red peruana de literatura

pensamiento creativo: poesía, literatura y más

La tragicómica vida del verso moderno (o reflexionando sobre La comedia inútil de Eduardo Saldaña)

La tragicómica vida del verso moderno (o reflexionando sobre La comedia inútil de Eduardo Saldaña) por Julio Barco (1)

Entre los valientes y decididos jóvenes de la nueva movida poética de Trujillo, Eduardo Saldaña (1995) tiene una constancia y búsqueda propia. Este joven acaba de editar su primer libro La comedia inútil (Ed. Paloma Ajena, 2020) da prueba de ser un lector voraz como de alguien que busca no una poesía para gustar sino para viajar dentro de los planos y arquitecturas de la palabra. El lenguaje de este libro tiene de herencia dos vertientes: el surrealismo y la oralidad.

Esta oralidad, la encontramos desde un inicio y a manera de preámbulo con epígrafe de José Watanabe (aquel gran poeta trujillano) que nos descubre lo irremediable del canto “ya no podemos enmendar nada” Este primera facción, llamada Concep(.)n, tal y como el autor de Álbum de familia, se desliza entre temas familiares, padre y madre y la fragilidad que ata estos vínculos.  Agregaré que la oralidad como tal no solo es factura de la generación de setenta sino parte de la poesía como médium de diferentes escuelas y poéticas. Ahora, lo surrealista, es decir, de aquella sed por traducir el mundo fuera de toda lógica no le brota como quisiera Bretón por automatismo sino  con juicioso uso de imágenes, y, especialmente, con desenvoltura de quién habla desde el corazón de lo que conoce:

…y el mundo es un niño con autismo que se
suicida pensando que debiste quedarte cinco minutos
más en la plaza antes de subir al micro

Aquí, como vemos, se penetra en su psiquis poética: hechizo de una adolescencia desaforada donde la poesía es un vínculo asociado al respiro, al deseo último de manifestarse para liberarse y comprenderse. Hay, entonces, un observar: su vida, su historia, sus calles, su “comedia”. Esta comedia nace por la propia conciencia de que el arte poético revela lo sagrado como lo tristemente irónico de su proyecto. En ese sentido, como muchos pensadores románticos de la primera mitad de siglo XX que terminaron desertando del jardín de las ilusiones para eventualmente habitar la desilusión y el hartazgo, esta comedia huele a modernidad, a un enfriamiento de la fe y a desasosiego. En la sección Plegaria para los ausentes  hay un sentido homenaje al poeta Tomás Ruiz[1] El título ya es hermoso “Tomás Ruiz se deja morir como los últimos postes al amanecer” lo que nos da un bocado de texto que explora la vida, obras y muerte del famoso director de la revista Camión de Ruta. Justo tributo a una leyenda de la poesía y la editorial alternativa peruana.

La penúltima parte Monólogos de Gabriela es un conciso latido a modo de monólogo en la voz desde la voz de una muchacha que rechaza el amor; y La sonrisa inútil una exploración de la vieja vanguardia con experimentos a nivel de espacio de hojas y juego de palabras que nos recuerdan las propuestas del caligrama y otras similares que permitían capturar la desfiguración de la lírica convencional, para capturar la libertad interior del artista.

El libro se cierra con dos comentarios de Miguel Ildefonso y Bethoven Medina, que atizan la hoguera y suman hablando de los límites y trazos frescos de la comedia. El libro termina con una serie de fotografías sobre grafitis y calles, como bloques vacíos que anuncian la incapacidad de traducir toda la piel lírica. El lenguaje se pierde cuando el vacío permanece, sin embargo, como bien sabe cavilar
el vate “la poesía/  ese animal en celo/sería tu ruleta rusa.”

Este no es precisamente un libro de humor negro ni de versos nietos de Nicanor Parra, al contrario, es un testimonio de cómo la poesía nos puede ayudar a sobrellevar nuestra tragicómica existencia.  Saldaña perfora los criterios poéticos con juicio de amante y de lector. Es evidente que mejorará la su técnica y la soltura de su propio mundo interno, configurando un itinerario y cosmos personal. Lo básico ya lo posee desde este primer libro: búsqueda de voz propia, multipolaridad de registros; necesario y urgente «caldo de cultivo» para que siga floreciendo la poesis.


[1] Aquí mi reseña sobre el libro Elogio de la nada : https://lenguajeperu.pe/2020/09/18/un-camion-de-ruta-hacia-la-poesia-de-tomas-ruiz-o-comentario-al-poemario-elogio-de-la-nada-de-tomas-ruiz-cruzado-por-julio-barco/

Y aquí el vídeo que grabé en homenaje a Ruiz: https://www.youtube.com/watch?v=qyYak_Zl7xc

(1) Julio Barco (Lima, 1991), estudió en la Universidad Nacional Federico Villareal, Lima, Perú. Autor de los libros Me da pena que la gente crezca (Arteidea Editores, 2012)Respirar (La Chimba Editores-2018-Premio Gremio de Escritores)Arquitectura Vastísima (Editora Huachumera-2019-Premio Huauco de Oro)Arder (gramática de los dientes de león) (Editorial Higuerilla-2019)La música de mi cabeza-volumen 7 (Lenguaje Perú -Editores) En novela, este 2019, presentó Semen (música para jóvenes enamorados) (Lenguaje Perú- Editores) Ese mismo año, fundó la web lenguajeperu.pe Fue fundador y director del grupo TAJO. Este 2020 sorprendió al público lector al editar cuatro libros en tiempos de Covid 19: Des(c)ierto (Metaliteratura, Argentina 2020), la re-edición de Semen (Metaliteratura, 2020) y dos volúmenes en Colombia: Sistema Operativo (SO, 2020) y Copiar, cortar, pegar, cargar (Obra Abierta, Colombia, 2020) Actualmente es redactor de Literalgia y Lima Gris y gestor del proyecto cultural Poético Río Hablador, que desarrolla proyectos de poesía en El Agustino y dirige la web Lenguajeperu.pe, que es una nueva bitácora nacional de poesía y arte peruano y latinoamericano. Actualmente, termina de escribir sus nuevos cuatro libros: Poetizando (ensayo poético), Enrique (Novela), y los poemarios Mosaico (poesía) y Cuaderno de Trabajo de la nueva poesía peruana (parte 1) Obtuvo una mención honrosa en el XI concurso Poeta Joven del Perú (2020) con el poemario Semillas Cósmicas. Pertenece al staff de la editorial Instituto Cultural Iberoamericano, con sede en Madrid, España.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: