red peruana de literatura

pensamiento creativo: poesía, literatura y más

Interferencia & otros poemas de Gabriela Zamata

Gabriela Zamata

Nació en 1994, Estudió Marketing en la Unsa, publicó en varios fanzines y fundó supradol, se dedica a la fotografía, esta cuarentena volvió a escribir.

Interferencia


Piezas sueltas
en tu caja toráxica
sonando incomprensibles dentro tuyo

Te quedas hasta el final de los conciertos
para pretender
volarte los oídos con el amplificador

La música no suena más fuerte
silencias el eco de tus pulmones
esquivas los solos para evitar la angustia

Las veces que te despiertas
y el imparable reloj marcando miedos
presentimientos que ruegas no se cumplan
punzadas de realidad
gran ruido mental pausado por silencio

Todo vuelve a pasar por delante
como un ejército de stomtroopers
la marcha imperial resuena en la infancia temprana
luego se calla

Tu puño se daña al golpear la pared

Cuatro formas de mantenerte ocupada:

a) Complementaria tu falta con arbustos
Para cubrir vacíos de la casa grande y solitaria
b) Reparar con cemento la cólera hacia los bancos y sus intereses
c) Enharinar fuentes para bocetear un mejor día

El silencio compensa
la soledad necesaria
para descongestionar un cuerpo no orientado
preso de sus alteraciones

Limpio las manchas en los vidrios
una y otra vez
aseguro las puertas
para que no huyan los espíritus
el letargo deja todo para mañana

Ninguna luz encendida
Las ventanas clausuradas
El cabello mojado
Salpica el desasosiego
En las paredes de mi cabeza
En el aire flota el olor a pasto recién cortado.

(*)

Puertas de la percepción


Huellas en el cemento fresco
indicando que alguien ya estuvo aquí
construyes historias para jurar que esto ya se hizo
buscas en contenedores el tiempo perdido
con una linterna para cerciorarte no despertar a nadie
silenciosa tras la llegada en la madrugada
adivinando que llave pudiera ser correcta

El pbi se incrementa
las desforestaciones también
viajas por maps y encuentras las calles solitarias
un cementerio de aviones te traslada a los pasillos de tu universidad

El espacio nulo te da vértigo
regresas del viaje porque crees que algo malo va a pasar
la paranoia se repite en tus ancestros
la heredaste sin querer
las premoniciones en los sueños
un vaso de agua contrarresta la fatiga

Ambicionas controlar tu paso por esta vida
pero a la lluvia no puedes aquietarla
dar caricias para apaciguar las olas
te reconcilias con la arena que te hunde
cada vez que el mar se retira
tu piel bajo el agua resiste mucho tiempo

Albergar un sueño que tal vez no germine
¿Cómo se sobrevive a la imposibilidad
y a las puertas cerradas?

(*)

Culminación


El cielo iluminado por una luz
se miran a los ojos
se elevan

El color del fuego no es un color
es el origen

Hombre y mujer
descubren el fuego
algo arde en ellos
cambian sus vidas
soplan sus cenizas y viene la calma
todo les ha sido devuelto

(*)

Soundtrack


Los corazones que arrancaste para pegarlos en tu vestido
la compilación de letras premonitorias en los audífonos
corresponde tomar las maletas nuevamente
dices adiós a lo lejos otorgándole a la despedida un halo infinito.

Las veces que cortarse el cabello coincidió
con la extraña sensación de escribir todo de nuevo
porque sabes que un abrazo es lo más fácil y difícil que has hecho en la vida
y no será diferente.

Actos de valentía para cerrar historias
soportas la lágrima para no confundirlos
el consuelo de haberse ido justo a tiempo
el horizonte alcanza hasta donde llega la vista.

(*)

City girl


Shorts muy cortos para esta ciudad y sus comentarios
esquivo las miradas como un ninja
preparada para correr bajo este sol que me traspasa
siempre con zapatillas
para saltar por los techos
acallando un aullido.

Prepararse para la madrugada
llevar el color negro con dignidad
y mucho maquillaje
en la noche
ahorrarse 6 soles
ganarse prejuicios no solicitados
y que no me asalten.

Llevar zapatos altos
para bailar sobre mis reclamos
aunque a veces pierda el equilibrio
y las dudas lleguen como cerbatanas
en la mitad de un beso.

La voz rasgada como las pantys
contradictoria e incoherente
pedirle al dj que me lleve al 2001
y volverme un círculo con mi promo
saltar sobre lo correcto
sin tenerlo muy claro.

Los buenos tiempos no regresan
por el bien de todos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: