red peruana de literatura

pensamiento creativo: poesía, literatura y más

Pateas la caja de al lado y otros textos de Miguel Domínguez

Aquí les compartimos 3 textos del joven periodista Miguel Domínguez. Sin más que decir, ¡a disfrutar del show!

Pateas la caja de al lado

Pateas la caja de al lado, no te ha hecho nada, pero aun así disipas tu ira en la cajita. Es demoledor ver ante tus ojos, los objetos inanimados cobrando vida, porque tú se los da, para luego aniquilarlos con tu carácter iracundo. ¿Qué te han hecho estos objetos? No respondes, tu silencio es cómplice de tus acciones. Agarras y tiras, pateas, quieres gritar, pero no puedes ¿Cómo alguien sin boca podría gritar? Tú mismo te lo has buscado, prefieres engullirte en este sórdido y áspero silencio. Tus amigos se han ido, tu familia se ha ido, el amor de tu vida se ha ido, tu perro se ha ido. Ves un bache en el piso lleno de agua, te acercas y observas. En el agua del hoyo, te ves a ti mismo, pero te le quedas mirando un buen rato. ¿Qué puedes ver encontrar en esa mirada perdida tuya? ¿Qué te dice? ¿Por qué seguir con esto? Bien sabes que en el fondo lloras, pero ¿de qué? ¿Por qué estoy así? Hombre, te entiendo yo también he sufrido por todo lo que m

e ha pasado, pero soy un guía ahora, y tú te has detenido. Sabes sé que se siente estar así de triste. Pero no te preocupes, yo estoy aquí para guiarte, arriba esa mirada, observa tus manos, tus pies, date un enorme abrazo a ti mismo, quiérete, y ánimo. Todo saldrá bien, mientras este yo aquí para guiarte a la salida. La luz te espera, vuelve a casa mi hermano, vuelve a ser tú otra vez. Sígueme, no te detengas, vamos a salir juntos de esta.

Quiero aglutinarme

Quiero aglutinarme de prosa y lirica profunda Quiero ser absorbido por esa tensa bravura del tiempo íntimo Quiero borrar esa sonrisa falsa y entregar mi más preciado secreto contigo Quiero presumir de mi delirio y vasta amargura Porque para mí el tiempo íntimo es magia que recapacita al tornado pequeño Porque no hay miedo de expresar mis más aledaños tesoros que son las palabras Esas que necesitan de un cobijo y significado, un nombre o un propósito Esas que necesitan crear figuras abstractas que me llevan a un espacio y tiempo Ese lugar que refuerza mis lazos con mis sentimientos grabados, en la recóndita memoria muscular

Movimientos tibios

Movimientos tibios de sus dedos tocaban mis mejillas, mientras se le escuchaba murmurar algo ininteligible. Luminoso dador de recuerdos exhumados me reprimen. No la quiero dejar ir. No puedo. Sin embargo, en el fondo ella quiere que sepa que su voluntad está ahí luchando contra sus demonios. Desde que empezó a temblar me di cuenta que nada podía salvarla. Su cuerpo hacia movimientos incoloros que subyugaban el atardecer. Era un hermoso cielo lleno de colores figurativos del tiempo. Pero aquel atardecer se volvió violentamente en la desprovista de nuestra felicidad. Todo se convirtió en un ambiente opaco. -Me dejarás aquí clavándome mil espadas en el pecho mientras tú te hundes en la eterna oscuridad. Me quedaré solo lleno de un vacío del cual nadie podrá llenar. Ella poco a poco se fue apagando como una velita. Y pronto había dejado de mover involuntariamente sus extremidades, mientras yo la abraza con una fuerza ardiente con tal de que su fuego no se apague jamás. Una vez más esas figuras abstractas invaden mis momentos más solos. Una sensación conmensurable de melancolía hay en estos ojos que observan desde la oscuridad como la luz del poste se filtra por las cortinas, para iluminar una parte de la sala. Los recuerdos de mi amada están vivos en sus objetos más preciados. Yo no puedo tocarlos, hay un augurio que aniquila poco a poco mi ser. Sus pertenencias están ahí, intactos. La madrugada se ha convertido en mi pesadumbre para valorar el tiempo que pasé con ella, el poco tiempo a su lado mientras ella se sostenía a mí como una abeja se acerca a las flores, tan íntimos, tan amigos, tan cómplices de la vida.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: