red peruana de literatura

pensamiento creativo: poesía, literatura y más

Reseña: Terra Vienta de Christian Rafael/ Por: Miguel Ildefonso

Terra vienta de Christian Rafael

Terra vienta (Editorial Apogeo, 2019) es el segundo poemario de Christian Rafael (Lima, 1994). Con una propuesta estética que hurga entre los orígenes del barroco y del simbolismo, estamos ante una poesía que se centra en el lenguaje de lo lírico como una búsqueda (ejecutada en la maestría de Vallejo con Trilce) de expresión de lo más recóndito de lo humano. Entiéndase lo humano como reflejo de la totalidad de un cosmos infinito. Es por eso que el inicio es un (En) silente, es decir, nos ubicamos en el principio del verbo, de la palabra; para luego retratar a la madre de toda la naturaleza (la primera palabra que aprende la criatura humana) en Hidra mater: “Al saco marsupial,/ cigoto veraniego de capullo invernal/ a mi primera luz/ clamorosa eternal”.

Esta búsqueda del origen para remontarse a un viaje exploratorio a lo desconocido, es la ruta en que la poesía está fluyendo en este nuevo milenio, y una muestra de ello es este libro que nos entrega Christian Rafael, que así firma, sin apellidos, como denotando esa emergencia. En una de las mejores secciones del libro, The ballad off Sanz, dice: “Denominador dominador/ de algún momento,/ a la mínima pizca de carencia de mi arrullo, me deslizo hacia el enjambre de realidades”. Más delante de su viaje: “Y andar solo, al andar/buscando que dar en línea curveada/ a la inminencia de tu tímido paladar”. Es un viaje, entonces, en realidades que van refundando los lenguajes de la poesía del nuevo milenio. Porque la obra es “castillo edificado/ por mis lastres de tejido mordaz/ a un brote de cúpula vehemente// del nadir Neanderthal moribundo/ al cenit veloz de velociraptor moderno”. 

Terra vienta aborda otros temas conforme avanza la lectura. Nos hallamos con el tópico del amor como simbiosis germinal, y en ese estilo hibrido, atento a la musicalidad que resalta las traslaciones y mutaciones de lo humano que este libro se propone retratar. Como dice Francois Villanueva Paravicino en la contraportada: “El lector degustará de estos versos como lo celebraría el más apasionado crítico ante una pieza poliédrica”. Justamente esta imagen del poliedro es la mejor representación de esta poética múltiple tal como son estos tiempos nuevos.

Miguel Ildefonso

Calle NN, verano, 2020.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: