red peruana de literatura

pensamiento creativo

El pasajero subterraneo de Ricardo Vega Jaime («Richie Lakra»)

El poeta es un perro del infierno (o algunas ideas sobre eL PASAJERO SUBTERRANEO de Lakra)

Por Julio Barco

Los Poetas de Asfalto fueron y son una pandilla que creció como la higuerrilla salvaje: en la misma calle. Su poética se basó en la fotocopia, la rebeldía, los recitales, el rock, el ron, los patas charlando de la posible ruta poética: cuerpos y calles, neblina y patas de polo negro haciendo escándalo en la calle. Peleas co los tombos. Pepsi con pisco. Madrugadas eternas.

Recuedo que alguien me contó que una vez observó a Primo Mujica corriendo como Henry Chinaski por una calle de Quilca. También recuerdo los vídeos del tío Richie Lakra, (tremendo, sonoró nombre para despistar a los pánfilos) entrevistando a Verástegui mientras tomaban un yogurt en una bodega de La Molina; lo curioso era su alto voltaje de desencanto y joda frente a un escritor como Verástegui que solo quería tomar tranquilo su vaso de yogurt de sauco helado y charlar de Plotino o San Agustín.

Las confesiones. Lo cierto es que su apuesta por la literatura, simbolizada en su larga revista de poemas collague, nos hacen ver, para estos tiempos, que fueron consecuentes con sus modos de ser y actuar, respirar y ahogarse en los vericuetos húmedos de la sucia y hermosa ciudad de Lima. Consecuentes en una Lima pacata donde la literatura la ejecutan algunos terratenientes culturales o escritores heridos en el ego; en aspecto más generales, veremos que tampoco es respirable el aire de la cotidianidad y eso empuja al canto poético del fanzine: fotocopia, recortes, críticas.

Lakra como poeta es escandaloso, irreal, irrepetible: un punk ebrio alrededor de la noche cantando su cuerpo con sed de rock. El libro que ahora leeremos se llama El pasajero subterraneo, de 1997, bajo una edición personal. Leyéndolo siento que la poesía es necesaria para liberarnos de nuestros perturbados instintos, como un soliloquio de lava bullendo en la yema de los dedos.

Respiremos su aire un toque:

«el frenesí excita mis nervios/

soy la punta de un ejercito de rebeldes/(…)/

crezco como una gran ola»

Lakra es un rockero arañando sus versos en el asfalto. Yo lo sigo viendo en el bar Ciro con su camisa de franela azul y sus revistas de Poetas de Asfalto cuidadosamente guardadas en una bolsita; filosofando sin duda de Celine, Eutanasia o de James Joyce.

(Y ahora): EL PASAJERO SUBTERRANEO:

Ricardo Augusto Vega Jaime

16 de octubre de 1958 Rimac ex colegio Guadalupe sub editor del fanzine la «peste», productor del demo «sentimiento de agitación» 1990 de la banda punk rock eutanasia – manager de la banda «mala fe» 1992 director fundador del fanzine «poetas del asfalto» «1995», autodidacta activista underground y promotor de agitación y propaganda de eventos y jornadas autogestionarias subterráneas underground Richi lakra su alias desde 1986 mantiene una línea de acción y pensamiento de criterios y esencia basado en la libre expresión y de firme posición en sus convocatorias convocando y participando con personas bandas y artistas de diversas posiciones y respetando la libre expresión.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: