red peruana de literatura

pensamiento creativo

Infecciones poéticas (consecuencias del Neoliberalismo en la poesía última ), por Julio Barco

Escribe Julio Barco (1)

Para cualquiera que vive en el Perú es natural sentir una conexión directamente proporcional entre la pobreza en la política educativa de nuestro Estado con la poca o nula cercanía del joven promedio a los goces del arte.

¿Acaso no es responsabilidad de los últimos treinta años de neoliberalismo el hecho de recortar de los colegios públicos la educación de Lógica, Filosofía o Psicología? ¿No son esos cursos también necesarios para llegar a cultivarnos y educarnos? ¿No hay una coherencia entre la poca educación y la mucha ignorancia?

El problema, creo yo, es la mente dominante de ciudadano común de nuestro país: a falta de otros estímulos, entra simplemente a un circuito donde todo es compra y venta; trabajo y negocios; empleos y profesiones: ser como moneda de cambio, lenguaje como dinero. ¿Qué puede ser la Poesía en este circuito?

Para la lógica del mercado que pretende hacernos a todos solo clientes de su Maquinaria es necesario no incentivar la crítica ni la discrepancia. Es necesario castigar toda pasión.

Mejor crear seres a nivel industrial: que gocen de lo mismo, que piensen lo mismo, que busquen lo mismo. Las diferencias son problemas para el Sistema. Toda pasión es disidencia.

Curiosamente, todo esos años de pobreza educativa hoy tienen su mejor ejemplo en los muchos jóvenes que representan o buscan un espacio en nuestra siempre agitada y conflictiva Literatura.

Es obvio que la Literatura, como saber, escapa de banderas y es parte del adn mental humano; sin embargo, si la analizamos dentro de nuestros ecosistemas podemos explorarla y asimilarla frente a otros. Lo territorial, sí, pero en plan de activar etnografías y no limitar estéticas o artes. En ese plano, es curioso ver el saldo de tantos años de deplorable educación en los nuevos promotores de las letras de nuestros medios. ¿Por qué ahora que todo es accesible por poco dinero no somos conscientes del gran trabajo que como generación tenemos y no armamos los cambios que todos necesitamos?

En breve, haré un catálogo de todos los plumíferos que se alimentaron de la tele basura, de la propaganda del fujimorismo y de la onda «matonesca» que frente a nuestra necesidad de educarnos propone ser siempre los «vivos», es decir, ejercer una mirada unívoca y guiada por el siempre mediocre pensamiento filosófico del «piña pe».

Algo interesante dijo la último Premio Nobel de Literatura, Olga Tocarzuk, parafraseando un viejo verso teatral de Shakespeare: Internet es una historia, contada por un idiota, llena de ruido y furia.

Aquí, un catálogo de los animales brutales y delirantes, de aquellos «idiotas» que creó la internet y que son reflejo (retorcido espejo) de nuestra triste educación:

1.Los memeros. Es natural que en una época de crisis mental y de las humanidades, -donde el desprestigio de los protagonistas, es decir, autores o editores, es cada vez más palpable, -se fundamente sobre la risa, la ironía y la envidia. La imagen sobre el pensamiento o la crítica. Lo superfluo, sobre lo profundo. Detrás de los que hacen memes se observa a muchos mediocres que no pueden triunfar bajo el arte escrito; y solos, como adolescentes rebeldes se atrincheran en sus imágenes que pretenden mofarse de los otros. Nuestra era tiene con estos raros animalitos una colección de diablillos muertos de envidia, que solo sirven para ocultarse tras lo «anónimo» y burlarse de sus coetáneos. El meme prueba que nuestra sociedad es deshechable, que vivimos tiempos de fugacidad y poca profundidad. Yo me pregunto, ¿qué más le puede quedar a las personas que carcen de talento para brillar con sus críticas u poemas u obras? Nada, solo lanzar cizaña y hacer del arte puro Show y superficialidad. No digo tampoco que algunos no sean geniales y tengan buenos puntos que ayuden a observar lo real, aunque si lo pensamos bien veamos que generalmente se usan para motivar odios, o causar despretigios. ¿Entonces qué ondas? Una época crítica desarrolla un circo lánguido.

2.Los que creen que la Literatura es un espacio de relaciones sociales.

Es muy evidente que, dentro de una sociedad donde todo se prime por las apariencias, se agrande la necesidad de habitar el espacio público desde una complicidad o frente. Esto, claro, no tendría nada de malo sino fuera porque, a la larga, estos grupos se encierran dentro de sí mismos y no permiten un diálogo real con todas las literaturas de una región. Consolidan la misma realidad monopólica que domina el flujo económico social. Y ,finalmente, se quedan solo dialogando entre sus grupúsculos.

3.Los poetas bambas.

Esta es una «especie» que inunda las redes sociales; pululan entre los vergeles de la virtualidad; sea la del pajarito twittero, o la que hizó Zuckerberg. Aquí van todos los niños o niñas que piensan que hacer poesía es subir una frase cursi, u óptimista; un meme de un gatito o un vídeo sobre la naturaleza. No digo que todo esto no tenga su onda cursi y bonita pero, ¿volverlo la única bandera del pensamiento lírico de la época? !Por Góngora y Kavafis y Ramírez Ruiz dónde la lírika! Total, si lo que se busca es simplemente ganar likes, los poetas bamba usan toda su estética: fotos, contactos interesantes, frases alentadoras, pero nada de arte. ¿Cómo detectar a un poeta bamba? Siga los siguientes puntos:

3.1.Fijate si solo comparte ideas de otros y no propias.
3.2. Observa que generalmente son autores sin obra. Ojo, no hay poeta inédito; uno es poeta en la medida en que tiene Obra. Y se ve su dedicación en base a su continuidad y creatividad.
3.3. Atacan sin argumentos solo por ofensas. Y usando argumentos lógicos como contragolpe.
3.4. No respetan la Tradición de la poesía. En tiempos de superficalidad, es necesario volver los ojos al pasado para ver que, por ejemplo, la poesía como fenómeno no es de esta época, sino que fue parte de muchas culturas, como la egipcia, o los nahualt con algunos siglos de antiguedad.
3.5. Buscan crear «productos que logren-vender-algunos-ejemplares» y no obras literarias.
3.6. Usan la literatura como puente no como fin en sí mismo.
3.7. Organizan productos sucedáneos a la poesía como signo, dándole más prioridad a realizar vídeos o emoticones. Esto, inexorablemente, conduce a crear nichos donde otros bobos con la misma coherencia estética le siguen la ruta trazada. Este síntoma revela que muchos poetas se pierdan en estos fluidos es directamente proporcional al estado de educación de la sociedad; y esto se agranda cuando uno observa que esos vídeos son pura paja mental o tonterías hechas por adoelscentes muy tristes. ¿Cuánta culpa tuvo Fujimori en esto? Creemos que mucha.
3.8. Solo escriben para ganar premios. Y escriben según la onda que cada premio necesita. Y luego les da igual todo.
3.9. No leen libros. Pensar que se puede hacer literatura sin antes conocerla es como pensar que se puede llegar a una Nueva Idea de la cuántica sin antes sbaer cuáles son sus procesos y teorías o formulas. Algo muy obvio.
3.10. Priorizan el espectáculo al arte. Y viven del espectáculo y no de sus obras.

No pretendemos expresar que estos seres, hijos de nuestro deplorable Sistema Educativo, no puedan cambiar o mejorar, o si quiera aspirar a ser escritores; evidentemente, es un trabajo de años; por otro lado,tendrán que primero, a)reconocerse frente a la sociedad como seres banales y superficiales; y b) tomar cambios que generen mejoras reales. Reflexión + Acción = ciencia. Es una evolución que no empieza sino por uno mismo. Y se llama, señores y señoras, educación.

(*)

¿Por qué antes los poetas como César Vallejo o Ramírez Ruiz insistian tanto en que la voz era la educación para lograr los cambios sociales y espirituales? ¿QUÉ REVELA QUE LOS JÓVENES ANTES CRÍTICOS Y AHORA BANALES SE DEdIQUEN AL ESTUDIO DE FORMAS SUPERFLUAS COMO EL MEME O LOS VIDEOS Y NO A TEORIZAR Y CRITICAR SU SOCIEDAD?

Revela, con uve de viento, que la decadencia social no escapa de los letrados. Y que hace tiempo vivimos épocas tristes a nivel educativo y que por algo el Perú de hoy lucha entre los últimos puestos en examenes de comprensión lectora. La seriedad del poeta con su Obra debe ser una y absoluta; los que no tengan este empeño, son todo menos creadores. Y todos ya estamos cansados de lo falso. Por eso, frente al animal insulso que es el país, ¿qué debe hacer el poeta, o quien se aprecie de trabajar el arte escrito? ¿dedicarse al show o a la crítica? Que cada quién responda según su furor interno.

Tú, amigo o amiga lectora, piensa y actúa: tu rol es importante para el cambio. Empecemos ahora mismo: estudio, crítica y creación. Ensayo y error, ensayo y error. Contra todos los payasos y frágiles, afirmamos el papel activo de la poesía en la educación y autoconocimiento personal. Somos claros: la culpa es de las políticas del Estado, y de cómo estas motivaron lo superfluo y la banalidad reinantes. Pero tambien de los que no asumen el reto de la época. Toda época precisa una fuerza. Toda fuerza un canto.

(1) (Lima, 1991) Autor de los libros Me da pena que la gente crezca (Arteidea Editores, 2012)Respirar (La Chimba Editores-2018-Premio Gremio de Escritores)Arquitectura Vastísima (Editora Huachumera-2019-Premio Huauco de Oro)Arder (gramática de los dientes de león) (Editorial Higuerilla-2019)La música de mi cabeza-volumen 7 (Lenguaje Perú -Editores) En novela, este 2019, presentó Semen (música para jóvenes enamorados) (Lenguaje Perú- Editores) Ese mismo año, fundó la web lenguajeperu.pe Fue fundador y director del grupo TAJO. Este 2020 sorprendió al público lector al editar cuatro libros en tiempos de Covid 19: Des(c)ierto (Metaliteratura, Argentina 2020), la re-edición de Semen (Metaliteratura, 2020) y dos volúmenes en Colombia: Sistema Operativo (SO, 2020) y Copiar, cortar, pegar, cargar (Obra Abierta, Colombia, 2020) Actualmente es redactor de Literalgia y Lima Gris y gestor del proyecto cultural Poético Río Hablador, que desarrolla proyectos de poesía en El Agustino y dirige la web Lenguajeperu.pe, que es una nueva bitácora nacional de poesía y arte peruano y latinoamericano. Actualmente, termina de escribir sus nuevos cuatro libros: Poetizando (ensayo poético), Enrique (Novela), y los poemarios Mosaico (poesía) y Cuaderno de Trabajo de la nueva poesía peruana (parte 1)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: