red peruana de literatura

pensamiento creativo

Pandemia y riesgos virtuales por Jorge Rojas Luna

Pandemia y riesgos virtuales

Por Jorge Rojas Luna.

Las conductas de riesgo en el mundo virtual por parte de los menores de edad, es hoy uno de los peligros en el uso de la internet; ya en el año 2019, Perú era el país de la región con mayor porcentaje de acceso a las redes sociales: registrando un uso de 93.2% (según comScore). Este 2020 coronavírico, la población cumple un encierro cuarenténico, lo que ha provocado que gran parte de las actividades que se hacían de forma presencial se realicen virtualmente, entre ellas las clases escolares. 

Si antes era difícil controlar el uso excesivo de los apéndices tecnológicos (celular, PC, Tablet, Videojuegos, etc) por parte de los niños, hoy lo es aún más; el inmediatismo y facilismo en la transmisión de informaciones son característicos de las redes virtuales, lo que las hace atractivas sobre todo para los menores, y es justamente en ese espacio en el que la salud mental e incluso física de los estudiantes se hacen vulnerables.

El sexting (compartir imágenes de carácter sexual) y el grooming (sextorsión y violencia sexual usado por depredadores que se hace pasar por menores de edad o de determinado sexo) son dos riesgos a los que se encuentran expuestos los escolares; el tráfico de información audio visual de carácter violento o sexualizante es constante en las redes y si le sumamos el creciente amor por la tecnología (tecnofilia) junto a lo novedoso que resulta para el peruano la educación virtual, podríamos presenciar una cantidad preocupante de casos de estudiantes violentados y/o secuestrados mentalmente.

Por lo tanto, los padres, profesores y la sociedad en su conjunto deben estar alerta y a la vanguardia de los avances tecnológicos, ya no solo es una necesidad sino una obligación para salvaguardar la integridad psíquica y física de los niños y adolescentes.

El “homo videns” (Sartori), se hace notorio en la población escolar mundial, humanos que reconocen como su primera escuela a la televisión o la internet, en el que la primacía de la imagen sobre la palabra es un riesgo aún mayor.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: