red peruana de literatura

pensamiento creativo: poesía, literatura y más

Respirar de Julio Barco por Ana Abregú

Respirar de Julio Barco

Respirar de Julio Barco

En Respirar los poemas configuran recorridos por una geografía del consumo y el estado de movilidad del poeta como el gen de su vivencia estética de representar el curso épico de su poética.

Una característica de esta propuesta es la sensación de estar ingresando a un entramado de contextos propios y distintivos, con relación estrecha entre geografía, cultura y signos, integrados a la americanidad y a la actualidad como un devenir de hallazgos y preocupaciones.

Respirar –poemario anterior a Arder (gramática de los dientes de león), así como a Des(c)ierto, de los que ya comenté en la revista Metaliteratura–, presenta los factores esenciales de una visión de la realidad peruana, así como el estar poético.

&
                                ¿Qué es el Perú?

          Inspiro & expelo aire

(pag.20.)

El signo ampersand (&) como un ancla angular, una repetición que funciona con poder hipnótico. El entramado textual, el espacio, los extranjerismos, autoreferencias y glifos, escenarios fotográficos de la mente, adquiere especial connotación en el devenir ideoestético en relación a la experiencia social dentro de la que Barco organiza su estética; el contexto de marginalidad cercano al concepto de outsider, acuñado por Roger Cardinal (1972), concepto que tensa la incomodidad del lenguaje en referencia a terminología de la realidad doméstica, donde la espacialidad y formas anteponen y disimulan la retórica y el acervo cultural como sistemática conversión a verdad. La  mirada escurridiza del outsider y su estar poético que se aplica al método de insistente revelación de realidad con referentes determinados de la vida en curso.

Enmarca el sentido disperso de orden y desorden que propone las dualidades de representación, hecho y palabra se convierten en unidades antropomórficas como obras en fragmentos connotativos.


        don’t blame me

(pag. 20)

Frase y título de John Coltrane- Don’t blame me (jazz) –aunque me hizo pensar en la canción de Taylor Swift–. Los títulos de la primera parte de los poemas son termas de Jazz, un sistema de dialéctica que compone la contradicción musical con el transcurrir.

      Lateando pienso que

El lenguaje se desata incierto si los ojos no están viciados.

(pag. 20)

Latear –molestar con un discurso o conversación fastidiosa–, presenta la ambigüedad de la referencia en la canción.


                  Estas fregado si deseas ser poeta Y la charola eterna refluye,
          Una canción derruida en el asfalto

                                  es el amor
          Un punk lía un wiro de hierba & escupe frente al Queirolo   
           Tersa melodía de pájaros violetas que huye
             muy piola /   el amor
ese loco paisaje perdido en un cuarto

    cuando en los alrededores de  Amazonas sirven ponche de habas y pan con torreja de verduras.

(pag.20.)

La tensión del poema se forma con epiqueremas, silogismos en  premisas acompañadas con el proceso de sorites, la conexión del antecedente como encadenados retóricos.

Un proceso falacioso de sorites enlazados, inseparable de la estética de Barco abre posibilidades para completar con teorías estéticas del siglo XX, afín al criterio que “la Estética es la ciencia de un modo específico de apropiación de la realidad, vinculada con otros modos de apropiación humana del mundo, y con las condiciones históricas, sociales y culturales”. (Sánchez, 1992).

Aborda en detalle el espectro del objeto de la estética como disciplina, plantea que lo estético tiene como uno de sus principales aspectos, o elementos, el arte y su creación; pero es mucho más, pues comprende igualmente la experiencia estética en relación con lo doméstico, con la comida, la geografía como paisaje, una flor –girasol–, habas, verduras.

Segundo movimiento

Frente al río de mi ciudad escribí poemas que arrojé contra mis patas

& divagué tiernamente apoyado a la tibieza
de tu luz/la tela negra:  tus palpitaciones como girasoles mordiendo tus neuronas/ saciando lujuria ardí anoche:

Ardí trepando tu cabellera como una desquiciada música

(pag.69)

Hay fusión de horizontes, del pasado y del transcurrir, el que porta la obra y el del receptor-participante el lector o una personificación romántica.

Respirar es un diapasón, música que mueve valoraciones en torno a la asimilación de la cultura punk, aspectos que involucran los medios tecnológicos e incluso asuntos de etnia, lo cotidiano, la calle, el amor.

La poética de Barco es como aisthesis el diseño de la esencia y la percepción del preciosismo, el vértigo de experiencias estéticas y juicios estéticos y no solo los relativos a la belleza.

FORMACIÓN QUIPUNAL

& M E N T E F L U Y E ( D E S )T E J E
                        O V I L L A

(pag. 46)

Quipu es cada uno de los ramales de cuerdas anudados, con diversos nudos y colores. Forma de escritura de los indios del Perú  con que transmitían historias y noticias. En la poética de Barco se da cuenta de la tradición peruana así como la conversión a la época actual, la introducción del ampersand en función de signo –en el sentido mallarmeaniano–. El término epentético “des”, reverbera en lo que hace y deshace, esta unión de palabras relativas a la dimensión de la peculiar búsqueda y énfasis de la sujeción a las palabras. Los nudos de la escritura de Barco, su Quipu personal está representado en esas dos líneas, enunciación y ejecución.

Jorge que no sabe morirse de una puta vez 

                                              & estar anestesiado & mariguano

Sabrina –aquella muchacha que sabe quién dónde consiguió esos cabellos- se baja del pedestal  & saca

del Olimpo la cabeza & desempolva  el cuestionamiento de la realidad & pelea con el absurdo
                                                                        & maldice su memoria:
su memoria de cocodrilo que pernocta en el aleteo de su mente

Las frases patafóricas, o sea extensiones de metaforizar el instante que se multiplica en narrativos en la deriva de escritura circunstanciada.

Pero la idea 

Puta evolución por Selección Natural, por qué nos llenaste de preguntas el tiesto?                               Stephen Jay Gould es abierto en una     habitación del Perú

(pag. 46)

La indagación en esta poética propone desafíos entre la tachadura y el vacío, la negación de un sistema que trata la despersonalización en función del azar de la naturaleza, como si se justificara la destrucción de cultura y destino de un pueblo con una riqueza pre hispánica que persiste.

El poeta testimonia y acciona: atraviesa y cancela; Stephen Jay Gould es un antropólogo cuyo texto más conocido, La falsa medida del hombre, plantea cuestiones que se pueden leer en el índice del libro “Los  NEGROS  Y LOS INDIOS  COMO  ESPECIES   SEPARADAS   E  INFERIORES”; asistimos a un escenario de lecturas sobre la identidad que pone en juego el proceso de equivalencia, y establece un nexo interesante con el comienzo de este artículo.

&
                                ¿Qué es el Perú?

(Pag. 20)

La escritura de Julio Barco no puede reducirse a una producción en un sentido; de su poética se infiere las inquietudes dentro de un contexto histórico que reverbera en su presente; elabora y refina su poética como un modo de dar cuenta de la visión de mundo que significa producir, imponer, crear y guiar, sus poemas; como proposición de la cultura propia donde pensamiento y arte se configuran como una extensión compleja de una realidad intelectual con gran valor histórico-semántico.

Respirar, se consigue en Amazon, 2da edición, papel y ebook.

Ana Abregú.

www.metaliteratura.com.ar

Respirar, se consigue en Amazon, 2da edición, papel y ebook. Aquí:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: