red peruana de literatura

pensamiento creativo: poesía, literatura y más

Obras de Julio Barco

Julio Barco es de otra forma también, expresionista, porque denuncia lo insensible entre la rebeldía y su lucha contra la retórica. Una actitud anticisne, un compromiso con el dolor humano, donde la misión del poeta es denunciar lo injusto.
Armando Arteaga, poeta y narrador

Mi conclusión es que hay una filosofía de la poesía en Julio Barco, que es perceptible para quien no canoniza maniqueamente lo bueno de lo malo en materia poética sino para aquellos que ven en la poesía pensamiento salvaje, psicoterapia alquímica, política subversiva.
Yhan Coronel, poeta y psicólogo tacneño

Julio Barco no hace poesía, es poesía en ejecución. Es el andar de un verbo rabioso, sensible, sediento de conocimiento y de esa búsqueda constante de la alquimia perfecta entre el hecho y la palabra y esa misma palabra transmutada en acción. Su compromiso proviene de esa celosa tradición que bebieron Baudelaire, Rimbaud, Vallejo,  Heraud y Calvo, por mencionar sólo a algunos de los celosos guardianes de la voz escrita y recitada. Pertenece a la nueva sangre portadora del fuego de la poesía peruana. 
Wayo – cantautor. 

Julio Barco protesta a la manera de un beat andino con versos que surgen de su respiración, del respirar de un hombre que escribe. Momento en que entra el trabajo diario, el trabajo de errancias y migraciones. Y ese hombre que escribe, dicta a cada momento, los sentidos de su odisea por la ciudad: la búsqueda infatigable de sí y de la vida digna.
Gonzalo Geraldo Peláez, editor y poeta chileno

Julio Barco pasa revista a la poesía peruana y la hace dialogar no solo con otras tradiciones literarias sino con un presente, siempre degradado, y cada vez más desentendido de arte. Pero el libro no es triste ni se ahoga en la denuncia. Se trata, más bien, de la celebración del instante, de la palabra, de una realidad agónica asaltada por los versos y de unos versos siempre desestabilizados por el caos imparable de la realidad. En ese aluvión, en ese abismo, los versos celebran el contacto o, mejor dicho, el resto de un contacto que insiste en su presencia. En este libro, el Perú y su literatura vuelven a mostrarse en su áspera y rauda intensidad.
Víctor Vich, crítico literario

Arder (Gramática de los dientes de león) de Julio Barco es un cóctel polifónico, anárquico y experimental con una innovadora forma de leer el lenguaje y de sentir la poesía. Da gusto saber que en Latinoamérica hay jóvenes que desean quebrar los vidrios y hacer con las astillas otra poesía.
Fredy Yezzed escritor colombiano

Julio César Barco Ávalos, der 1991 in Lima geboren wurde, offenbart in seinem für sein Alter beeindruckend umfangreiches Werk eine ungemeines, sich stetig weiterentwickelndes Spektrum literarischer Möglichkeiten, das sein „poetisches Gehör“ zu Papier und „zu Ohren“ bringt.

Julio César Barco Ávalos, nacido en Lima en 1991, revela en su obra, impactante para su época, un abanico inmenso y en constante evolución de posibilidades literarias que lleva su «oído poético» al papel y «a los oídos».
José A. Oliver, poeta y traductor alemán

Respirar es un acto de vida o muerte. Sujestivo titulo de un magnífico libro, ya consagrado, del poeta Julio César Barco Avalos (Lima. 1991) Libro breve pero intenso, cargadisimo de versos que golpean y te hacen regresar la mirada. Versos que como la función fisiologica del acto de respirar (inhalar y exhalar O2) transportan un halo de oxigeno puro, a nuestra ya agobiada poesía de antaño y su modelo clásico. La poesía de Julio BARCO, navega por las ahuecadas calles y callejones de Lima la horrible, casi elevándose, estirandose y caminando de puntillas para lograr mirar el horizonte y respirar, entre tantos escribidores, como no los ha habido antes. Y cómodamente, logra hacerse un espacio. La prosa de sus versos, logra con suma efectividad, esquivar piedras y palos, se impone con toda justicia «toreando carros en la calle» (gracias a su empeño y sacrificio de horas de lectura y relectura y al empuje para la construcción de versos «no me importa la teoría del poema» dice. Poesía de la levitación, del desahogo, del sufrimiento y de la esperanza. Poesía que clama, se agita y se rebela con justicada razón (como en los claustros universitarios de San Marcos) contra su mismo yo y también contra el yo de quien la lee y/o se atreve a desmenuzarla para reelerla por partes o de un solo tirón (aunque sospecho que esta posibilidad, es la que menos chance tiene, puesto que a mi modesto entender, son versos verasteguianos, que requieren una reelectura, para hallar en ellos, una comprensión más adecuada y justa, como belleza y mensaje) Poesía de la investigación, el análisis y replanteamiento del lenguaje, como eje central de su escritura, el estudio y su aplicación: «salimos del lado derecho de la vida» «qué son dos cuerpos amandose en un planeta azul» Julio Barco Avalos (28) es a su cortísima edad, un poeta prolífico y estudioso de «la construcción del poema» también ha escrito «Me da pena que que la gente crezca» 2012. Y, ha recibido el «HUAUCO DE ORO» 2019 como un merecido y justo incentivo a su labor creativa, por «Arquitectura Vastísima» (en edición) Julio Barco escribe y talla su poesía, como un orfebre de la palabra escrita, como si sus genes, se reclamasen herederos mismos por la razón y nada por la fuerza, de los consagrados Hora Zerianos, o mejor aún, continuador (mucho más refinado y «desparpajado» a la vez, para decir las cosas por su nombre, como lo había hecho antes, Enrique Verástegui, de quien se reclama filio predilecto) Barco construye su poesía, con imagenes cotidianas de la realidad que lo rodea y lo circunda (amo a Mara) y también que lo tortura y lo desanima por espacios, pero el poeta, hace un alto, respira, bebe un trago de agua y emprende rápidamente la marcha. Es conciente que la misma vida se lo exige. Cotidianeidades de un transeunte de la calle, que se emociona hasta las lágrimas, al mirar las estrellas de una noche limeña o también de ver a un vendedor ambulante ofreciendo sus productos en la calle «compre caserita por favor» pero Barco poeta, también sufre por la realidad que lo rodea, que lo estruja y lo estrella contra la pared, porque ama la vida como cualquier hijo de vecino y anhela vivirla como Dios manda. Sin tapujos, sin medias tintas y sin hipocresías (en una sociedad como la limeña, saturada de todos estos males, producto de las injusticias y la política perversa y amainada) en un país con tanta riqueza material y tanta pobreza mental, eso es una constante que nos avasalla y nos JODE, como el pan nuestro de cada día. Por ello, el Perú es una nación donde nuestra niñez, nace predestinada a garabatear poesía desde sus primeros días en la escuela del barrio «el Perú es un QUIPU si todos nos abrazamos» dice Julio. La poesía en el Perú ha estallado últimamente con demasiada fuerza y mucha y afinada puntería y es entendible, después de un periodo donde hubo tantos muertos, heridos y mutilados ¿Qué ha cambiado desde aquellas fechas? ¡NADA!. La injusticia sigue su curso como un río de sangre y es normal y sano, que hombres y mujeres escriban para liberarse de tantas tensiones, para hallar la explicación negada. «Muchos serán los llamados y pocos los escogidos» Dejemos que los vientos de la aurora, hagan bien su trabajo y mucha poesía, que vayan separando la paja y que vaya quedando el color dorado del trigo. Que POETAS NATOS y de estirpe como Julio Barco, entre otr@s much@s, sigan escribiendo para nuestro gozo y deleite, como en sus versos lo dice Barco: «todo es de todos» Bienvenida la palabra.
Joseph Mawara, literato peruano

No pierde ningún matiz de la realidad, investiga cada pequeño aspecto, dejando que todo fluya de nuevo en una escritura viva y sentenciosa. Rápido y esencial del aforismo, así como en los tonos tranquilos de las composiciones más aireadas y relajadas. En este mundo que se aleja de sí mismo, todavía se puede encontrar un escritor dedicado a una noción más elevada de poesía, capaz de devolver el equivalente literario de esa concepción mágica del todo a la que nadie está más dispuesto a dar crédito. Julio, es un chirrido irreprimible en las ramas / el olor de los olores / hace que el aire sea dulce / brillante. / Despegar el vuelo es fácil / cuando los horizontes se abren en pendientes lentas, se alcanza el acceso a las alturas / suficiente para alcanzar el vértigo. Para liberarse de la ansiedad de existir cada vez menos, aprisionado por ansiedades y deseos obsesivos. El poeta debe poder imaginar un orden superior, debe poder confesar cada secreto, mirando en los recovecos de su conciencia, para recuperar los fragmentos de lo vivido a la luz del día. De esta manera, Barco, concibe la poesía como un teatro de la palabra. Diálogo ininterrumpido con otros, que son los interlocutores, para salir de la aventura de escribir tan feliz como sea posible, infinitamente ligero, purificado y en paz. Aunque de entrenamiento cartesiano (respeto por las reglas, certezas y pruebas), Julio, no desconfía de la poesía, cree en la versificación que ilumina y libera, no teme precipitarse en el aire en busca de la quimera, incluso logra soñar con la gracia perdida, encontrándola en los lagos sin orillas, en los jardines verdes, en las casas blancas en las que nunca se extingue la luz Entre los campos de trigo, levantó su cara. / Vio algunas estrellas, las más brillantes. / Caminó todo el sendero / brillando en las ramas de los árboles. Caminó así, durante mucho tiempo hasta que todo su espíritu se derritió en el cielo. En esta vida perdida, lo indecible intenta analizar la inquietud contemporánea, moviéndose entre los extremos marcados por las vicisitudes humanas, la catástrofe y la catarsis: la escritura se revela a través del arte y la disciplina, «Esta es la vocación, / la vida dedicada a un intento».
Pamela Janet Rodriguez, poeta y narradora peruana

El poeta César Vallejo es quién rompe el lenguaje poético tradicional, luego viene Antonio Cisneros, en la década 60 con Javier Heraud y Marcos Martos. En los diez últimos años aparece un poeta joven Julio Barco, con nuevas aspiraciones vastos de la poesía peruana, en donde plantea dos pasajes: denotativo y connotativo.

Miguel García, poeta de Huaraz, Perú

Leer esta obra representa un viaje, amable lector, de la mano de este poeta que cuida con esmero cada página, llenándolo de flores poéticas, que, al abrir este libro, volarán cual diente de león hacia los corazones que saben apreciar la calidad de un poema, reverberando en su mente cual eco en un verde valle…

Loli Monagas, poeta de Islas Canarias,
España

La singularidad del escritor peruano reside en destacar lo tangible, una mirada atenta y juiciosa que desentrama y traslada la crónica de lo mundano al papel, universos humanos que le emparentan con la lírica vallejiana «La ciudad es eternamente soledad».

María Calle, poeta y filóloga de Salamanca, España

La poesía de Julio Barco (1991) es el resultado de una vocación natural,nacida como una huella o misión de su destino. Todo el recorrido de su escritura se enmarca en una profunda filosofía poética. No hay nada que le aparte de ella. Es como el pan de cada día que no puedes evitar consumir. El resto son solo complementos que fortalecen dicha dieta,que es, en esencia, la vida. Por eso, su poesía trabajada con gran técnica, viene a ser polisémica,vital y universal. Ha roto,en su época temprana con todos los moldes,y aún se perfila como una máquina supersónica gráfica y oral,que se propone conquistar la poesía absoluta. Un día veremos plasmado un extenso libro único, el lado invisible-poético del nuevo Joyce.

Ladislao Plasencki, poeta y artística plástico, Perú

Ya Salazar Bondy en su libro Lima la horrible nos va describiendo la evolución que va teniendo nuestra capital, haciendo una analogía Barco a través de su poesía nos va mostrando aquella evolución. Cielo Lila es un libro muy recomendado a los nuevos y duchos lectores quienes deseen adentrarse por aquellas estrellas que componen nuestra capital o donde habita el monstro de mil cabezas como decía uno de los personajes del gran Zavaleta.

Vildá Jimena Lázaro Torres, poeta de
Huaraz, Perú

El yo subjetivo de los poemas de Ciudad lila de Julio Barco, como un apartamiento del habla adquiere formas lexicales de diversos orígenes; la sangre del poeta es la vivencia de la ciudad, Lima, para el caso, homenaje a un cuerpo presente que late con el cotidiano de su estar, que no oculta sus referencias y permiten expresar lo corporal, los sentimientos y el rigor intelectual desde una focalización en una flotación de las imágenes con énfasis en trazos panópticos que tienden a denotar interioridades reflexivas, mientras la ciudad acontece.

Ana Abregú, escritora y crítica de Argentina


OBRAS:

1.Me da pena que la gente crezca (Arteidea editorial, 2012) (dar click aquí)

TAJO: Me da pena que la gente crezca


2.Respirar (La Chimba Editores, 2018) (dar click aquí)

Sobre el poemario «Respirar» de Julio Barco

Versión en Amazon (Ed. Metaliteratura, 2020)
>>>Adquirir (click aquí)
>>>Lea reseñas sobre Respirar 1,2,3,4,5.


3.Arquitectura Vastísima (Huachumera Editorial, 2019) (dar click aquí)

Teorema de la intensidad: antología de poemas de Julio Barco” – Editorial  Higuerilla

>>>Versión Amazon (Ed. Metaliteratura, 2021) Adquirir (aquí)



4.Arder (gramática de los dientes de león) (Editorial Higuerilla,Perú, 2019) (dar click aquí)
Lea reseñas sobre Arder (gramática de los dientes de león) dando click aquí (en cualquier número) 1, 2, 3, 4, 5.
>>Adquiera un ejemplar vía Amazon (aquí)
>>Consiga un ejemplar en papel en el Perú aquí: juliobarcoavalos@gmail.com

Discurso de premiación Huauco de Oro 2019, por Julio Barco – red peruana de  literatura

Version Amazon (Ed. Metaliteratura, 2020)


5. La música de mi cabeza volumen 7 (lenguajeperu.peditores) (2019) (dar click aquí)

red peruana de literatura – Página 23 – pensamiento creativo


6.Semen (música para jóvenes enamorados) (lenguajeperu.peditores) (2019) (dar click aquí)

LITERATURA PARA DESCARGAR #37 «SEMEN (Música para jóvenes enamorados) » DE JULIO  BARCO -PARA DESCARGAR- – red peruana de literatura


7.Des(c)ierto (metaliteratura, Argentina) (2020) (dar click aquí)

8.Copiar, cortar, pegar, cargar (Editorial Seshat, colección lector in fábula, Colombia) (2020) (dar click aquí)

Sobre Copiar, cortar, pegar, cargar una nueva publicación de Julio Barco,  en la editorial Seshat, Colombia. Junio 2020. – red peruana de literatura


9.Sistema Operativo (Obra abierta, Colombia (dar click aquí)


10.Semen (simetría del joven sol)(metaliteratura, Argentina) (2020) (dar clicl aquí)


11.Yo construyo mi país con palabras (Metaliteratura editorial argentina, 2020) (dar click aquí)
Otro link para leer: (aquí)

12.Mosaico (2021) (Ed. Astronómica (Chile) & Metaliteratura (Argentina) ) Leer aquí.}

Entrevista sobre Mosaico aquí.
Reseña de Mosaico aquí.
Entrevista a Julio Barco aquí.

14.La galaxia de dos mundos
(Conversaciones con Ladislao Plasencki)

15.Made in Perú
(Antología 10 años de poesía preparada por Nicolás López Pérez)

Amazon.com: Made in Perú: Panorama poético (Spanish Edition):  9798485680626: Barco, Julio: Libros

16.@
(inédito)

17. Resumen (Ciudad Lila)

Leer aquí

18. Ándenes de la Nueva Lírica Peruana (Antología Poética) Ediciones Fundación Pablo Neruda, 2022

Antología: Andenes de la Lírica Peruana Contemporánea. Entrega III -  Cultura | Fundación Neruda

19. Danza en la pupila de tus ojos siderales bajo el cielo de Huaraz, etc

Adquirir un e-book en AMAZON

5 thoughts on “Obras de Julio Barco

  1. Vas a esa velocidad y recién prendes motores, Julio? El Oráculo dice eso, al consultarlo sobre ti. De modo que acostúmbrate a reunir en ti al creador y el ejecutor de hechos artísticos porque tu familia es la gente del arte y tu trabajo es no cansarte en ensanchar los cimientos de los lugares donde la llama sagrada del lenguaje, se multiplique.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: