red peruana de literatura

pensamiento creativo: poesía, literatura y más

La simultánea comunicación entre pintura y poesía en el verso de W. Gómez Migliaro (Pintura Roja, 2016, Paracaídas Editores) por Julio Barco

La simultánea comunicación entre pintura y poesía en el verso de W. Gómez Migliaro (Pintura Roja, 2016, Paracaídas Editores) por Julio Barco

Comunicar la pintura bajo la estética de versos conlleva a cierta mirada súbitamente determinada por la exploración del propio elemento como los límites que separan cada una de estas artes. Pienso en el poema 4 propósiciones para Max Reithman de Rodolfo Hinostroza donde señala un curioso y nuclear poema sobre la pintura, dado que su propuesta es examinar el mismo soporte, es decir, el lenguaje y la naturaleza del lenguaje de ambas materias. Dice el autor de Contranatura:

«0.0.

«Desde hace tiempo
no trabajo sino sobre papel. Anoto cosas
sobre el cuadro mismo. Me pregunto
si no es eso lo que nos aproxima
a poetas y pintores»

Como se ve pues el tono de este verso nos abre la idea de un juego que examina, como digo arriba, el propio sistema verbal que configura el verso. Entonces, Hinostroza va dando salpicones de ideas, reflexiones, sobre color y pintura, cuerpo y voz, palabra y signo, y una miríada de temas que se extraen bajo esas ecuaciones. Pienso que algo parecido sucede en Pintura Roja de W. Gómez. Sin embargo, si vamos primitivamente a sus obras originales, veremos la misma sinfónica. Por ejemplo, en Etérea, del 2002, en unos versos manifiesta,

Pasteles de limón, finalmente, para dominar el lenguaje del nuevo jardín y sus flores;
no con la fuerza elemental sino con el sollozo de tu cuerpo que se contempla
sobre las aguas, y hermosa cantas entre las liliáceas. (0)

El color del pastel, «el limón», nos deja ver la fosforescencia del verso de Gómez: lienzo que palpita en la albura de papel, circulo verde y curiosamente «limón», lo que permite cuajar la sinestesía palabra sabor, color y sentido. Sin embargo, la poética de Gómez (en su vasta lista de obras publicadas) no se limita solo a una larga lista de pensamientos intelectuales sobre el acto poético y sus límites sino que -en su pulpa- pretende ser un discurso asociado al amor. El propio Gómez menciona ambas facetas en una entrevista, tanto la de pintor como la de guiar su verso:

Soy un pintor frustrado. Sin embargo, escribo ensayos sobre la pintura que se han producido en el Perú, Latinoamérica y el mundo. «Pintura roja» era un libro de ensayos sobre el movimiento, los colores y los espacios. (1)

Esta afirmación nos empuja a razonar en aquel límite que impone el ser negado a la pintura para posicionarse en el uso de los signos, es decir, la poesía y la pintura convergen en la vibración de Gómez de manera simultánea, leyéndose en sus límites, cimbréandose, refocilándose suave, tiernamente en un solo anatema. No obstante, el poemario en cuestión sirve para seguir zurciendo estas deliberaciones correspondientes a poesía y pintura, quehacer que se ata y desata en cada trazo-verso. Por ejemplo, en uno de los primeros versos leemos que

es evidente el papel que juega lo real (2)

Entiéndase aquí lo real como aquel espacio, que puede ser un lienzo o una hoja blanca, y la posibilidad de la poesía como construcción. Esta idea, de armar en el vacío de la hoja la realidad del poema, conecta bien con Construcción Civil y Lírico Puro. ¿Por qué? Leamos arbitráreamente estos versos:

estar aquí ser una ciudad ser
templo primero piedra en el valle o pirámide de sacrificio (2)

Otra vez la voz intenta cuajarse dentro de un sentido. Palabra como arquitectura. Pienso en W. Delgado: «yo construyo mi país con palabras» Lo que me lleva a la idea anterior: poesía como construcción. La voz poética fundando la naturaleza de la manada, ¿o acaso los Cantos de Gesta —Cantar de los Nibelungos, Mío Cid, etc — no son fundacionales para la identidad occidental? En ese sentido, la idea de Construcción y Civil son dos palabras que hechizan la consideración y la connotación de este poemario.

La idea de hacer y el valor de sentirse parte de una identidad situan esta poética en la larga lista de libros de poetas peruanos que se identifican con esa vertiente de hacer del poema un espacio para pensar y sentir lo nacional. Pienso en Tulio Mora con Cementerio General o en Teresa Orbegoso con Perú y situo Construcción Civil junto a estas poéticas, sin olvidar claro Armas Molidas de Juan Ramirez Ruíz. Todas tienen el interés de mostrar la pluralidad e historia de país, sin embargo, la clara experimentación lírica, ese deseo de sugerir más que de decir, ese no querer ir directamente al verso sino darle vueltas con muros de significados — o embalsamarlos en giros crípticos — o «crear y cortar/ intensificará un amor» (4)

Pensar, editar, construir, reflexionar y zurcir: la poética de Gómez es intelectual, de experimento, de fórmula química, de metalurgia simbólica, con el afán íntimo de mostrar la realidad, su caos, — lo que Juan Ramírez Ruiz llamaría Un par de vueltas por la realidad, o, Verástegui, Los extramuros del mundo — , su visceralidad. Adelante de Gómez se encuentra Montalbetti, otro poeta con afán de remover el lenguaje y la propia identidad de lo peruano, a su lado, el Pimentel de Tromba de Agosto, la poética de Pablo Guevara y una apuesta por lo propio, lo imperfecto, lo singular, lo abierto.

Este escenario dinámico y reflexivo hace de Gómez un autor difícil de masticar para un oído mental más acibarado con con las letras de las canciones de moda o los versos más diáfanos. La obra de Gómez, como el propio país, es un animal triturado, visceral, inteligente y vivo. Junto a Miguel Ildefonso, José Pancorvo, Roxana Crisólogo, Montserrat Álvarez, Carlos Oliva, son parte de una camada de nuevas voces que surgen post ochentas e irrumpen en la escena con alta ruptura y caminos propios. Pienso que la poesía peruana que se escribe en este siglo no necesita los afanes del lirismo occidental, ni la búsqueda de las viejas retóricas, hay una cierta sinestesia nueva que registran algunas antenas parabólicas (o mente verticales) y dibujan las nuevas radiografías de nuestro continente.

Entérate más en el siguiente seminario sobre W. Gómez:

————————–

(0) y (2) Del libro Pintura Roja (2016)

(1) https://migliaro.lamula.pe/2018/12/04/entrevista-a-willy-gomez-migliaro/migliarowilly/

(3)Construcción Civil (2013)

(4) Lírico Puro (2017)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: