red peruana de literatura

pensamiento creativo: poesía, literatura y más

Retroceso & otros poemas de Diandra García (poesía trujillana)

Retroceso
Di un paso atrás,
presioné
sueños que salieron
deshechos por mi boca,
volando más lejos
que yo.

Sexto sentido


No tiene nada,
la doble negación sucedió
atrás, donde lo amado se moldea.
En su infancia, semidesnuda
ante la mesa con mantel,
comiendo por gula, por cubrir a la
enzima. Por hallarle labores
de sintetización.
Allí, cuando la abuela tejía
una chompa rosada, frazada de
bordados expuestos en la piel.
Allí, en el decomiso de su hambre
para vestirla apropiadamente.
La abuela, que castiga su goce
allí, donde podría herirla un él:
Las niñas no piden segundo plato.
No juegan deportes de cuerpo.
No ejercen la desnudez. La entrenan.
No corren por los pasillos con la intimidad colgando.
No saben sobre la guerra, pues la resumen en amor.
Mientras el fuego del banquete
se apaga en su garganta,
la abuela la encapucha.
Es una oruga sin luna que atender,
embestida que asestar,
porte que bañar con sol inadvertido,
pies de peregrino para sentir otro lugar.
Sin deseos que desear,
con deseos para ser comprendidos
en su pequeño ejemplar de consciencia.
Envuelta así, entendida en entereza de lo que carga,
incapaz para tomarlo con los dedos,
incapaz para volar sobre la carne en la mesa,
la abuela remata. Reniega, con alegría esta vez:
“Es un don, esta coraza vacía. Se llama sexto sentido”.
Se trata sobre amar sin corazón ni pasión de materia.
Se trata sin tocar, por fuera, en los bordes del alma.
Se trata de acomodarse al principio de todo,
como un cero:
siempre no teniendo nada.

Sangre fría

A ti te lo debo. Y tú me debes a mí
la espalda que te di y ahora quiero de vuelta.
Los platos en la cocina
reventando
como voz contra la nuca.
Mis piernas
quietas
para no comprometer otra parte del cuerpo.
Te debo mi frialdad. Mi indiferencia.
Mi miopía a quienes amo. El verlos
y amarlos en silencio: sin amarlos,
porque me duele sentir,
como me duele saberme
asediada. Débil.
Dentro del hueco del que no salgo –¡nunca!–;
y que late, para evitar mirarte a la cara.
Y no enterarme –¡tarde!–
de que toda la sangre la cargo yo.

Diagnóstico del mal

Todo es sombras.
Sutiles padecimientos
en el cuerpo.
Acecho del porqué
en el lapicero rojo
que late dentro de mí.
De la constante en su ritmo
que corresponde al silencio.
Del fin que persigue
en la sutura de un papel.
Es mi incapacidad para respirar
y –por tanto– para escribir.
Son las puntadas que escojo
para explicar el dolor:
todo. Umbrío acorde, carbón
con diagnóstico y pronombre:
La luz también es ruin con los ojos.
La sangre también corre
porque sí.

ciudad amarilla


recuerdo las luces
como un sonido raspo
interrupción al movimiento
luz para frenar la calle
y que se detengan los niños
en pleno juego
en pleno matagente
detenerse para evitar cruces
en nombres que han muerto ya
la caminata ardua
del hombre anciano
entre su hogar musical
colegio en modelaje
y alterna vida
abuelo peregrino
de transitoriedad eterna
–incluso independiente
ofensiva para el automóvil–
que repite su emergencia amarilla
repite, rememora, vuelve a espetar
esa reflexión del hielo en la estatua
ese ángel de linterna sugerente
esa orquesta de linajes dulces
que vuelven a brillar esta tarde
pero corre velozmente un
árbitro de mi consciencia
de cuán unida estoy a este
andamiaje heredado
cuánto del aura citadina
ha aflorado en mi vientre
la primavera impacta
en la vidriera de un casino
y me mira a los ojos
y recoge un lapicero
y me dice que su tinta es azul

Diandra García (Trujillo, 2000) es bachiller en Ciencias de la Comunicación. Obtuvo el primer puesto en el Concurso de Cuentos de Amor Universitario (UNFV, 2021). Fue finalista del Festival de Poetas Inéditas de La Libertad (Alianza Francesa). Colabora con La Antígona, primer medio digital periodístico con enfoque de género. Pertenece al colectivo de artes literarias De Lejos Parecen Moscas. Sus intereses son el periodismo, la poesía, las acrobacias en barras verticales y la danza contemporánea. Participa en recitales de su ciudad natal. Publica en sus blogs: https://registrosatavicos.wordpress.com y https://decirdedi.medium.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: