red peruana de literatura

pensamiento creativo: poesía, literatura y más

Balada de la Poesía Peruana Nueva en 4 temporadas por Julio Barco

Balada de la Poesía Peruana Nueva en 4 temporadas

1. Temporada Verano.

Llevar en la mente la destrucción de una época
como dentro de un caballo de madera
guardar el cosmos, los lenguajes de los 7 colores,
las iglesias y mentes que enarbola mi columna vertebral.
Imaginar que la destrucción es un centro comercial
sin otra partitura que mi corazón cantando
como una serena Do en el aire: ser Brahma creador
No Shira, destructor. Yo elevo este canto después de haber vagado por el Orbe
y recorrido el cielo de Cusco, los atardeceres de Huaraz,
la avenida Pizarro en Trujillo, y la Plaza de Armas de Arequipa
Y ofrendado mi canción en Plaza San Martín.
Soy el caminante peruano, inconmensurable en su plenitud.
Llevar en la mente la posibilidad de florecer contra el desencanto
de una época atroz ha sido el oficio y gloria de toda mi existencia.
Y vagando, jóvenes agrestes, ¿qué encontré?
Encontré ediciones de Mariátegui dobladas bajo cruces y la historia del
Perú desangrándose en la sanguaza de los mercados.
Envío este mensaje a los universos que orbitan la Vía Láctea
(Sin olvidar el Principio del Mentalismo)
con su kusi-yanqay elevado forever a la sapiencia de esta época Belle Époque Posmoderna.
He de levantar la voz entonces por todos los poetas
que nacen como higuerilla en un campo de Puente Piedra, con Mil
Barriles de Negro Petróleo en nuestro Mar (¿Y qué performance
haría Eielson al respecto, man?) Levantar la voz. Callar. Oír.
Hablo desde la misma Energía de los Éteres, buscando
Gustar Ver Palpar Sentir Oler Sintetizar Dimensionar
este Poema todo lleno de verbos en infinitivo.
Peruanos atacados en las minas
e hipotecados en la fiesta del jueves
he de volver a tornarme Vallejo, he de volver a nacer Martín Adán,
he de volver a sentir a Varela, he de reconocerme en Carmen Ollé…
Ay de mí sino, ay de tan poco, ay del Language New Poetic Music.
Por qué el Verano me inclina a la pluralidad?
Porque inicio mi Canción entre los rayos de Sol que reverberan en las piedras verdes de Chorillos.

2. Temporada Otoñal
Estas fechas me invitan a pensar en el viaje del cuerpo y de la mente
en la glándula pituitaria y plineal mientras hago cola para subir a un bus para llegar
al mar y sentarme y decir
esto es mi cuarto esto es el lenguaje this is a verse
thi is a verse…this is a verse…
Jóvenes, este es el canto más intenso de la poesía peruana
que muere entre moscas y grandes tomos insignes cuya plusvalía deploro.
Mi corazón, como anticucho, atado a mil lenguajes, es una hoja cayendo
en los hirsutos árboles del Siglo,
atacado por los perros, soñando la belleza para no silenciarse.
Contra los asteroides diarios, para no fenecer en este mundo de ordenadores y casi
nada de alas y casi nada de poesía en el viento
And the sky atrapado con un código de barras
que permite visualizar que todo se vende salvo este, escuchen jóvenes,
corazón violento que cargo en el pecho que me impide desperdiciar mi glándula pineal. Asumiendo que la poesía es básicamente numerología
(sílabas como mariposas aladas luminosamente que construyen el sentido del Goce)
quiero representar al Dios Solar en una danza fresca en un idioma nuevo y escribiendo en clave sol como las 7 lámparas del apocalipsis sobre mi Amor.

3.Temporada Invierno.

Hablo para el Dios Apolo, rey de la poesía y la medicina,
bajo el Arco de Luz del Disco Solar posado en mi pecho
en memoria de la gloria del Mausoleo de Halicarnaso y el Faro de Alejandría
Y miles de peatones apurados por ir a ver Shrek 4
Y Buda es un loquito que muerde un verso de Trilce.
Hablo, ¿acaso debo creer que todo está perdido o seguir cantando mi crazy song?
Y esto, jóvenes, ha sido la Poesía Peruana una recua de entusiastas entumecidos en sus cuadernos acartonados por el temor a perder el ritmo diario.
Y el resplandor de sus cuerpos cuando el verso es el fuego que ilumina el Cosmos.
                   100 años
                                  después de Trilce y el carruaje (obtuso juguete lírico)
                                  sigue andando: nuevos poetas amanecen atados
                                  a la pantalla de sus celulares como liendres, y esto no produce
necesariamente un gran Producto Bruto Interno para escalar nuevos amaneceres, para construir nuevas páginas que sean el Orbe soñado
                                 pero produce 1. Cultura necesaria
                                  para soñar la Belleza. 2. La fuerza
                                 de millones de electrones sintetizando la materia.
Yo soy un chibolo aburrido del floro de tantos adolescentes, destrozados
por el Poder de la Alquimia y el saxo de Coltrane.
He aquí el arte y su verdad, el Academicismo y su verdad, el juego del pensamiento en
el lenguaje y su verdad: esto ha sido la palabra, una célula atrapada en
                                      la nueva Matrix y algunas pág. que doblo cuidadosamente sobre mi Época, virtualizada y vital,
                                          mientras tomo un mototaxi rumbo a mi chamba.
Tampoco son tiempos de morir atropellado como Juan Ramírez Ruiz al libre albedrío de su Mente.

( O  de ponernos densos al explicar la circunstancia lingüística del verso.)
Tengo 23 años y mis cabellos negros son alas de gallinazos tristes.
Sin embargo, se sigue construyendo el paisaje: con palabras, papeles, clicks, juegos de la mente, libros como montañas
de pensamientos atados a una sola tonada dentro de cuadernos anillados
entre taxis, mototaxis, autos, bicicletas, orgasmos
mientras en las calles siguen avanzando los heladeros recolectando algunas monedas
y el pensamiento del poema ataca la ecuación que impide pensar un nuevo canto
que faisons-nous avec de nouvelles vies?
qué hacemos, oh jóvenes, qué hacemos…

4. Temporada Primaveral

He decidido sentarme a ver el sol como un truhán. No beberé de pico, no, oh amigos, me embriagaré de nardo, de ceviche, del sol primaveral.
Los barcos encallan en Pucusana, las olas de Huanchaco revientan, el mismo mar de Grau, y yo simplemente quiero sentir el sol primaveral.
Yo soy un nervioso muchacho, casi iracundo.
La poesía es una guerra que rosas y lirios emprenden, los dientes de león flotan en una masa de números titilantes.
Los perros apenas observan a sus dueños gozan de éxtasis, y yo simplemente quiero sentir el sol primaveral.
La izquierda y la derecha son lo mismo.
El Poder hegeliano domina el sentido. Y la Poética es una rara mariposa.
Mi resplandor es otro canto. Nuestro resplandor es otra fuerza.
La ternura que inunda mis ojos los domingos.
Los poetas perdidos en un país de fracasos, el fútbol y el tedio, la lluvia que azota las calles de Oxapampa,
la miserable canchita de los bares
y yo simplemente quiero sentir el sol primaveral.
Quiero ser feliz de forma diferente, diferente a Martín Adán.
Sol de nacimiento, sol de fecundidad, sol de la construcción inteligente que dio origen
a Chan Chan,
sol de las líneas de Nazca y de la Old School de la lírica peruana,
embalsama este lenguaje de tu dorado ajuar, dale belleza, velocidad.
Sol de nuestros ancestros
hacedores de Machu Picchu y el Virreynato,
de los Húsares que lucharon por la Libertad,
dame la unidad que mi pueblo busca frente al mar.
No quiero el Perú dividido
quiero a todos sentados al borde de un ceviche eterno.
Sol de lo que nace, yo quiero nacer junto a ti, elevo este canto humilde
que persigue simplemente tu verdad.
Sol de los ciegos, sol de los corruptos, sol de los lenguajes, sol de la vida,
sol abierto como naranja azul a la verdad
sol que fue semilla en medio de los lenguajes del universo y brilla para siempre
en nuestro corazón intercultural,
sol de Huaraz, de Trujillo, de Cajamarca, de Ucayali, de Amazonas,
sol de nuestra triste orfandad.
Sol que iluminaste la mente de Verástegui, el obstinado fuego de Mariátegui,
el donaire de Oquendo de Amat
Sol que me recuerdas lo que soy, lo que valgo, lo que puedo
permite a mi lenguaje navegar como Grau en altamar,
permite a mi lenguaje caminar en la nueva belleza de nuestra realidad
abriendo nuevos horizontes, alucinando nueva verdad.
¿Qué sabe ese gran durazno de mi lenguaje provinciano?
Desato mi cabello al viento y los barcos vienen y los barcos van
en estas playas de nuestro litoral.
Humildemente, Sol, dame la luz para seguir luchando por la construcción de este poema. 
Yo veo el mar agitado. He de empezar mi nuevo canto.

One thought on “Balada de la Poesía Peruana Nueva en 4 temporadas por Julio Barco

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: