red peruana de literatura

pensamiento creativo: poesía, literatura y más

LITERATURA PARA DESCARGAR #51«Resumen (Ciudad Lila)» DE Julio Barco-PARA DESCARGAR

La Ciudad Lila de Julio Barco es un vergel de artificiosos «asfódelos», de huérfanos «dientes de león», de la cromática oculta en «mariposas y orquídeas en hojas blancas», de «gusanos» taladrando el cuerpo o de «caballos astillados» que cruzan el sigilo del tiempo… Su poética se amalgama en un biográfico temblor hormonal de incipiente pubertad «Cuando la chica que te gusta te dio su teléfono en un papelito»; en el furor de un soliloquio de transición madurativa «Ahora/ no soy/ sino un puñado/ de rabia/ cantando/ mi tristeza», con la ambrosía del lirismo más pretencioso y fecundo «El cielo/ ya es rosado». El poeta fotografía la realidad contextual de su país como si de un irremediable grito de fuego se tratara, azuza el incendio de lo que observa, percibe y siente en un lienzo vivo de desolación y melancolía revestido de claridad y esperanza. Barco exalta un lenguaje de compromiso social a través de metáforas insólitas y de un ceremonioso y rico campo semántico relacionado con el magno orbe limeño. La singularidad del escritor peruano reside en destacar lo tangible, una mirada atenta y juiciosa que desentrama y traslada la crónica de lo mundano al papel, universos humanos que le emparentan con la lírica vallejiana «La ciudad es eternamente soledad». El autor, además, realiza continuadas remisiones literarias y metapoéticas e introduce imágenes dislocadas y desmedidas «Flor empolvada de eternidad», que fantasean con el vigor, la sexualidad, el amor y la muerte «No hay precio para comprar la rosa que tengo brillando en el corazón», elementos clave que también están muy presentes a lo largo de todo el texto. El concienzudo escritor nos invita a pasear por una Lima desnuda de «puentes amarillos», en parte ‘deshumanizada’ y en ‘vías de exterminio’ «Aquí todos sueñan con viajar a Europa, irse por Alemania, vivir en España olvidarse de esta realidad asfixiante, dejar de sentirse parte de una máquina que tritura los sueños», y, en parte, diluida en un corazón reconstruido, un palpitar resucitado «Toda mi época es luz en una conversa de sueños podridos», pero eso sí, siempre de la mano, bajo un cielo preeminentemente lila… Bajo un señuelo de racionalizado surrealismo exprime el contenido de su lirismo, pues en suma, las letras urbanas de Julio Barco cosechan la ambición del lenguaje en un manifiesto de fosfórico alcance.

[Partiendo de los presupuestos científicos que manejamos desde la teoría de Crítica de la Razón Literaria (2017), de don Jesús G. Maestro, en mayor medida, esta obra se adscribe a tres de los cuatro linajes literarios: Literatura sofisticada o reconstructivista (construye artificiosamente), literatura programática o imperativa (proclama arte poética a través de la expresividad del lenguaje) y literatura crítica o indicativa (Denuncia la situación sociopolítica)…].

María Calle Bajo, poeta y filóloga española

Descargar aquí

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: