estado
con destino la muerte.

La muerte atrapa los sentidos perdidos del hombre
para depositarlos en canastas de paja
que recuerdan al aroma de las abuelas:
por eso la muerte es tierna.

Pero nada tiene más gloria
                que el canto
                de un niño
                a las tres de la mañana
                buscando a mamá.

SOBRE EL AMOR

El amor es un incendio
que nos quema
desde las entrañas
arrojando la muerte
de nuestros úteros invisibles.

El amor es un puñal
clavado
que nos deja agonizantes
frente a la imagen de un santo.

El amor es un pájaro expulsado
del arca de Noé
y que se libró de las leyes divinas.

El amor es la fuerza
que destruye a la humanidad
para regresarla a su origen:
el misterio.

REQUIEM AL INFINITO

Te busco
como se busca
                el aire
                el agua
                el sexo
                la felicidad
                la justicia
                la Verdad.

Te busco
detrás de una montaña
como el alba que nace.
Te busco
debajo de los mares
como fuego que muere.

Ahí andas,
perdido,
entre mis ideas
y mis temores.

Porque eres aura
porque eres luz
porque eres una noche
                sin silencio ni olvido.

Te busco
siempre te busco
como respuesta
al agujero
que crece con los años
como crecen mis dudas.

Preguntas que huelen a ti,
como abrazos de madre
para la hora de la siesta.
Como sentir el regazo materno
en los años primeros vitales.

Siempre tú
como un aguijón clavado
en los sentidos
en las manos
en los músculos de mi cuerpo
que quiere despojarse de sus carnes
para cambiarlos
por una palabra tuya.

Siempre tú
que solo se presenta
en horas de la muerte.

A MI PADRE

Mi padre es un puerto viejo
desde donde zarpé a la mar del tiempo.

Mi padre es un cielo de cobardes
desde donde llueven lágrimas de valientes.

Mi padre es mi padre.

Es un espejo roto que bifurca mi rostro
en múltiples rostros de diferentes niños
y cada uno de ellos
es un hijo que deseó tener mi padre.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: