red peruana de literatura

pensamiento creativo

Resistencia & otros poemas de Ruth Vega

RESISTENCIA

Aun puede reventar mi piel y germinarme unas plumas
Desnuda abrí los ojos y oyeron mi primer grito los pájaros
Ellos mismos han de venir a llenar mi garganta de sus cantos
Que hastiada estoy de ir de tumbo en tumbo arrastrando mi lengua
Aprenderé el lenguaje de la lluvia cuando canta
Y ay de ti si no estás para juntar tu voz a la mía
Porque lloveremos el cielo para despertar las raíces del sonido
Inundaremos el vació hasta que vaya a parir tu canto
Silencio invadiremos cada espacio tuyo
Y mañana cuando el sol este sobre tu ombligo
Despertaras en cascadas cual bullicio de millones de mamíferos en celo
Ha llegado el sol de mediodía sobre la cordillera blanca
Ella le ha engendrado una hija que lleva por nombre selva
Tiene anchas las caderas y es de frondosa cabellera
La vida no ha de resistirse a ella y parirá hasta la arena
Su belleza tiene el mismo color de tus ojos ahora que lloran

MIGRANTE

Expatriados de sus tierras a vagar sobre el asfalto.
Desahuciados a cavar la roca con sus pulmones.
Mientras clama el vientre fértil por simiente
Mientras se desborda el cielo de tanta sed que no aplaca
Aúlla el pinquillo en el débil aliento del huérfano que ha quedado
Tísica y ebria de nubes arrastra como puede el arado.
Regurgita coágulos luto el pecho impotente
Del que cuelgan dos pequeños ojos que ya no miran
Aún late corazón en un rincón de la muerte.
La piel cauterizada por filos de sol.
Puño senil despierta por instantes a silenciar al culpable
Mientras al otro lado de estas montañas.
Los pocos gigantes se embriagan con sus sangres enfrascadas.
Ensanchan sus enormes y deformes panzas.
Desnudan y mancillan las flores silvestres
Después las visten con cicatrices de plástico.
Para plantarlas en los rincones
Donde defecan y mean solo los perros.
Forja el enemigo un justo rebelde
Para inventarse guerras y negociar sus armas.
Tiempos de amarga hiel erigen nuevos ídolos
Derramadores de dientes de leche.

AUTOBIOGRAFIA

De madre quechua y padre Aymara, cusqueña de nacimiento, comparte poesía en redes sociales, revistas y radios online, ha participado en recitales en su ciudad natal tales como Enero en la palabra (2015 – 2020), Señales de Humo (2016), Transito de niebla en Paucartambo (2017), lecturas en la Casa de la Literatura Cusqueña. (2018). Memoria poética del ombligo del mundo (2019).

Escribe para compartir, porque para ella la poesía es hechura de la tierra húmeda que espera brotar savia para alimentar al hambriento y echar raíces en nuestras venas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: