red peruana de literatura

pensamiento creativo: poesía, literatura y más

Una reflexión desde el caos representando en Caosmos de Moisés Castillo, a 22 años de su publicación

El caos de la sociedad contemporánea, como todos sabemos, tiene su origen en la destrucción del estado natural a cambio de una sociedad que se impone como desarrollada y constructora del futuro.

Sin embargo, en ese sueño de hacer una mejor sociedad, muchos estados, envalentados de poder, acabaron transformando –en muchos casos fatalmente– el ecosistema del planeta. Entre tanto, los poetas cambiaron sus antiguos versos cortesanos por poéticas reflejando esta división, esta soledad y vértigo humano.

El resultado de este intento de domesticar al ser humano bajo códigos que nacen del propio mercado tuvo diferentes desenlaces. Para un artista cualquier crisis es un nuevo punto de partida para crear. Así, entonces, nace Caosmos poemario de Moisés Castillo: como una respuesta a la crisis que atraviesa nuestro tiempo.

Este libro responde al meollo de lo anteriormente planteado: sus versos dejan ver un estado de división y problemática. Empezamos, por ejemplo, con el propio sentimiento del hombre dentro del vientre de alquiler de la sociedad:

Un homínido, ara en el valle
De los semicristos, de la Tierra de Babel,
Recogiendo las astillas de sus equis,
Que jamás ha cesado de romper…

El homínido, visión heredada de los estudios darwinianos y de la antropología del siglo pasado, nos enfrenta a nuestra condición animal. El ser humano, animal entre los animales, juega a formarse una realidad en un ser en sí liberado de todo concepto, por ende, va “recogiendo las astillas de sus equis”, es decir, de su vacío, de su negación y de su insignificancia. Pero este juego no es anodino es, en realidad, una forma de crear “semicristos”, es decir, hacer un “acontecimiento”: darle un sentido a la sociedad globalizada que se pretende como el final de la Historia Moderna.

Dentro de su ciclo carnívoro, el poeta entiende el movimiento de la Rueca de la Existencia: somos insignificantes homínidos escarbando las equis dentro de nuestra realidad inventada: simulacro y tragedia. El hombre se observa frente al espejo de sus signos y su poética hiede de absurdo, de humor, de vorágine. La poesía cuestiona a la realidad y transforma el caos en arte. Caosmos de Moisés Castillo nos devuelve un filtro de los problemas que aquejan al ser contemporáneo. Sin duda, un eco y diálogo con poéticas como las de César Vallejo en Trilce, Ulises en Joyce y la primera trinchera de vanguardia como Girondo u Oquendo.

En lenguajeperu.pe pueden leer online otro de sus libros clikeandoaquí.

Julio Barco, 2021, noviembre

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: