red peruana de literatura

pensamiento creativo: poesía, literatura y más

5 poemas de Turista del metaverso (Premio Huauco de Oro 2022) de Leyser Gonzales Chumacero

CARRETERAS SIN SENTIDO

Terraza de café. Arles, Francia.

11:30 p.m.

Cada vez que despierto a la vida, una pregunta martilla sobre los maderos verdes de mi cabeza. Ah, las respuestas son clavos doblados y oxidados soñando con sostener las dudas del destino. Llevo varias pesadillas soñando disparándole a un reno sobre el bosque quemado de un poema que relampaguea contra las fotografías fracturadas de mi aorta. Es difícil creer que fuimos alguna vez lo que un día matamos. Estoy cansado de las artimañas de la noche, nunca viene con sus húmeros erguidos a subir por las montañas melancólicas de los párrafos: hay nociones prehistóricas de ideas tuertas que manejan en cuarta o quinta, y nunca regresan por las asfaltadas serpientes de las reminiscencias. [Esta mañana, luego que mi risa se infestará de ratas, he despertado en el cuerpo de un gusano sin alma. Horrorizado, yo mismo me he pisoteado hasta reventar el lóbulo parental de la luna, y aullé como un lobo que ha agotado sus metamorfosis ante el espejo de la música.] Ellos surcaban con futuros catastróficos el sexto punto aparte de un silencio incontrolable. Tengo que elegir entre besar las mazmorras del abismo o libar de un cóctel con estrellas heladas y subastar terraza de café por la noche, de Vincent Van Gogh. La agilidad nerviosa del ojo que vuela sobre las fisuras amargas de mis recuerdos no son otra cosa que una carretera abandonada en el cementerio sobreviviente del ego. Manejo en automático, a veces solo soy una palabra cayendo como un rayo sobre un árbol soñador que se desintegra como una porción de niebla ante los relámpagos psicotrópicos del sol. Quizá un día ya no reconozca el olor de los signos, caminaré sin prisa, recogiéndome, mientras el último atardecer del corazón se pierde por la garganta profunda de un camino que aparece y desaparece como gotas gruesas por las hendiduras del tiempo.

MEMORIAS DEL SER

Café 900.

Chiclayo, Perú.

1:00 p.m.

No podré vivir de otro modo, yo, un día, bajo el viejo sol de los sueños, no estaré absorbiendo todo cuanto el ojo del tiempo pueda ver, pero me llevaré una falange de recuerdos, y cuando tenga que cruzar el estriado valle del olvido, me convertiré en un sol redentor para destruir sus entrañas de hosquedad. Escucho a Paganini en cualquier laberinto nervioso del espacio, su capricho 24 me desprende de cuanto envase haya ocupado. Tengo en mi habitación, una foto del Museum of the Moon in the oldest church in Cluj-Napoca del Artist Luke Jerram. La luna, onírica perla suspendida, ha sido mi fascinación desde la primera Eva que despertó sobre las suculentas maravillas de la tierra. Desde entonces, ser poeta, viajero de visiones Escherianas, es una suerte de masoquismo consentido. [El mundo crepitará como un poema de obsolescencia programada, antes que el tirano inmortal extinga espíritus.] La cabeza me duele, debo estar muriendo en algún planeta que aún no nazco. A veces los dados sobre la mesa, me revelan las coordenadas del próximo poemario que pintaré sobre lienzos al óleo de 60×50 cm. Con una bocanada de Like strike, llegó flotando hasta el tepuy Roraima, y soy todo lo que un hombre puede soñar desde sus invidentes realidades. Oh, cuando la envidiosa muerte me busque para darme casería, me convertiré en un veneno mortal para no darle gusto a sus gusanos que ya afilan sus cuchillos bajo el crepúsculo negro de la locura.

EL PASEO

Diner urbano.

Chicago, EEUU

11:13 p.m.

¿Cuándo volveré a mi alma, que camina sonámbulo por el ala derecha del edificio Crysler, en Nueva York? La silla de cuero, con el bloque de piedra a sus espaldas, sueña con la ausencia que segregan los silencios. El poema de amor ha quedado inconcluso, una suerte de paradoja ha quedado a medio hacer en el manicomio del papel. [Margarita viaja con mi libro, INMELIO, en el Tren Grand Central Intercity-express, su mirada recorre los rieles del poema 41, Amada Inmortal, sus labios repiten: «nos besaremos en el punto de equilibrio de la idea que nos une, y nos perdemos en las brasas incandescentes de los labios»] Cambio el escenario, hemos saltado la cuarta dimensión para volar por encima de la Estatua de la Libertad, ella me mira, sonreímos, nos morimos de risa, mientras, Marc Chagall derrama sobre el lienzo, nuestras presencias atemporales. Muda de piel el tiempo. Acostados sobre la alcoba, soñamos con la felicidad. Me miro frente al espejo, y           nunca he sido más dios que cuando nos encontramos en los jardines del delirio.

EN EL SUEÑO DE UN FLAMENCO

Dunkin Douts.

Nasáu, Las Bahamas, Caribe.

10:00 p.m.

Yo ¿aroma insuficiente de vacíos? Mi alma, caos preñado de pájaros videntes, es un jardín oculto debajo de la desagradable piel de la existencia, donde desconozco hasta qué babélicos abismos crecerán mis raíces y qué frutos ubicuos podrán producir al romper el cascarón del infinito. ¿Habrá árboles de luz, ríos de vino, flores de dicciones y seres majestuosos habitándome el delirio? Solo sé que he encontrado en la anatomía del polvo una nueva forma de renacer multiverso. Es en los muslos de la noche donde la simbiótica melodía de la naturaleza huele a inteligencias líricas, allí, el ruido reumático del viento es una línea fina y enigmática abstrayendo a los pájaros solitarios de la sabiduría antes del réquiem feliz del ocaso. [Tomó la espada de la existencia, apuntó hacia las serpientes de mi cuello …mi sangre es un libro dando origen a todas las combinaciones poéticas del tiempo: dentro del poema soy un sueño algorítmico sobre la mejilla de un espejo de agua, ahí las palabras son flamencos rojos congregando a todos los signos melódicos del espacio.] Sigo las huellas de las voces de los siglos, en el zoomorfo horizonte cuneiforme, mi voluntad es una roca volando con un lanzallamas en el corazón multiverso de la oscuridad. Estoy fatigado, tengo los pulmones caminando en el bosque enfermo del otoño. Salto al fondo virgen de la literatura, y le retiro el sudor a las palabras, redirecciono los ojos de la curiosidad y voy cuesta abajo o cuesta arriba hasta perderme en los inexactos puntos invisibles que nunca he podido soñar y que ya danzan en el reino releído del vacío donde voy naciendo

PACTO

Sanint Laurent.

París, Francia.

11:07 p.m.

Es febrero en los labios bisiestos de la noche. Su cuerpo, aleación de elementos vivos, es el tintero en la máquina de escribir del corazón, donde las palabras caminan conjuradas hacia el manicomio script de la locura. Escribo las memorias de mi inconsciente sobre el dorso blanco y vertical del poema. [Cada vez que renazca reordenaré los fuegos del infierno; allí, forjaré un nuevo cielo, y seremos amos inmortales en el universo de un libro] Estoy cansado de nadar en el lago del olvido, en sus brillantes ojos relámpagos fui un elemental cisne danzando con la música selenita de la luna. Deambulo dentro de las costillas de mis laberintos, creo saber el sabor de la muerte, y un tanto asustado, empiezo a borrar la conciencia de todas las existencias. Voy a las mazmorras de mi ser, y escucho: Sad Romance de Ji Pyeong Kwon, y jamás podré convertirme en verdad en el llanto amargo de la poesía. ¿Qué puedo hacer con tu anatomía que se enrosca como un líquido volcán dentro de una copa? Es extraño, siempre despertamos convertidos en la pintura: El paseo de Marc Chagall. No importa cuántos tiempos fenezcan sobre el útero del espacio, siempre podemos ser las vibracionales esencias que se enraícen por la piel del infinito.

Leyser Gonzales
Nació el 12 de agosto de 1987 en Jaén, Cajamarca, Perú. Cursó estudios en la Universidad Nacional Pedro Ruiz gallo. Ganador de los primeros juegos florales, FACHSE 2009, género poesía. Pertenece a los grupos: Hacedores Literarios Internacional, Tiburones al acecho, Dinosaurio ausente. Ha participado en antologías nacionales e internacionales. Publicó en el año 2021 su ópera prima, un revolucionario poemario en prosa poética: INMELIO [88 INFINITOS EN LA MEDULA LISIADA DEL OCASO]. Ganador, primer lugar del concurso nacional del Huauco de Oro, género: poesía. Próximamente, en el 2022 publicará un ambicioso poemario en prosa poética: ORGASFARIO.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: